Abatidos pero no derrotados: miles de terroristas de ISIS vuelven a la lucha

La pareja de jóvenes llevaba horas desaparecida cuando las tropas que las buscaban oyeron disparos en la noche del desierto. Dos rápidos estallidos, y luego otros dos. Encontraron los cuerpos junto a la carretera.

Con la mirada fija en ellos, los soldados de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) no tenían dudas sobre quién había secuestrado a las mujeres, ambas trabajadoras del gobierno local, y las había matado a tiros. “Estos asesinatos fueron un mensaje para todo el mundo”, recordó que pensó el comandante de las FDS, Shvan Selmo. Los asesinatos cerca de la remota aldea de Dashisha, abrasada por el sol, llevaban el sello del Estado Islámico (ISIS).

Dos años y medio después de que su autoproclamado califato se extinguiera en medio de un bombardeo de ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos en los palmerales de Baghouz, más al sur, los militantes del noreste de Siria están abatidos pero no derrotados. Han vuelto a sus raíces insurgentes, sembrando células durmientes en toda la región, así como en el país vecino Irak, y utilizando explosivos improvisados y armas pequeñas para atacar a las fuerzas de seguridad y a los empleados del gobierno.

Esta parte de Siria está dirigida por una autoridad dominada por los kurdos y asegurada por las Fuerzas de Autodefensa, una fuerza armada y entrenada para llevar la lucha contra el Estado Islámico. Unos 900 soldados estadounidenses siguen en la zona, patrullando las infraestructuras petroleras y apoyando a las FDS en sus operaciones contra el grupo yihadista.

La coalición liderada por Estados Unidos estima que entre 8.000 y 16.000 combatientes del Estado Islámico siguen operando en Siria e Irak. Y con los militantes atrincherados para el largo plazo, y los jóvenes que siguen siendo reclutados, aunque a menor escala que antes, los funcionarios locales ahora vigilan sus espaldas mientras trabajan. En las comunidades rurales, los temerosos residentes hacen la vista gorda cuando los combatientes salen del desierto.

Los militantes que arrastraron a Hind Latif al-Khadir, de unos 20 años, y a su amiga Sa’da Faysal al-Hermas, desde sus casas a principios de este año, llevándolas en camiones a través del desierto hacia su muerte, parecían estar seguros de que nadie los rastrearía.

Uno de los combatientes del Estado Islámico, un recluta adolescente llamado Ibrahim, se había jactado días antes de que se sentían intocables. “Nos movemos libremente aquí”, le dijo a su primo, según los mensajes de voz compartidos por las Fuerzas de Autodefensa, que dijeron habían sido recuperados del teléfono del joven. “No te preocupes, nadie sabe siquiera quiénes somos”.

Ibrahim recordó posteriormente que había sido reclutado por el Estado Islámico por un hombre llamado Abu Omar, conocido por la familia de Ibrahim como miembro del grupo. Entrevistado mientras estaba detenido en la prisión de Shaddadi en presencia de un guardia, Ibrahim, de 18 años, dijo que simplemente buscaba ganar algo de dinero.

Sin embargo, los agentes de inteligencia de las Fuerzas de Autodefensa afirmaron que, desde el principio, pidió unirse a las operaciones armadas del grupo y que llevaba un tiempo viendo la propaganda del Estado Islámico en internet. No quisieron dar más detalles. Un funcionario de la prisión de Shaddadi, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar con la prensa, dijo que la trayectoria del joven era común entre los detenidos por participar en células durmientes del Estado Islámico: “Tienen una educación pobre. Su moral es baja. Ven la posesión de armas como una forma de encontrar poder”.

La introducción de Ibrahim en el grupo comenzó con lecciones religiosas dos veces por semana, dijo, describiendo un plan de estudios que demonizaba a las personas que luchaban contra el grupo o se unían al gobierno local.

Pronto se le pidió que realizara misiones. Al principio, le pidieron que transportara motocicletas y bolsas por el desierto, dijo. Durante la siguiente operación, mataron a un hombre, al parecer como castigo por haber sido miembro de las Fuerzas de Autodefensa.

Ibrahim se describió a sí mismo como un espectador en ese ataque, sin aviso previo de la intención de la célula. Sin embargo, en un mensaje telefónico de varios días después, escuchado por The Washington Post, Ibrahim suena vertiginoso al decir que fue él quien disparó el arma. “No me detuve hasta que pude ver sus sesos”, le dice a un primo.

Al volver a casa a altas horas de la noche después de ese asesinato, Ibrahim recuerda que pensó para sí mismo que no había vuelta atrás. “Tenía la sensación de que ya estaba dentro”, dijo.

La célula de Ibrahim comenzó a planear los asesinatos de las jóvenes días después, según él y los funcionarios de las Fuerzas de Autodefensa. Las dos mujeres participaban en un programa de empoderamiento femenino patrocinado por el gobierno local.

Una noche de enero, los miembros de la célula se reunieron. Ibrahim dijo que no reconoció a la mayoría de los hombres. “Uno de ellos nos dio una ubicación en el desierto”, dijo. “Éramos seis”.

Las tropas locales de las FDS se enteraron primero del secuestro de Sa’da. Les dijeron que la habían sacado de su casa a primera hora de la noche y la habían metido en una camioneta Bongo. Los soldados subieron rápidamente a sus vehículos y se lanzaron a perseguirla.

Pero mientras se dirigían hacia el lugar del secuestro, los asaltantes corrían hacia su siguiente objetivo. Llegaron a la casa de Hind a las 7 de la tarde, dijo su familia.

Primero golpearon la puerta. Luego los hombres irrumpieron en el interior, con máscaras, y los gritos llenaron el aire.

Los atacantes separaron a Hind de su hermana Hiyam, y le pusieron una pistola en la cabeza. En la habitación contigua, alguien sujetaba a Hind y gritaba a los demás para que encontraran el arma de la familia.

Entonces los militantes huyeron con Hind, mientras las esperanzas de que sobreviviera se desvanecían con sus gritos ahogados. “A veces ya sabes quién ha venido a tu puerta”, dijo Hiyam. Se derrumbó en sollozos irregulares mientras el camión se alejaba y la noche parecía mortalmente inmovil, recordó.

Una foto del cuerpo de su hermana, vestida con el chándal de terciopelo negro que había comprado para llevar a casa, llegó al teléfono de Hiyam en poco más de una hora. Así llegó a la conclusión de que su casa había sido vigilada durante semanas, pero no estaba segura de si habían sido los militantes o sus propios vecinos quienes les habían espiado. “Nos pedían detalles que nadie más podía saber”, dijo. “¿Cómo podemos confiar en alguien aquí ahora?”.

Ibrahim fue arrestado días más tarde, basándose en información de inteligencia proporcionada por la coalición, según funcionarios de las Fuerzas de Autodefensa en la prisión de Shaddadi. “Llevábamos tiempo siguiéndoles la pista”, dijo un funcionario, y añadió que el resto de la célula de Ibrahim murió en un ataque aéreo la semana siguiente.

Los comandantes de las Fuerzas de Autodefensa afirman que sus fuerzas han desarticulado decenas de células durmientes en los últimos meses, a menudo sobre la base de información de la coalición liderada por Estados Unidos, o con el apoyo aéreo de la coalición.

Pero en zonas remotas como Dashisha, el terreno está del lado de los militantes. La aldea, situada cerca de la frontera con Irak, está rodeada por el desierto a lo largo de varios kilómetros, y los puestos de control son escasos y distantes entre sí. A lo largo de la frontera sirio-iraquí, los combatientes del Estado Islámico se refugian en túneles ocultos o en edificios vaciados por los bombardeos de la coalición liderada por Estados Unidos.

Cuando los periodistas viajaron recientemente a la zona con una escolta de las Fuerzas de Autodefensa, las tropas se mostraron visiblemente cautelosas, oteando el horizonte en busca de amenazas. En un momento dado, los soldados frenaron de golpe y se desplegaron a pie por las dunas de arena. Lo que habían visto, resultó ser sólo una motocicleta abandonada.

Los militantes que acechan a Dashisha suelen ser locales o del país vecino Irak, según funcionarios de las Fuerzas de Autodefensa, y las células como la de Ibrahim suelen estar formadas por media docena de hombres. Por lo general, toman decisiones entre ellos que se adhieren a la propaganda del grupo, ahora en gran medida sin líder. Aunque existe cierta comunicación entre las células, en su mayoría están aisladas, lo que puede dificultar su seguimiento.

Las células del Estado Islámico también están activas al otro lado del río Éufrates, al suroeste, en el territorio en manos de las fuerzas gubernamentales sirias de Bashar Al Assad. Funcionarios de la coalición afirman que las fuerzas gubernamentales sólo han hecho débiles esfuerzos para hacer frente a los militantes, dándoles una base para reconstituirse.

Funcionarios de las Fuerzas de Autodefensa y de la coalición también advierten que las células locales podrían reforzarse algún día con los fugados de las prisiones débilmente defendidas y de los campos de desplazados gestionados por las Fuerzas de Autodefensa en otros lugares del noreste de Siria, que albergan a miles de antiguos combatientes del Estado Islámico y a sus familias. Los funcionarios dicen que hombres y mujeres han sido sacados de contrabando tanto de los campamentos como de las prisiones, y que algunos se han reincorporado a la lucha.

La coalición dijo en un informe publicado el mes pasado que los activistas del Estado Islámico ya han intentado reclutar entre los cientos de sirios que han sido liberados recientemente, pero no aportó pruebas.

La zona que rodea a Dashisha está crónicamente desatendida, con escaso acceso al agua o a la electricidad. Si bien estas condiciones extremas han llevado a algunos lugareños a unirse al Estado Islámico, estas dificultades han ayudado a convencer a Hind de que se una al gobierno local, según su familia. “Ella quería ayudar a la gente y quería mantenernos”, dijo Hiyam.

La casa de la familia es una pequeña estructura de hormigón. El día que los periodistas la visitaron no se veía ningún mueble. En la pared junto a la puerta, alguien había grabado capullos de rosa en el hormigón y los había pintado de color rosa.

Rusil, la hija de 4 años de Hind, recorrió la galería de fotos del teléfono móvil de Hiyam, desde las imágenes de su madre sonriente con un vestido de fiesta escarlata hasta la imagen de ella tendida en un charco de sangre. Rusil no dejaba de señalar la foto y decir: “Mamá”.

La familia de Hind ya no sale mucho. El mes pasado, un joven se acercó a su sobrino en la calle y le dijo que la familia debía esperar a ver qué pasaba después. Lo tomaron como una advertencia.

En los pueblos vecinos, pocos querían hablar de los asesinatos. “Es difícil que hablen”, observó el comandante de las Fuerzas de Autodefensa Selmo, mirando hacia el polvoriento borde de la carretera donde se habían encontrado los cuerpos de Hind y Sa’da. Pero cuando se preguntó a los aldeanos por el motivo de lo ocurrido, dijeron que tenían pocas dudas. “Bueno, trabajaban para el ayuntamiento”, dijo Hamid Aboud Mohammed, vecino de Sa’da. “La gente no hace eso por aquí”.

Mientras tanto, el destino de Ibrahim sigue siendo incierto. Las Fuerzas de Autodefensa dicen que no tienen capacidad para juzgarlo. Lleva siete meses detenido y no tiene abogado. Cuando se le preguntó si le habían informado de cuándo podría ser juzgado, el joven se limitó a bajar la mirada y negar con la cabeza.

FUENTE: Louisa Loveluck / The Washington Post / Infobae

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *