3 de julio: convocatoria para el Día Internacional de Acción “Defender Kurdistán”

La Iniciativa Internacional “Defender Kurdistán” ha convocado a un día de acción a nivel mundial como parte de su campaña “¡Defender Kurdistán contra la ocupación turca!” para, de esta forma, movilizarse contra las políticas expansionistas neo-otomanas de Turquía.

Los reclamos de los antiguos territorios del Imperio Otomano y las visiones de gran poder de Ankara son actualmente particularmente evidentes en la parte sur del Kurdistán (Bashur, norte de Irak).

Desde hace dos meses, la región es atacada en violación del derecho internacional, sin que la comunidad internacional diga algo al respecto. Las reacciones habituales de la Unión Europea (UE) y la OTAN a las agresiones militares de Turquía en sus países vecinos, como “condenamos estos pasos” o “estamos preocupados”, esta vez se encuentran ausentes.

A continuación publicamos la declaración completa sobre la convocatoria:

El 23 de abril, el Estado turco inició una campaña militar a gran escala dirigida al sur de Kurdistán (norte de Irak), atacando las regiones de Zap, Avashin y Metina. Desde entonces, esta invasión no provocada ha crecido en intensidad y alcance. Durante años, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha tratado de asegurar la posición de Turquía como un agente de poder regional en Medio Oriente a expensas de los pueblos de la región, proclamando repetidamente su deseo de conquistar un territorio que alguna vez estuvo controlado por el Imperio Otomano. Su primer objetivo es capturar las dos partes de Kurdistán adyacentes a Turquía, Rojava (norte de Siria) y Kurdistán del Sur (norte de Irak). En 2018, el ejército turco y sus fuerzas yihadistas invadieron y ocuparon la otrora pacífica región de mayoría kurda de Afrín, en Siria, y en 2019 esta ocupación se extendió a otras zonas del norte de Siria, provocando cientos de víctimas civiles y desplazamientos masivos.

Las guerrillas kurdas del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) se resisten a las campañas de agresión y ocupación militares de Erdogan. Esta resistencia kurda organizada es la única fuerza que impide la expansión de Erdogan hacia Kurdistán y Medio Oriente. En 2014, cuando el grupo terrorista genocida Estado Islámico (ISIS) ocupó áreas en Siria e Irak y emergió como una gran amenaza para la seguridad global, el PKK impidió que ISIS eliminara a la minoría religiosa yezidí en la región de Sinjar (Shengal) en Irak.

La OTAN cree que necesita mantener relaciones con el Estado miembro Turquía por razones geopolíticas y geoestratégicas, y no desafía la política expansionista del régimen turco. Al permanecer en silencio para aplacar a Erdogan, se vuelven cómplices de su agresión. Erdogan, sabiendo que no enfrentará consecuencias ni siquiera por los peores crímenes, está violando abiertamente el derecho internacional. Su régimen ha utilizado armas químicas y combatientes yihadistas aliados en esta guerra actual en Zap, Avashin y Metina, mientras que sus drones armados asesinan y aterrorizan a la población civil. No obstante, Naciones Unidas, la Unión Europea, Estados Unidos y el Consejo de Europa se unen a la OTAN para guardar silencio.

A principios de junio, una delegación internacional de paz viajó al sur de Kurdistán, uniéndose a varias organizaciones de todo el mundo para lanzar la iniciativa internacional “Defender Kurdistán contra la ocupación turca”. Al llamar la atención sobre la agresión militar turca, rompieron valientemente el silencio internacional en torno a esta guerra. Desafortunadamente, el Partido Democrático de Kurdistán (PDK), el partido gobernante en el sur de Kurdistán, ha tomado medidas para criminalizar los esfuerzos realizados para oponerse a la guerra en curso, obstruyendo el trabajo de la delegación por la paz. Además, en consonancia con la actual política de apaciguamiento de los estados europeos hacia el régimen de Erdogan, la delegación también fue criminalizada en Alemania, y varios miembros del grupo, incluidos aquellos con inmunidad parlamentaria, no pudieron salir de Düsseldorf el 12 de junio. Sin embargo, a pesar de estos obstáculos, la delegación para la paz ha logrado sensibilizar a la población sobre la crisis actual y generar una ola de solidaridad internacional.

Ahora hacemos un llamado a la gente en todas las ciudades europeas para que salgan a las calles el 3 de julio en apoyo de la iniciativa internacional para DEFENDER KURDISTÁN contra la ocupación turca, y para exigir el fin inmediato de la agresión militar turca contra Kurdistán del Sur y la retirada de todas las fuerzas turcas y combatientes yihadistas respaldados por Turquía.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *