Declaración final de la Primera Conferencia Internacionalista de Rojava

Los y las participantes de la Primera Conferencia Internacionalista de Rojava, que se realizó en la ciudad de Qamishlo, coincidieron que el mundo se expande una profunda crisis junto a la guerra, por lo cual instaron a luchar contra el actual sistema en el marco de la defensa del paradigma del confederalismo democrático.

En la declaración final de la conferencia se explicó que en la actualidad “las crisis están aumentando en todo el mundo y está en marcha una guerra imperialista. En Asia, África, América Latina y Medio Oriente, esta crisis ya ha existido. Con la guerra entre Ucrania y Rusia, esta situación se hizo más visible también en el continente europeo. Estas guerras y crisis, al parecer, empeorarán, y sus contradicciones se verán más en todo el mundo. Ésta no se limita a las clases dominantes. El propósito de esta guerra es romper y destruir la ola de resistencia de mujeres, ambientalistas, movimientos revolucionarios, jóvenes, anarquistas y organizaciones populares”.

A su vez, se remarcó que en el mundo “hay una grave crisis del sistema, que se está volviendo cada vez más severa. Hoy, la humanidad se enfrenta a cuestiones de libertad, clase, democracia y ecología. El sistema que devasta pueblos, culturas, mujeres, jóvenes, trabajadores, países y la naturaleza, encontró una oposición implacable. Desde la resistencia de Spartacus hasta la de Bruno, desde la caza de brujas hasta Zapata, Mandela y Rosa Luxemburgo, ha sobrevivido hasta nuestros días bajo la guía de Arîn, Ronahî y Bager en el siglo XXI bajo el liderazgo de Abdullah Öcalan”.

“Hoy existe una creciente resistencia global, y esta oposición está adquiriendo una dimensión internacional –afirmaron los y las participantes a la conferencia-. La organización internacional de autodefensa de los pueblos es la respuesta más poderosa contra los ataques fascistas, reaccionarios y racistas en todo el mundo. Dado que el problema es de escala mundial, la resistencia y la batalla deben ser también internacionales y globales”.

En la declaración también se analizó que “el sistema político que manda, está en guerra contra los pueblos, movimientos y círculos que hoy resisten. Captura y asesina a los luchadores por la libertad y a los pioneros, criminaliza los movimientos y las resistencias, liberaliza las posiciones que se han fijado, asimila las culturas y trata de quebrantar el optimismo debilitando su voluntad. En respuesta, hay una revolución basada en el confederalismo democrático en Kurdistán, y en todo el mundo, las mujeres, ecologistas, la resistencia cultural, los pueblos oprimidos y todas las identidades y movimientos anti-sistema están creciendo”.

“La creciente ola de socialismo en América Latina inspira esperanza como la Revolución de Rojava, mientras que el radicalismo ambiental y de las mujeres fortalece la determinación de oponerse al sistema capitalista –se expresó en el texto-. El movimiento zapatista, al igual que las resistencias guerrilleras en Kurdistán y en Filipinas, lleva a cabo sus luchas por la libertad en México con el revolucionarismo, contra la ocupación y el colonialismo en todo el mundo”.

En la declaración se evaluó que esta primera conferencia fue un “éxito”, y en la que participaron “todas las estructuras e instituciones internacionalistas en Rojava con el lema ‘Saludando el décimo aniversario de la Revolución de Rojava con espíritu internacionalista’ para evaluar los logros de la revolución”.

“Conmemoramos a todos los mártires internacionales en las personas de los mártires Ronahi, Avaşîn, Dilsoz, Bager, Lêgerîn, Sara, Andok, Paramaz y Partizan –se agregó en el comunicado-. Con la promesa de cumplir sus sueños, la conferencia estuvo dedicada a todos los mártires y luchadores internacionales”.

“De acuerdo con las evaluaciones de la conferencia, el éxito autoproclamado de la modernidad del capitalismo sobre el socialismo, que anunció ‘el fin de la historia’ tras el colapso de la Unión Soviética, fue igualmente en vano –analizaron los y las participantes-. Por el contrario, se ha observado que la modernidad capitalista ha sido cada vez más dañina en los últimos 30 años, destruyendo tanto a la sociedad como a la naturaleza”.

En la declaración se apuntó que “aunque los movimientos revolucionarios han sido reprimidos en diversos grados durante el último siglo, la búsqueda de la libertad nunca ha disminuido. Sobre esta base, sociedades de América Latina, Estados Unidos, Asia, África, Europa, y Medio Oriente se han puesto de pie y se han rebelado hoy bajo el liderazgo de mujeres y jóvenes contra la opresión, el robo laboral y el colonialismo. El flujo democrático de la historia está vivo y aquí”.

“Con el surgimiento de la Revolución de Rojava, se ha escrito un nuevo capítulo en la historia de la lucha de los pueblos oprimidos en los últimos diez años –se agregó-. Decenas de miles de mártires de esta revolución escribieron con su sangre este nuevo capítulo, declarando que los pueblos oprimidos del mundo, en particular los kurdos, definirán su propio destino en el siglo XXI y defenderán el legado que ha sido transmitido durante miles de años”.

Al mismo tiempo, se recordó que “con sus 50 años de historia, el Movimiento de Liberación de Kurdistán sirve como inspiración y fuente de fortaleza para todos los movimientos anti-sistema en todo el mundo. Debemos unirnos bajo el confederalismo democrático de los pueblos del mundo para iniciar una nueva lucha de liberación internacional contra todas las formas de imperialismo, colonialismo, ocupación, patriarcado y saqueo”.

Los y las participantes llamaron a encender “la luz de la revolución contra el fascismo, ensanchemos la lucha radical contra el liberalismo, que ha contagiado como un virus a la humanidad, y tejemos la red de una vida comunitaria, igualitaria, digna y libre”.

En la conferencia se “abarcó una amplia gama de temas relacionados con el papel de la lucha internacional” y “sirvió de puente de solidaridad entre los pueblos en la defensa y desarrollo de la revolución”.

“Durante nuestra conferencia, llegamos a la conclusión de que el décimo aniversario de la revolución es un éxito para la esperanza de una vida libre –estimaron quienes participaron-. Sin duda, el ámbito de una lucha internacionalista por la defensa de la esperanza de una vida libre es estratégicamente significativo. Los internacionalistas cumplirán con éxito su deber de proteger los valores de la revolución y promover la esperanza de una existencia libre en el nuevo período”.

En la declaración se destacó que “las discusiones y evaluaciones basadas en estos fundamentos, han resultado en una cantidad significativa de poder y emoción. En un momento en que el capitalismo viola todos los valores humanos, Rojava surgió como una fuente de esperanza, iluminación, libertad, igualdad, amistad y amor. La conferencia culminará la defensa de la revolución con una alianza de lucha internacional, porque el internacionalismo es la mejor arma de los revolucionarios. Nosotros, como participantes de la conferencia, defenderemos y desarrollaremos la Revolución de Rojava a través de la alianza y la lucha internacional”.

Un punto sobresaliente del encuentro fue remarcar “el papel y la misión pionera de las mujeres en la defensa de la revolución. Se determinó que la revolución de las mujeres en Kurdistán, dirigida por éstas, era la revolución de la época, y estableció la cultura de resistencia y la Jineolojî de las mujeres como un conjunto de criterios y una hoja de ruta para transformar el siglo XXI en un siglo en el que la Se resolvió el conflicto de género”.

“En este contexto, nuestra conferencia decidió planes conjuntos para ampliar la lucha internacional contra la ocupación, el colonialismo y el sistema patriarcal, así como para promover el confederalismo democrático de los pueblos del mundo y los esfuerzos internacionalistas”, se indicó.

En la conferencia también se demandó la libertad de Abdullah Öcalan, el líder kurdo encarcelado en la isla-prisión de Imrali, en Turquía, desde 1999. A su vez, se hizo un llamado “para luchar por la liberación de áreas ocupadas” por Turquía en Rojava, como so Afrin, Serêkaniyê y Girê Spî. En esta línea, “se realizaron discusiones importantes para expandir las campañas ‘RiseUp4Rojava’ y ‘Women Defend Rojava’, y se acordó que se debe desarrollar un frente internacional antifascista para luchar contra la ola de fascismo global en todo el mundo”.

Por último, en la conferencia se decidió “que Rojava debería desempeñar el papel requerido para convertirse en el núcleo de los movimientos anti-sistema globales en la próxima era. En este marco, e inspirados por el compromiso y el entusiasmo de la conferencia, llamamos a todos los movimientos y organizaciones revolucionarios, socialistas, anarquistas, feministas, ecologistas y democráticos a ‘venir a Rojava’. Trabajemos todos juntos para hacer del décimo aniversario de la Revolución de Rojava un motivo de crecimiento y expansión. Unámonos bajo la bandera del Confederalismo Democrático de los Pueblos del Mundo para expandir la lucha por la libertad. Elevemos juntos las esperanzas del futuro. Trabajemos todas juntas para embellecer el planeta en el espíritu del movimiento de mujeres”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.