PKK: Resolver el asesinato de Palme es una cuestión de conciencia

En 1986, el asesinato del primer ministro sueco Olof Palme conmovió al mundo. En la noche del 28 de febrero de 1986, el socialdemócrata volvía a casa con su esposa Lisbet tras una sesión de cine cuando un hombre le disparó por la espalda a quemarropa y escapó sin ser reconocido. A lo largo de los años se ha sospechado de numerosos individuos, gobiernos, servicios de inteligencia y movimientos. En alguna ocasión fue el régimen sudafricano, porque Palme denunció el sistema de apartheid; o el Mossad israelí, porque la comprensión de la causa de la OLP palestina por parte de Palme enfurecía a Israel. La atención también se centró en los círculos de derecha en Escandinavia y en las propias autoridades de seguridad suecas. Pero el jefe de la investigación, Hans Holmér, estaba obsesionado con la idea de que el PKK, el Partido de los Trabajadores de Kurdistán, podría estar detrás del asesinato de Palme. El PKK y Abdullah Öcalan negaron persistentemente cualquier participación en el asesinato de Palme. Para ellos era un «amigo de los pueblos oprimidos», incluido el pueblo kurdo. Y aunque había indicios del servicio secreto turco MIT, también apuntaban en la dirección de la CIA estadounidense -Palme fue clasificado en Washington como un «riesgo de seguridad» debido a su política de distensión hacia Rusia (Ola Tunander, «La guerra secreta contra Suecia – Engaño submarino estadounidense y británico en el 1980 », 2004)-, la teoría de una supuesta «conspiración del PKK «contra el político se cocía repetidamente, incluso si las sospechas nunca pudieron fundamentarse con pruebas. Bueno, después de 34 años las autoridades suecas parecen haber identificado al presunto autor. Se ha demostrado que el diseñador gráfico Stig Engström disparó contra Palme en esa fría noche de invierno de 1986, dijo el fiscal Krister Petersson en Estocolmo la semana pasada. Se presentó la teoría del odioso perpetrador solitario: el hombre era un fanático de las armas, políticamente de derecha y tenía problemas con el alcohol. Engström no es ajeno al público sueco, ya que fue el primer testigo en la escena del crimen en 1986. El problema con su presunta culpabilidad: no existe ni un arma homicida ni rastros de ADN, ni hay pruebas contra Engström. También falta el motivo del crimen. En cambio, las discrepancias en sus declaraciones deberían haberse notado en retrospectiva. Dado que Engström lleva 20 años muerto, no se le puede volver a interrogar.

PKK: Presentamos objeciones

Mucho se ha especulado y discutido desde la semana pasada. Mientras tanto, el comité de diplomacia del PKK también se ha pronunciado. Es cierto que es un acontecimiento importante para el movimiento kurdo y el pueblo kurdo que la investigación sobre el asesinato de Olof Palme haya llegado a su fin después de tanto tiempo, según un comunicado publicado este jueves. “Pero mientras no se retiren las acusaciones contra el PKK y la sociedad kurda, no podemos hablar de un resultado positivo desde nuestro punto de vista. Después de todo, nuestro movimiento y por tanto nuestro pueblo fueron acusados ​​y criminalizados por el asesinato de Palme ”, critica el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, fundado por Öcalan y un grupo de estudiantes en 1978. El movimiento kurdo espera una disculpa que debe aplicarse principalmente a los kurdos. También es asombroso descubrir que Suecia todavía no ha tomado ninguna iniciativa para contrarrestar el “estigma del terror” asociado al PKK debido a su presunta perpetración del asesinato de Palme. “Con esta expectativa, el PKK se ha limitado hasta ahora a seguir con atención las discusiones y esperar justicia para Olof Palme. Sin embargo, dado que los debates no se están desplazando hacia este eje y la estigmatización de nuestro pueblo persiste desde hace 34 años, hemos decidido plantear objeciones». Décadas de acusaciones, difamación, terror y criminalización no se pueden simplemente aceptar y barrer debajo de la mesa, explica el comité del PKK. “Mientras no haya disculpas para el pueblo kurdo por estas acusaciones completamente infundadas, Suecia y la Unión Europea continúan acusando al PKK de ‘terrorismo’ y considerándonos como un ‘grupo terrorista’. Nosotros, como Partido de los Trabajadores del Kurdistán, continuaremos con este proceso políticamente. Tampoco el pueblo sueco debería aceptar que el caso del asesinato de Olof Palme se presente de esta manera».

El caso de Palme no debe quedar sin resolver

La investigación del caso del asesinato de Palme estuvo a cargo de Hans Holmér, entonces jefe de la policía de Estocolmo. Inmediatamente sospechó del PKK, pero sin ninguna prueba. Sin embargo, dado que Holmér no mostró interés en señales y testimonios que apuntaran a perpetradores que no fueran el Partido de los Trabajadores de Kurdistán -en cambio, Holmér guardó los documentos relevantes en una caja fuerte en la que fueron descubiertos años después- comenzó una «caza de brujas» contra los kurdos. «Ahora es incontestable que estas medidas del jefe de policía de Estocolmo se llevaron a cabo deliberadamente para distraer al público y con el fin de proteger a los verdaderos patrocinadores en las filas de varios servicios de inteligencia», prosigue el comité del PKK y señala el papel de las organizaciones como OTAN y Gladio. «El hecho de que no se haya examinado el papel obvio de los servicios secretos occidentales, la OTAN y el MIT turco en este intento de asesinato es también una humillación para el pueblo sueco y su poder judicial. Ignoremos por un momento el hecho de que los verdaderos sospechosos no fueran identificados, pero podemos ver que poco después del asesinato de Palme se produjeron ataques contra decenas de activistas del PKK. Aunque estos no produjeron ningún progreso en la investigación, la máquina de propaganda anti-kurda ya estaba funcionando en los medios suecos, alemanes y turcos. El pueblo kurdo y el PKK no solo fueron acusados ​​de asesinato: sobre la base del intento de asesinato de Olof Palme, se avivó la hostilidad entre los pueblos y se infligió injusticia y falta de respeto al pueblo kurdo.»

“Por la libertad del pueblo kurdo, la democratización de su área de asentamiento, por el derecho de los kurdos a la autodeterminación como nación, el PKK resiste desinteresadamente y en condiciones extremadamente difíciles la guerra genocida del Estado turco. El hecho de que se nos haga responsables del asesinato de un demócrata como Olof Palme ha hecho que el PKK aparezca ante el público como una organización «terrorista». Para consolidar esta imagen en la percepción pública, algunos Estados que se posicionaron en contra de la lucha de liberación kurda del lado de Turquía y que ya la estaban ayudando a nivel nacional, en términos de política exterior, se apoyaron en una guerra psicológica contra el PKK. Desafortunadamente, estas campañas tuvieron un éxito parcial.»

Palmeamigo y colaborador de los movimientos de resistencia nacionales

Y que aunque los kurdos, como otros pueblos oprimidos, veían al primer ministro sueco como un líder que se había dedicado a la defensa de sus derechos, el comité de diplomacia del PKK subraya y recuerda una declaración de Palme de Abdullah Öcalan, realizada en 1996 en la televisión kurda. “Nuestro presidente explicó que Palme había dicho: ‘Quieren que se retire al PKK, pero ¿por qué debería hacerlo?’ Además, Palme había presentado una denuncia ante la Comisión Europea de Derechos Humanos contra Turquía después de que sus generales fascistas convirtieran al país en una cámara de tortura tras el golpe militar del 12 de septiembre de 1980 y atacaran a los kurdos en particular. Cuando Palme se convirtió en Primer Ministro de Suecia por segunda vez en 1982, el pueblo kurdo se decía a sí mismo: ‘Ahora tenemos un abogado que defiende nuestros derechos’. ¿Por qué el pueblo kurdo y el PKK, que valoraba a Palme como una persona importante que defendía sus derechos en la arena internacional, querría atacarlo?»

Conspiración internacional

La pregunta se responde sola, según el PKK, Con un solo asesinato, querían deshacerse de una serie de problemas a la vez. Un «defensor de la justicia social que creía en el socialismo democrático, apoyaba a los pueblos oprimidos y a los movimientos de liberación nacional, que al mismo tiempo hacía que un Estado se saliera del camino trazado» no solo podría causar un gran daño al pueblo sueco. “Olof Palme suponía un riesgo para la seguridad de la OTAN detrás de las tropas durante la Guerra Fría porque, como político moderado, tenía buenas relaciones con los Estados y líderes políticos que eran una espina clavada en el costado de la alianza de defensa occidental. Abdullah Öcalan también había comentado esto en la televisión. Dijo: ‘Es obvio que Palme no solo se hizo impopular en los EE. UU., sino también en Europa. Fue víctima de un asesinato que fue apoyado activamente por Margaret Thatcher, Helmut Kohl y el gobierno turco. ¿Cómo se les ocurrió la idea de culpar al PKK por el asesinato? Matar dos pájaros de un tiro. Temíamos que pudieran encontrar a un idiota entre los kurdos que confesara el asesinato. La misma noche [del ataque] hice redactar una declaración que mostraba que Palme fue el único europeo que no adoptó una actitud hostil hacia los kurdos y que mantendremos su memoria llena de respeto y gratitud. Luego emitimos otra declaración el 3 de marzo de 1986 en la que nosotros, el PKK, describimos el asesinato de Palme como una conspiración internacional y así confirmamos nuestra posición. Dado que nuestra posición sobre el ataque de Palme fue clara desde el principio, no hay duda para nosotros de que fue el Estado turco el que quiso acusarnos específicamente de este asesinato para criminalizar la lucha de liberación de nuestro pueblo. Para este plan, Turquía puso en juego los servicios de inteligencia occidentales. Poner el caso del asesinato de Palme en los archivos sin dar seguimiento a estas pistas y sacar a la causa kurda del ‘rincón del terror’ es inaceptable».

Una cuestión de conciencia

34 años después de la muerte de Palme, la suposición de Öcalan y el PKK se ha hecho realidad. La forma en que se llevaron a cabo las investigaciones durante tres décadas y terminaron sin resultados es en principio una admisión de que se trataba de un complot internacional contra el político sueco, prosigue. Ahora, el PKK espera que se tomen medidas oficiales y legales para corregir los enfoques hacia el pueblo kurdo. El Comité de Diplomacia concluye: “Como PKK, condenamos una vez más el asesinato de Olof Palme y pedimos a las autoridades suecas que saquen la verdad a la luz. Estamos dispuestos a ayudar a aclarar el ataque a este amigo de todos los oprimidos y del pueblo kurdo. De ninguna manera estamos dispuestos a archivar el caso. Continuaremos luchando por la investigación del asesinato de Palme y estamos comprometidos a asegurar que todas las conspiraciones que se atribuyen a las organizaciones de la OTAN que se quedan atrás sean reveladas, sus antecedentes y métodos de ejecución. Vemos estos esfuerzos y luchas como parte de la resistencia de la humanidad por la libertad y la democracia. Es una cuestión de conciencia pedir cuentas a los verdaderos responsables del asesinato de Olof Palme. Hasta que eso suceda, el expediente de investigación no debe cerrarse. Hacemos un llamamiento a los pueblos sueco y kurdo, así como a todos los demócratas, a que continúen sus esfuerzos para que el asesinato de Palme pueda aclararse por completo».

Civaka Azad – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *