El activista secuestrado relata los episodios de tortura que sufrió durante captiverio

Gökhan Güneş, que fue secuestrado en Estambul y fue liberado después de 6 días, contó que fue retenido en un lugar similar a una celda acolchada y torturado durante días por personas que se presentaron como ‘los Invisibles’.

Gökhan Güneş, que fue liberado con los ojos vendados en el distrito de Başakşehir de Estambul 6 días después de haber sido secuestrado, habló sobre sus experiencias en una conferencia de prensa celebrada en la sede de Estambul de la Asociación de Derechos Humanos (IHD).

A la rueda de prensa asistieron la familia de Güneş, abogados, la presidenta de la rama de Estambul de la IHD, Gülseren Yoleri, y el co-presidente de la ESP, Şahin Tümüklü, y fue seguida por muchos miembros de la prensa.

Gülseren Yoleri, presidenta de la sección de Estambul de IHD, declaró que estaban contentos de poder reunirse de nuevo con Gökhan.

Afirmando que ha habido muchos incidentes que justifican sus preocupaciones, Yoleri subrayó la necesidad de mostrar la misma sensibilidad por todos los secuestrados o desaparecidos bajo custodia policial y dijo: “No se pueden recibir noticias de Hüseyin Galip Küçüközyiğit, que fue secuestrado en Ankara el 29 de diciembre. Su hija transmitió que se alegra de que Gökhan se reúna con su familia, diciendo que ella también deseaba conocer a su padre.”

Gökhan Güneş tiene hematomas bajo el ojo izquierdo y en las manos. Relatando los acontecimientos de los últimos días, dijo que el 20 de enero se dirigía al trabajo, y “a eso de las doce bajé del autobús. Había cuatro personas en la acera de la parada del autobús. Una de ellas se acercó a mí. Cuando me di la vuelta, los cuatro se abalanzaron sobre mí a la vez. En ese momento vi que se habían convertido en más. Intentaron obligarme a subir a un vehículo. Me resistí y retrocedí. Para acabar con mi resistencia, utilizaron una pistola eléctrica. No recuperé la conciencia hasta que estuve en el coche. Dos personas me sujetaban los brazos. Me agacharon y me pusieron una bolsa en la cabeza. Luego me metieron en otro vehículo. Me llevaron a un lugar. No podía ver nada y no me dijeron dónde y en qué lugar estaba.

Después de entrar, se aplicaron métodos de tortura sistemáticamente y a intervalos. Las torturas iban desde las descargas eléctricas hasta las palizas, pasando por el lavado con agua fría. A veces me dejaban desnudo, a veces todavía tenía la ropa interior puesta. Me amenazaron con violarme. Había una zona llamada “la tumba”. Allí sólo podías estar de pie y no mover los brazos. Te encerraban allí con los ojos vendados y las manos atadas a la espalda. Se hacían amenazas y ofertas. Esto sucedía de forma arbitraria.

Por fin supuse que me liberarían el día anterior. Sentí que se estaba preparando algo así. Pero luego no me dejaron ir después de todo. Me dijeron que debía cooperar con ellos. Más tarde, me preguntaron varias veces si sabía quiénes eran. Respondí que probablemente eran del servicio secreto. No dijeron nada al respecto. Sin embargo, dijeron varias veces que eran ‘los invisibles'”.

En cuanto a su liberación, Güneş contó lo siguiente: “Probablemente fue por la mañana cuando me metieron en un vehículo. Me vendaron los ojos. Había unas cuatro personas allí. Antes de eso, me dieron ropa. Salvo los pantalones, nada era mío. La ropa interior, las medias y la camisa me las dieron ellos. Antes de empezar, me limpiaron el cuerpo. Después de vestirme, me echaron perfume en la chaqueta. Antes de dejarme marchar, uno de ellos, al que llamaban el jefe, dijo: ‘No te he quitado nada, sólo tu tarjeta SIM’. Le pregunté por qué. No me contestó y se limitó a decirme que consiguiera una nueva tarjeta del mismo u otro proveedor”.

En el coche, dos personas volvieron a empujarle la cabeza. Antes de salir, le quitaron la bolsa de la cabeza. “Me dijeron que empezara a caminar y que en ningún caso mirara hacia atrás. Empecé a caminar y abrí los ojos. Me habían puesto algodón absorbente en los ojos y los habían cerrado con cinta adhesiva. No tenía teléfono y no podía llamar a nadie. Era temprano en la mañana. Finalmente, pedí a un guardia de seguridad que me llamara un taxi. Me subí al taxi y me fui al apartamento de mi familia”.

A preguntas de los periodistas, Güneş dijo que el trayecto tras su secuestro duró aproximadamente una hora y media. La habitación en la que estuvo retenido durante días se asemejaba a una celda acolchada y se escuchaba música racista por los altavoces.

Gökhan Güneş concluyó dando las gracias a todos los que le defendieron. Destacó que fue secuestrado por su identidad política como socialista: “Esta es una política de los años 90 que se está aplicando de nuevo hoy. Probablemente continuará en el próximo periodo”. Con este método, dijo, no se puede marginar la lucha; añadiendo que él mismo seguirá luchando.

ANF -ESTAMBUL

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *