Crece en Turquía la solidaridad con los estudiantes universitarios

En las últimas semanas, cientos de docentes y estudiantes universitarios salieron a las calles en varias ciudades de Turquía para protestar contra el intento del gobierno de controlar las universidades públicas del país, mientras que el presidente turco, el islamista conservador Recep Tayyip Erdogan, condenó las manifestaciones.

“Reiteramos nuestra llamada a que los rectores y otro personal administrativo de las universidades de nuestro país debe ser elegido por el profesorado”, señalaron en un comunicado unos 200 académicos de la prestigiosa Universidad Técnica de Medio Oriente.

Unas 600 personas han sido detenidas desde el 4 de enero en las protestas contra el nuevo rector de la Universidad del Bósforo en Estambul, Melih Bulu, nombrado por Erdogan a principios de año.

Su nombramiento es interpretado por los críticos como un intento del gobierno turco de ejercer influencia sobre la universidad, fundada en 1863 y la que más prestigio tiene en el país, porque Bulu no pertenece al ámbito académico de Bogaziçi y es un antiguo candidato a diputado del gobernante partido AKP.

Erdogan arremetió contra los estudiantes y acusó a partidos de la oposición de estar detrás de las movilizaciones, las más importantes de los últimos meses.

“Definir los incidentes en Bogaziçi como incidentes de estudiantes no es correcto. Las cosas que suceden allí no tienen nada que ver con esto. El HDP (partido izquierdista prokurdo) y el principal líder de la oposición (socialdemócrata CHP) están detrás”, dijo en declaraciones retransmitidas por el canal NTV.

Las concentraciones se extendieron a 38 de las 81 provincias del país.

“La lucha de los estudiantes de Boğaziçi se extenderá”

La portavoz de la Plataforma de Solidaridad Socialista (SODAP), Sevtap Akdağ, aseguró que el gobierno actual impone un régimen monista en todas las instituciones de Turquía. “El gobierno prueba todas sus prácticas coercitivas, ilegalidad y prácticas antidemocráticas principalmente contra el HDP (Partido Democrático de los Pueblos) y los disidentes”, aseguró.

Akdağ manifestó el gobierno “ni siquiera respetó una democracia limitada en las universidades de Turquía”. “Durante mucho tiempo, han estado haciendo nombramientos similares en las universidades –explicó-. Sin embargo, los estudiantes, profesores, académicos y toda la oposición social de Boğaziçi han planteado una seria voz porque esta ilegalidad se ha vuelto insoportable. Surgió una oposición social porque las reglas fiduciarias ya no pueden producir consentimiento. Las demandas aquí son las más democráticas e indispensables. Esta lucha se extenderá al pueblo, a toda la sociedad, esperamos que se extienda”.

Por su parte, el Consejo de Mujeres de la Federación Democrática Aleví (FEDA) acusó al Estado turco de sostener una política “racista, sexista y machista”, que se ha vuelto desenfrenada.

En una declaración, las mujeres de la FEDA expresaron: “Se entiende que los buscadores de derechos y la verdad que están a favor de la democracia, aterrorizaron al gobierno del AKP-MHP. Por eso, están atacando a las mujeres. Siempre han usado el mismo lenguaje masculino y de odio en sus veinte años de gobierno. Asesinaron a decenas de mujeres y niños que resistieron por sus derechos democráticos. El horrible lenguaje que se usa contra las personas LGBTI+ es un lenguaje que se alimenta de una mentalidad monista, racista, salafista. El dictador, que es el dueño de este lenguaje alimentado por una mentalidad racista, fascista, ha dicho recientemente: ‘La esposa (Ayşe Buğra) de la persona llamada Osman Kavala, quien es el representante de la oficina de Soros en este país, se encuentra entre estos provocadores en la Universidad Boğaziçi’”.

FUENTE: Deutsche Welle / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *