“Cualquier movimiento que excluya a los yezidíes en Shengal está condenado al fracaso”

El 3 de agosto marcó el séptimo aniversario del ataque del Estado Islámico (ISIS) en las ciudades y pueblos yezidíes al sur de la montaña Shengal, en el norte de Irak, cuando las fuerzas Peshmerga del Gobierno Regional de Kurdistán se retiraron, dejando el civiles indefensos ante el ataque.

Una masacre que los yezidíes llaman “el 73 ferman” (ferman significa “decreto” en el persa original, pero ahora se incorpora al idioma kurdo como “persecución” o “masacre”), con referencia a los muchos “fermanes” en la historia que apuntan al pueblo yezidí. El último genocidio dejó miles de civiles muertos, y miles de mujeres y niños esclavizados, además de 500.000 pobladores refugiados.

Cientos de miles de yezidíes huyeron y trataron de refugiarse en el monte Shengal. La primera unidad armada en acudir a su protección fue un escuadrón de las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG) de 12 guerrilleros, a los que pronto se unieron otras unidades de las HPG y combatientes de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG/YPJ) de Rojava. En consecuencia, las unidades de las HPG y YPG/YPJ abrieron un corredor humanitario hacia la montaña Shengal y formaron una línea de resistencia contra ISIS.

La masacre, reconocida más tarde como genocidio tanto por las Naciones Unidas como por países como Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Francia, Países Bajos, Bélgica, Escocia y Armenia, llamó la atención del público internacional sobre el destino del pueblo yezidí por primera vez en la historia. Si bien el estatus de los yezidíes en la región aún está en disputa, en octubre de 2020 se alcanzó un acuerdo entre el gobierno iraquí y el gobierno regional del Kurdistán, con el apoyo de la Representante Especial de la ONU para Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert.

La Agencia Mezopotamya (MA) entrevistó al sociólogo yezidí Azad Barış sobre el impacto del genocidio, sus consecuencias y las discusiones en curso sobre la situación del pueblo de Shengal.

-¿En qué se diferenciaba el último genocidio de los anteriores?

-Por primera vez, un ferman fue percibido a nivel social por quienes fueron sometidos a él. No solo quedó registrado en la memoria social, sino que también se ha reflexionado, trabajado. Los intentos de autodefensa y la creciente noción de Êzidxan (Tierra de los yezidíes) que siguieron, son en realidad indicaciones de esto. El proceso puede estar lejos de ser suficiente, pero es importante, al menos en el contexto del nacimiento de una identidad, reflexionando sobre la propia existencia y un proceso de reorganización. En otras palabras, este ferman fue también un proceso de realización, comprensión y conceptualización. Sus consecuencias no se dejaron simplemente a la admisión y discreción de los poderes. Fueron analizados, interpretados y todavía cuestionados… Quizás fue la primera vez que los yezidíes empezaron a reflexionar sobre sí mismos.

-¿Cómo reaccionaron el gobierno iraquí y el gobierno regional del Kurdistán ante este ferman y cuáles son las implicaciones del Acuerdo Shengal que firmaron el 9 de octubre de 2020?

-Podemos decir que ni el gobierno iraquí ni el gobierno del Kurdistán del Sur hicieron nada para mejorar la situación de los yezidíes… Tanto el gobierno de Bagdad como el gobierno de Erbil (Hewler), dominado por el Partido Democrático de Kurdistán (PDK), dedican todos sus esfuerzos a socavar la voluntad política de los yezidíes. Trabajan tanto de forma abierta como encubierta con países como Turquía para abolir el estatus autónomo de Shengal. Shengal es un objetivo constante, y de hecho es bombardeado de vez en cuando. Por otro lado, también es un lugar donde se han producido cambios estratégicamente importantes en los últimos diez años en términos de dinámica sociológica y militar. Algunos ejemplos son el surgimiento de las unidades de autodefensa yezidíes y la noción creciente de una administración autónoma dentro de un contexto de unidad kurda. Obviamente, estos son desarrollos que inquietan a todas las potencias regionales que están a favor del statu quo. Las prácticas relativas a una administración autónoma que siguieron a los ataques de ISIS y se llevaron a cabo con el objetivo de autopreservación, han evolucionado hasta convertirse en un modelo potencial para la región, junto con prácticas similares en Rojava. Por tanto, el intento de ocupar Shengal debe analizarse en este contexto.

-¿Es la estructura autónoma de Shengal lo que más perturba a los gobiernos Irak y del Kurdistán del Sur?

-Sí. Si bien se percibe que el PDK se basa en el legado de una gran resistencia, posteriormente se ha convertido en parte de los acuerdos y esfuerzos de las potencias que intentan proteger el statu quo. Desde muchos ángulos, el gobierno que lleva la influencia de Turquía a Shengal es comprensible, pero no pueden tener éxito ignorando al pueblo yezidí. Cualquier movimiento que excluya a los yazidíes como tema de sus propios problemas está condenado al fracaso.

-¿Qué está inquietando a Turquía para que bombardee a Shengal cada vez que puede?

-Existe una continuidad histórica en la política de Turquía con respecto al sur, oeste y norte de Kurdistán. Ve el surgimiento de una voluntad política en Shengal como un peligro potencial y está tratando de eliminarlo. Turquía ni siquiera intenta ocultar esto, por eso lo anuncia públicamente. Como consecuencia de una mentalidad histórica de discriminación, Turquía no quiere que el pueblo yezidí emerja como representante de una voluntad política en Shengal más de lo que quiere que el pueblo de Diyarbakır (Amed), Van (Wan) y Afrin (Efrin) para hacerlo en sus propios lugares. Además, Turquía es consciente de la relación entre Shengal y Rojava. Es consciente de que la primera es, en realidad, la puerta de entrada de la segunda al Kurdistán del Norte.

-Turquía jugó un papel importante en la firma del Acuerdo de Shengal. ¿Qué planea hacer el PDK que está en colaboración con Turquía?

-Vemos que el Acuerdo Shengal del 9 de octubre se preparó y firmó en coordinación (entre ellos), y también que están tratando de continuar esa coordinación ahora. Recordemos al menos las visitas de Hulusi Akar (ministro de Defensa turco) y Hakan Fidan (director de la Agencia de Inteligencia Nacional Turca –MIT-) a Erbil y Bagdad, así como la visita de Kazemi (primer ministro iraquí) a Ankara. Debo señalar aquí que Turquía habría interferido mucho más en muchos lugares, incluido Shengal, si no se hubiera enfrentado a tantos problemas, incluida la crisis económica, la pandemia y varios conflictos regionales e internacionales más amplios. No es posible decir que el proceso ha terminado. Está en marcha. Aunque no hay un movimiento sustancial en el campo por el momento, hay una situación muy tensa, y la resistencia civil persiste. Es importante señalar que el surgimiento de una fuerte voluntad para una administración autónoma ha jugado un papel eficaz en la configuración de las cosas.

-¿Cuál es la situación actual en Shengal?

-La máscara de la dinastía Barzani ha caído, como resultado de muchos eventos en Kurdistán y desarrollos en Shengal. Creo que empujar a Irak y Turquía contra el pueblo yezidí es el pico de la corrupción moral completa de su parte. Tratar de servir a Shengal en un plato a potencias extranjeras excede los límites, incluso de la corrupción moral. Es absolutamente contrario a la cultura y la ética social kurdas. Esta es la manifestación de un colapso total. Por otro lado, vemos una realidad kurda que construye sus valores en contra de esto y lucha en esa línea. Es gracias a esta realidad que los yezidíes pudieron luchar contra una gran catástrofe. Es gracias a esta resistencia que la catástrofe se convirtió en un poder “divino”. Esa ira cataclísmica llevó a los yezidíes a la noción de autodefensa.

FUENTE: Agencia Mezopotamya / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *