El asalto de Turquía contra los kurdos sirios deja un rastro de miseria y desorden

Siete meses después de que las fuerzas turcas y sus aliados de la oposición suní entraran en la Administración Autónoma del Noreste de Siria (AANES), rompiendo el frágil equilibrio que hacía del territorio, gestionado por los kurdos, el más seguro y estable del país devastado por la guerra, decenas de miles de civiles desplazados luchan por sobrevivir en la miseria de los campamentos y las aulas que ahora llaman hogar. Algunos intentan recuperarse de lesiones que, según los grupos de derechos humanos, en algunos casos equivalen a crímenes de guerra. La guerra propagandística emprendida por ambos bandos continúa a toda máquina.

Mohammed Hamid Mohammed es una de las víctimas del asalto turco lanzado el 9 de octubre contra las fuerzas kurdas sirias. Ankara les acusa de ser “terroristas” que pretenden desmembrar Turquía. El grupo apoyado por Estados Unidos, conocido como Unidades de Protección Popular (YPG), niega albergar hostilidad hacia Ankara.

El niño Mohammed, de 12 años, se convirtió en el símbolo de la impunidad turca cuando las imágenes gráficas de su cuerpo cubierto de quemaduras, rezumantes de color ocre grisáceo, aparecieron en los titulares de todo el mundo. A medida que aumentaba el número de víctimas con quemaduras similares, empezaron a circular las acusaciones de que las fuerzas turcas estaban utilizando fósforo blanco, un agente químico utilizado en operaciones militares para producir humo o proporcionar iluminación, contra la población civil. El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, calificó los informes de “noticias falsas” difundidas por los medios de comunicación extranjeros. Turquía niega poseer armas químicas.

Mohammed dijo que había estado jugando fuera de su casa en la ciudad de Serêkaniyê, ahora ocupada por Turquía, cuando de repente oyó una explosión y vio fuego. “No sentí nada hasta que me desperté en el hospital. Mi padre estaba a mi lado”, dijo Mohammed a Al Monitor durante una entrevista. “Gritaba porque sentía las quemaduras en el cuerpo. Los periodistas me estaban fotografiando. El dolor era muy fuerte”.

A medida que crecía la noticia de su situación, Massoud Barzani, el líder más influyente del vecino Kurdistán iraquí, decidió actuar. Con la ayuda del gobierno francés, Barzani consiguió que Mohammed y su padre, Hamid, fueran trasladados en ambulancia aérea a Francia, y Mohammed fue tratado durante tres meses en un hospital militar a las afueras de París.

Mohammed tuvo que someterse a siete cirugías. “Estaba cansado del dolor de estar tumbado en la cama. Una vez intenté caminar un poco, pero tras un par de pasos me caí al suelo”, recordaba Mohammed una tarde reciente.

La vida en la destartalada escuela de la ciudad de Hasake, donde se refugia con sus padres, su hermana y sus cuatro hermanos desde que regresó el 10 de marzo, es dura. La familia depende de la caridad. El suministro de agua y electricidad es irregular. Las temperaturas suben y no hay aire acondicionado, nada inusual en la vida de los refugiados. Pero la exposición al calor puede ser una cuestión de vida o muerte para Mohammed, y Hasake está sometida a temperaturas extremas en verano. Además, su piel quemada no debe exponerse a la luz solar directa durante los próximos cinco años.

Un laberinto de cicatrices coriáceas, algunas gruesas y abultadas, otras de aspecto arácnido, atraviesan su cuello y su cuerpo. Le estiran la piel, impidiendo la movilidad y causando dolor. Tiene que hacer ejercicios especiales y llevar un chaleco de cuerpo entero. “Aquí hace calor y me sale pus de las axilas y me pican las heridas. Es muy doloroso”, dijo Mohammed.

Un informe sobre su estado emitido por el Hopital D’Instruction des Armees de Percy, señalaba que Mohammed había sido ingresado por “graves quemaduras extensas supuestamente debidas a la exposición al fósforo durante el bombardeo aéreo” el 10 de octubre. Pero sus síntomas clínicos sugerían que las quemaduras de Mohammed habían sido sufridas “antes de lo que se informó y probablemente relacionadas con la inflamación de la ropa”, que “puede haber sido causada por el fósforo o no”.

Eso no ha impedido que algunos medios de comunicación, como el canal de televisión saudí Al Arabiya, sigan afirmando que el niño se quemó con fósforo blanco. Las relaciones entre Turquía y Arabia Saudí se han deteriorado constantemente desde el asesinato del disidente saudí Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul, en octubre de 2018. Esto ha llevado a una cobertura mediática hostil de uno sobre el otro en ambas partes.

Hamid niega que su hijo haya sido herido antes de la invasión turca. La afirmación de que el niño había sufrido quemaduras antes del 10 de octubre fue hecha, por primera vez, por un académico turco en un informe de la agencia de noticias estatal de Turquía, Anadolu. “No está claro dónde y cuándo se tomó la foto del niño herido, pero parece que las heridas son de una antigua quemadura”, opinó Levent Kenar, profesor y presidente del Departamento de Defensa Médica Química, Biológica, Radiológica y Nuclear de la Universidad de Ciencias de la Salud.

Hamid dijo que encontró al niño tirado en el suelo fuera de su casa el segundo día del ataque turco. Hamid reconoció que no sabía qué tipo de munición había alcanzado a su hijo.

Funcionarios de la administración autónoma, liderada por los kurdos, en el noreste de Siria airean su frustración por la fijación de los medios de comunicación en el niño. “La historia de Mohammed es sin duda trágica. Pero hay cientos de miles de civiles desplazados y decenas de miles de niños que sufren a causa de la ocupación turca”, declaró Fawza Yusif, un alto funcionario kurdo.

“Hace poco, en Afrin, 12 niños fueron alcanzados por ataques de mortero turcos. Seis fueron martirizados, algunos perdieron las manos, otros las piernas, otros los ojos y no se prestó atención a su situación. Esto ilustra la hipocresía de la política mundial. La situación de Mohammed es la situación de todos nuestros niños. Su situación es la de todo Kurdistán”, dijo Yusif a Al Monitor, en una entrevista por WhatsApp. Afrin, un enclave mayoritariamente kurdo, fue ocupado por las fuerzas turcas y sus aliados de la oposición suní en enero de 2018. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU dijo en un informe del 2 de marzo sobre Siria, incluyendo las áreas bajo control turco, que “se han documentado casos de detenciones, asesinatos, palizas y secuestros, además de saqueos generalizados y apropiación de viviendas civiles, por parte de una variedad de grupos armados que operan bajo el paraguas del Ejército Nacional Sirio, en un patrón consistente y discernible previamente documentado en Afrin”.

Naciones Unidas también señaló la ejecución sumaria de la joven política Hevrin Xalaf y su conductor, el 12 de octubre, por parte de la brigada Ahrar al-Sharqiya, respaldada por Turquía, cerca de Tel Tamir, y la muerte de 11 civiles el mismo día cuando viajaban a Serêkaniyê. “Alrededor de las 15.30 horas, el convoy fue alcanzado por un ataque aéreo, que tuvo como objetivo el primer vehículo, en el centro de Serêkaniyê, cerca de la Gran Mezquita”, señala el informe. “Las autoridades turcas han negado su participación en estos incidentes o han indicado que no tienen constancia de ellos. La Comisión sigue investigando estos incidentes y pide a las autoridades turcas que pongan en marcha sus propias investigaciones y hagan públicas las conclusiones”. Turquía no ha revelado ninguna conclusión.

Mientras que los resultados franceses ponen en duda la posible exposición de Mohammed al fósforo blanco, el Dr. Abbas Mansouran, epidemiólogo iraní de origen sueco, afirma que no hay duda de que se utilizó en algunos pacientes con quemaduras que trató durante los primeros días de la incursión turca en un hospital de Hasake. Unas 30 víctimas, en su mayoría civiles, ingresaron en el principal hospital de Hasake con “quemaduras graves e inusuales y lesiones por humo en la cara, las orejas y otras zonas”. Estas tenían características “muy diferentes a las que yo esperaría que fueran causadas por cualquier otra cosa que no fueran armas químicas incendiarias como el fósforo blanco”, observó Mansouran en un informe. “Mis experiencias se remontan a la primera mitad de la guerra entre Irán e Irak (en la década de 1980), incluyendo el trabajo en la unidad de quemados”, dijo. Ambos bandos utilizaron armas químicas en los ocho años de guerra, incluidos el gas sarín y el gas mostaza.

Este hombre de 69 años, que viajó a Siria como voluntario y es director de investigación en el instituto sueco PEAS para enfermedades infecciosas, dijo a Al Monitor que había compartido el informe en una reunión el 21 de enero con Julie Tetard, funcionaria de asuntos políticos en la oficina de Ginebra del enviado especial de la ONU para Siria. “Nunca recibí respuesta de la ONU”, dijo a Al Monitor.

La ONU también había rechazado los llamamientos de Heyva Sor (la Media Luna Roja kurda) para que investigara si las fuerzas turcas habían utilizado agentes químicos contra varios civiles y combatientes kurdos sirios, que fueron trasladados al Kurdistán iraquí para recibir tratamiento. El líder de Heyva Sor, el Dr. Şervan Bery, dijo a Al Monitor que la ONU había dicho que la petición sólo podía venir de un gobierno, no de una organización no gubernamental. Bery dijo que aun así habían tomado muestras de pelo, sangre y orina de unas 10 víctimas, todas ellas combatientes, y que estaban siendo almacenadas en Sulaimaniyah, en el Kurdistán iraquí. “No podemos confirmar que se utilizara fósforo blanco”, dijo, porque las instalaciones médicas locales carecían de medios para hacerlo. Bery añadió que su organización había compartido sus propias conclusiones con los gobiernos sueco, italiano y alemán.

Un diplomático occidental familiarizado con las deliberaciones de la ONU dijo: “Las oficinas de los enviados especiales de la ONU no participan en nada relacionado con la rendición de cuentas. No dirán la palabra ‘crimen de guerra’ aunque ocurra delante de ellos. Es demasiado sensible”.

Sin embargo, las acusaciones de que los civiles habían estado expuestos al fósforo blanco fueron respaldadas, al menos en un caso, por Wessling AG, un laboratorio con sede en Lyss (Suiza). En un informe del 4 de diciembre visto por Al Monitor, Wessling dijo del tejido de la piel de una de las víctimas “que el tipo de herida (quemaduras químicas) en combinación con la cantidad significativamente alta de fósforo encontrada en la muestra demuestra que se han utilizado reactivos de fósforo (municiones de fósforo blanco)”.

Mansouran trató al paciente cuya muestra fue enviada a Wessling. El médico dijo que el paciente era un civil de Serêkaniyê. El hombre fue alcanzado por un dron turco no tripulado mientras viajaba en moto de camino a su pueblo el 17 de octubre. “Era muy fuerte, sobrevivió”, dijo Mansouran.

Los aliados de Turquía en la OTAN suelen ser reacios a reprender a Ankara por los abusos contra los derechos, salvo para presionarla a fin de que haga concesiones en asuntos que les benefician estratégicamente.

En una audiencia celebrada el 23 de octubre en medio de peticiones de un embargo de armas a Turquía, el enviado del Departamento de Estado para Siria, Jim Jeffrey, dijo a la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes que había “un informe” sobre el uso de fósforo blanco, y que “lo estamos investigando”.

Jeffrey dijo al representante estadounidense Chris Smith, republicano de Nueva Jersey, que “el fósforo blanco es complicado porque, como ha indicado, tiene usos militares. Casi hay que determinar no lo que ocurrió, sino cuál fue la intención”.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) dijo a Al Monitor en un correo electrónico: “Cuando el fósforo blanco se utiliza como humo, iluminación o como arma incendiaria, su uso no entra en el ámbito de la Convención sobre Armas Químicas ni de la OPAQ. En estos casos, los efectos previstos se deben a las propiedades térmicas del fósforo blanco, más que a sus propiedades tóxicas (químicas)”.

La organización señaló, sin embargo, que su uso como arma incendiaria contra la población civil está prohibido por una convención de la ONU de 1980. Añadió que las informaciones aparecidas en los medios de comunicación de que la organización había investigado el supuesto uso de armas químicas por parte de Turquía durante su ofensiva Primavera de Paz “son incorrectas”.

En respuesta a la solicitud de comentarios de Al Monitor, un portavoz del Departamento de Estado dijo: “El gobierno turco ha reconocido los casos que hemos señalado, proporcionando antecedentes y, en algunos casos, dirigiéndonos al Gobierno Provisional Sirio como autoridad responsable. Tenemos conocimiento de un individuo perteneciente a Ahrar al-Sharqiya que ha sido procesado hasta la fecha por matar a civiles desarmados durante la Operación Primavera de Paz, pero no tenemos suficientes detalles del proceso judicial, ya que no se ha hecho público. Hemos solicitado y esperamos un firme compromiso de Turquía para que siga esforzándose por cumplir sus obligaciones en virtud del derecho de los conflictos armados y mitigar los daños a los civiles, y para que promueva la rendición de cuentas por las violaciones o los abusos”.

El portavoz prosiguió: “El Departamento de Estado sigue planteando la cuestión de las presuntas violaciones o abusos de los derechos humanos y de las violaciones del derecho internacional humanitario con funcionarios de alto nivel del Gobierno de Turquía, incluso en fecha tan reciente como marzo, tras la publicación del informe más reciente de la Comisión de Investigación de la ONU sobre Siria. Hemos reiterado nuestra expectativa de que Turquía investigue las presuntas violaciones y abusos y promueva la rendición de cuentas cuando corresponda”.

Sobre el fósforo blanco, el portavoz añadió: “El Departamento de Estado ha planteado esta cuestión a niveles muy altos con las autoridades turcas. Éstas mantienen que cualquier uso de fósforo blanco habría sido para enmascarar a las fuerzas amigas mediante una cortina de humo. No tenemos ninguna información independiente relacionada con el uso de fósforo blanco por parte de las fuerzas turcas como arma química”.

Ocho días después de lanzar la incursión, Turquía, miembro de la OPAQ, donó unos 33.000 dólares a la organización para la construcción de un nuevo centro de tecnología química. La nueva instalación “es necesaria para satisfacer las demandas de los Estados de la OPAQ de mejorar las herramientas de verificación, las capacidades de detección y las medidas de respuesta, así como el aumento de las actividades de creación de capacidad”, dijo la organización en un comunicado de prensa.

De vuelta a Hasake, Mohammed y su familia tienen por fin buenas noticias. Un grupo de voluntarios locales ha reunido suficiente dinero para alojar a la familia en una vivienda con aire acondicionado, y ahora el gobierno local ha accedido a sufragar el tratamiento de Mohammed y los futuros gastos de alojamiento. Berivan Xalidi, un alto funcionario kurdo sirio, dijo a Al Monitor: “Hemos dado instrucciones a nuestras instituciones pertinentes para que proporcionen lo que Mohammed necesita, en términos de control de su salud, e incluso para que aseguren oportunidades de trabajo para sus familiares”.

Pero lo que Mohammed quiere por encima de todo es volver a Serêkaniyê. “Siempre sueño con volver a la escuela. Era el mejor de mi clase. Quiero ser cirujano”.

Mohammed es consciente de que es poco probable que esos sueños se materialicen pronto. “No creo que Turquía deje de atacar. Siempre habrá víctimas”, dijo.

FUENTE: Amberin Zaman / Al Monitor / Fecha de publicación original: 29 mayo 2020 / Traducción: Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *