Cómo ve Irán el plan de Turquía para una nueva operación militar en Siria

Mientras que la guerra de Rusia en Ucrania sigue ocupando el primer plano de la atención internacional como la crisis geopolítica más grave del mundo en la actualidad, el conflicto internacionalizado de Siria, que dura ya una década, puede deparar nuevas sorpresas. Mientras se cierne la amenaza de una nueva incursión militar turca en el norte de Siria, otros actores internacionales siguen expresando su preocupación por las ambiciones de Ankara. En desacuerdo con Turquía desde 2011 por su deseo de derrocar el régimen del presidente sirio Bashar Al Assad y su apoyo a una serie de facciones armadas de la oposición, Irán se ha manifestado últimamente cada vez más en contra de una posible nueva operación militar turca.

Al ser preguntado por las actividades militares de Turquía en el norte de Siria e Irak, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Saeed Khatibzadeh, declaró el 20 de junio que “el asunto de Siria es una cuestión de disputa entre nosotros y Turquía”. Según él, en “reuniones bilaterales detalladas” con la parte turca, Irán ha dejado claro que su “objetivo principal y claro” es preservar la integridad territorial de Siria. En la misma línea, Ali Asghar Khaji, un alto diplomático iraní que encabezó la delegación de Irán en la 18ª ronda de las conversaciones de Astana sobre Siria, dijo en una reunión con la delegación turca el 16 de junio que “la integridad territorial y la soberanía de Siria son intocables”. Más recientemente, durante su visita a Ankara el 27 de junio, el ministro de Asuntos Exteriores, Hossein Amirabdollahian, dijo que aunque “Irán comprende las preocupaciones de Turquía en materia de seguridad” en Siria, dichas preocupaciones deben abordarse mediante “el diálogo y los medios pacíficos”.

Mientras tanto, en preparación para una posible incursión turca, Irán ha intentado, al parecer, facilitar la coordinación entre sus fuerzas aliadas en Siria, las unidades del ejército sirio y las milicias kurdas en el norte de Siria. Estos acontecimientos diplomáticos y militares han suscitado especulaciones sobre la posibilidad de que se produzcan tensiones o incluso enfrentamientos entre las fuerzas turcas e iraníes en Siria. De hecho, durante la última ronda de operaciones militares turcas en el norte de Siria, a principios de 2020, ambas partes estuvieron al borde del enfrentamiento. Aunque finalmente se evitó un enfrentamiento militar -principalmente gracias al papel de Rusia en el logro de un acuerdo de alto el fuego con Turquía-, no hay garantía de que se repita. Una serie de acontecimientos recientes en Siria y fuera de ella ha aumentado la percepción de amenaza de Teherán hacia Ankara y puede desencadenar una reacción militar, aunque sea indirecta, a una nueva operación turca.

Las preocupaciones de Irán en Siria

Desde el inicio del conflicto sirio, Turquía ha llevado a cabo cuatro grandes operaciones militares en el norte de Siria. La primera operación, Escudo del Éufrates, se realizó en el norte de Alepo en agosto de 2016, durante la cual las fuerzas respaldadas por Turquía tomaron el control de 2.055 kilómetros cuadrados de esa zona. La operación Rama de Olivo, en enero de 2018, permitió a Turquía capturar todo el distrito de Afrin. A finales de 2019, la operación Primavera de la Paz amplió las zonas bajo control de las fuerzas turcas y aliadas al este del Éufrates. Una operación posterior en la gobernación noroccidental de Idlib, en febrero de 2020, conocida como Escudo de Primavera, reforzó aún más el control de Turquía sobre la franja norte de Siria.

Los funcionarios turcos han declarado continuamente que el propósito de sus operaciones militares es contrarrestar la “amenaza terrorista” en el norte de Siria, haciendo hincapié especialmente en la necesidad urgente de enfrentarse a las milicias kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG). Para Ankara, las YPG son la rama siria del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que lleva décadas luchando con el gobierno turco. Pero, como resultado de esas operaciones, Turquía y sus fuerzas afiliadas controlan ahora alrededor del 10% del territorio sirio. Ahora, los funcionarios turcos, incluido el presidente Recep Tayyip Erdogan, insisten en que el aumento de las amenazas terroristas procedentes de Siria ha hecho necesaria una nueva operación. Según los funcionarios turcos, el propósito de la operación es crear una “zona segura” de 30 kilómetros de profundidad en suelo sirio, con el fin de purgar a los “terroristas” y allanar el camino para la repatriación de más de un millón de refugiados sirios. Hasta ahora, al menos dos ciudades, Manbij y Tel Rifaat, han sido citadas como objetivos principales de la próxima operación militar de Turquía, aunque también se ha especulado con que Kobane y Ayn Issa podrían estar también implicadas.

Manbij y Kobane, así como casi todas las zonas al este del Éufrates, han estado fuera de la zona de influencia e interés de Irán en Siria. En consecuencia, una operación turca en esas zonas no provocará una reacción de Irán, como no lo ha hecho en el pasado. De hecho, las milicias kurdas al este del Éufrates, que actúan bajo la bandera de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), se consideran aliadas de Estados Unidos en Siria. Desde esta perspectiva, cualquier movimiento de Turquía que pueda limitar el alcance geográfico de la influencia estadounidense en Siria sería bien recibido por Irán. Pero cuando se trata de Tel Rifaat, las cosas son muy diferentes.

Situada en el norte de la gobernación de Alepo, Tel Rifaat está ahora asediada por Turquía (y sus apoderados locales) desde el norte, el este y el oeste. Pero al sur de Tel Rifaat se encuentran las dos ciudades chiíes de Nubl y Al Zahra; estos asentamientos están situados entre Tel Rifaat y la ciudad de Alepo. Por tanto, la región es vital para Irán y sus aliados en Siria, tanto desde el punto de vista ideológico como estratégico. Desde el punto de vista ideológico, a Irán le preocupa que el siguiente paso de las milicias suníes respaldadas por Ankara, tras tomar el control de Tel Rifaat, sea atacar a los chiíes de Nubl y Al Zahra. Estratégicamente, Teherán cree que tomar el control de Tel Rifaat sería el preludio de la marcha de Turquía y sus aliados hacia la ciudad de Alepo. Desde que el ejército sirio recapturó Alepo, en 2016, la ciudad ha visto aumentar considerablemente la influencia de Irán y sus grupos afiliados. Desde una perspectiva más amplia, en Irán existe la preocupación de que si Ankara logra establecer su ansiada zona segura de 30 kilómetros, lanzará un nuevo impulso para derrocar al régimen de Al Assad. El Consejo Estratégico de Relaciones Exteriores de Irán (SCFR) sostiene en un análisis que “Turquía busca aumentar la presión sobre el gobierno de Assad y allanar el camino para un cambio en el centro y el sur de Siria”, lo que va en contra de los intereses de Irán en esas zonas.

Consideraciones más allá de Siria

Aparte del posible alcance geográfico de la nueva operación de Turquía, hay otros factores que hacen que Teherán esté más preocupado que nunca por los planes de Ankara en Siria. Estos factores están relacionados principalmente con las recientes tendencias de la política exterior y regional turca, con el acercamiento turco-israelí a la cabeza de la lista. El SCFR advierte que “el apoyo a las fuerzas anti-Assad es un proyecto conjunto turco-israelí, acordado durante la reciente visita de (el ministro de Asuntos Exteriores turco) Cavusoglu a Tel Aviv”. También sostiene que el “proyecto” se llevará a cabo si se cumple el objetivo principal de Turquía de “completar el corredor de seguridad en el norte de Siria”. En la misma línea, la agencia de noticias semioficial ILNA cita a Ahmad Bakhshayesh Ardestani, antiguo miembro del parlamento iraní, diciendo que “Israel está invirtiendo en la influencia de Turquía en Siria”. El objetivo de Israel, según él, es crear inestabilidad en Siria para mantener ocupado a Teherán.

De hecho, los dirigentes iraníes tienen buenas razones para creer que Turquía e Israel están formando un frente común contra Irán. El 23 de junio, poco antes de que el entonces ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid, visitara Turquía, se anunció que las fuerzas de seguridad turcas habían frustrado un complot iraní para asesinar a turistas israelíes, una acusación que Irán tachó de “ridícula”. Lo que refuerza la sospecha de Irán de una agenda anti-iraní en la política exterior de Ankara es que Turquía también ha estado desarrollando relaciones con otros rivales regionales de Irán, incluida Arabia Saudí. La visita del príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman a Turquía, el 22 de junio, recibió una amplia atención en Irán. Una de las preocupaciones de Irán es que la búsqueda de Turquía de inversiones saudíes para mejorar su maltrecha economía podría llevar a Ankara a reconsiderar sus lazos con Teherán para complacer a Riad. Además, la posibilidad de que Turquía desempeñe un papel más activo en Yemen contra los Houthis, respaldados por Irán, es especialmente preocupante para Teherán.

La evolución del papel de Turquía en Irak es otra cuestión que ha afectado negativamente a la opinión de Irán sobre Turquía. La intervención militar turca en el norte de Irak, destinada a contrarrestar la amenaza de la insurgencia kurda, no es nada nuevo. Pero en los últimos dos años, el papel de Turquía ha adquirido nuevas dimensiones que preocupan a Irán. El acuerdo trilateral de 2020 entre Ankara, Bagdad y el Gobierno Regional del Kurdistán (GRK) en Erbil para purgar al PKK en Sinjar (Shengal), fue un hito en ese sentido, ya que Irán se sintió efectivamente excluido de los acuerdos de seguridad en el norte de Irak. Desde entonces, los grupos chiíes pro-iraníes han acusado repetidamente a Turquía de inmiscuirse en Irak, advirtiendo que podrían emprender acciones militares contra las fuerzas turcas. Los esfuerzos de Turquía por aumentar su influencia entre las facciones políticas kurdas y suníes de Irak, especialmente tras las elecciones parlamentarias de noviembre de 2021, han hecho que Irán tema reducir su tradicional influencia en la política iraquí.

Por ello, muchos en Irán han llegado a creer que el objetivo proclamado por el líder turco de “luchar contra el terrorismo” no es más que una excusa para llevar a cabo una política expansionista en Oriente Medio y más allá, lo que en última instancia llevará a Turquía a alinearse con los enemigos de Irán y a exacerbar aún más los conflictos de intereses entre Teherán y Ankara. Ali Akbar Farazi, un veterano diplomático que ha sido embajador de Irán en Rumanía, Hungría y Chipre, cree que Turquía ha definido una “esfera de influencia política y diplomática regional y global” para sí misma en el contexto de su enfoque “neo-otomano”. Por lo tanto, la participación militar de Turquía en Siria e Irak tiene como objetivo hacer realidad esta esfera de influencia. Según Farazi, “la posibilidad de un conflicto entre el ejército turco y el sirio es muy seria, y como resultado, también podría producirse un enfrentamiento entre las fuerzas iraníes y turcas”.

¿Debemos esperar un conflicto Irán-Turquía en Siria?

Dada la acumulación de disputas y el fortalecimiento de las tensiones entre Teherán y Ankara en los últimos años, la preocupación de Farazi sobre la posibilidad de un conflicto entre Irán y Turquía en Siria no es del todo infundada. Dicho esto, Teherán tiene buenas razones para evitar un enfrentamiento con Ankara. Por un lado, incluso una limitada reacción militar directa de Irán en Siria podría aumentar las tensiones en las relaciones bilaterales hasta un nivel sin precedentes, empujando a Ankara hacia un mayor alineamiento con Israel y Arabia Saudí. Lo último que quiere Irán es ver un frente anti-iraní solidificado en Oriente Medio que incluya a todos sus principales rivales regionales. Por otra parte, una medida de este tipo conduciría probablemente al colapso del proceso de Astana. De hecho, la vía de Astana ha perdido en gran medida su función práctica en los últimos dos años, convirtiéndose en un formato simbólico. Sin embargo, la mera función simbólica es bastante crucial para Teherán, ya que es el único marco diplomático internacional en el que la nación ha tenido un papel activo. En este sentido, Irán ha considerado el proceso de Astana como un medio para legitimar su participación en Siria.

Teniendo en cuenta estos riesgos y limitaciones, Irán ya se ha embarcado en un conjunto de movimientos políticos y militares en Siria, aunque de forma indirecta, para contrarrestar la amenaza de una nueva operación turca. En el plano político, Irán espera empujar a los kurdos hacia un acuerdo con Damasco que suponga que los militantes kurdos entreguen el control de Tel Rifaat al ejército sirio antes de que se produzca una incursión turca. Esto privaría a Ankara de su principal excusa para incluir Tel Rifaat en su nueva operación en Siria, es decir, para luchar contra la insurgencia kurda. Al mismo tiempo, Irán ha tratado de persuadir a Rusia, que parece estar menos interesada en una participación militar activa en Siria debido a su preocupación por la guerra de Ucrania, para que desempeñe un papel más activo en la disuasión de Turquía de una operación a gran escala. La agencia de noticias semioficial iraní Mehr News Agency menciona este aspecto del enfoque iraní, sugiriendo que “si los kurdos aceptan cooperar con los ejércitos sirio e iraní, al menos en Tel Rifaat, de forma que se ganen su apoyo o atraigan más la atención rusa, los cálculos del ejército turco cambiarán en cierta medida”. En ese caso, Irán podría en realidad matar dos pájaros de un tiro, es decir, impedir un ataque turco a Tel Rifaat mientras -quizás más importante- utiliza la vulnerabilidad de las FDS frente a Turquía como herramienta para debilitar la influencia de Estados Unidos en Siria. En otras palabras, cuando se trata de los kurdos sirios, las consideraciones de Irán van más allá del papel de Turquía y tienen más que ver con cómo socavar la alianza entre las milicias kurdas y Washington.

Los esfuerzos iraníes en esa dirección en alineación con el régimen de Al Assad ya han dado algunos frutos. Por un lado, las FDS anunciaron en un comunicado el 7 de junio que sus fuerzas están dispuestas “a coordinarse con las fuerzas del gobierno de Damasco para hacer frente a cualquier posible incursión turca y proteger los territorios sirios contra la ocupación”. Aunque esto aún está lejos del objetivo deseado por Irán de que Tel Rifaat sea entregada al ejército sirio, podría considerarse un paso adelante. Por otra parte, parece que Rusia, tras las dudas iniciales, ha decidido adoptar una postura más estricta contra los planes de Turquía para el norte de Siria. El 15 de junio, antes de la última reunión de Astana en Kazajstán, el enviado presidencial especial de Rusia para Siria, Alexander Lavrentiev, calificó de “ilógica e irracional” una posible nueva operación turca, al tiempo que descartó cualquier posible “negociación” con Ankara en relación con Siria. Las declaraciones se produjeron unos días después de que las fuerzas rusas realizaran patrullas aéreas en torno a Tel Rifaat para consolidar sus posiciones en la zona.

Pero si todos estos movimientos no logran disuadir a Turquía, Irán también ha trabajado en planes militares para enfrentarse a las fuerzas turcas o al menos limitar el alcance de sus operaciones. Estos planes incluyen promover y facilitar la cooperación entre las milicias respaldadas por Irán en Siria y los militantes kurdos, así como enviar refuerzos a estos grupos. Desde principios de junio, los iraníes habrían enviado fuerzas milicianas a Nubl y Al Zahra. Las fuerzas se han desplegado en las líneas de frente con las fuerzas turcas y el Ejército Nacional Sirio (ENS), respaldado por Turquía, en el norte de Alepo y en las áreas alrededor de Afrin. Al mismo tiempo, ha habido informes de que Irán ha establecido una sala de operaciones conjuntas al norte de Alepo que consiste en sus apoderados sirios y no sirios, las fuerzas del YPG y el Hezbolá libanés. De ser cierto, se trataría de la coordinación militar más completa entre las fuerzas respaldadas por Irán y las milicias kurdas desde el inicio del conflicto sirio.

Por lo tanto, si Turquía decide llevar a cabo su plan para atacar el norte de Siria, y si la operación se extiende a Tel Rifaat y al norte de Alepo, lo más probable es que Irán recurra a una respuesta militar indirecta a través de fuerzas proxy. Aunque esta sería una opción menos arriesgada en comparación con el escenario de una confrontación directa entre Irán y Turquía, seguiría habiendo una alta probabilidad de que la situación pudiera salirse de control y conducir a un conflicto más amplio y a largo plazo entre los dos vecinos.

FUENTE: Hamidreza Azizi / MEI@75 / Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.