El camino de Jiyan

Si hay un camino, hay que tomarlo, superando los límites de la vacilación hasta el final. No se puede entrar en la ruta si no se es capaz de llamar a la puerta del valor. Si hay un camino, hay que recorrerlo, es decir, no hay que tener miedo de cruzarlo. El pasajero no debe detenerse si ha llegado el momento. Es el verdadero camino que profundiza las búsquedas y conecta las historias…

Muchas historias de luchadores por la liberación se encuentran en el camino de la verdad. Pueden proceder de lugares y culturas muy diferentes, pero comparten un viaje común. Pueden tener antepasados de la misma familia, y nunca se han encontrado. Sin embargo, se convirtieron en viajeros en el mismo viaje que las historias narradas.

La historia de la guerrillera Jiyan es una de ellas.

Jiyan creció en Nusaybin, Mardin (Bakur, Kurdistán turco), donde nació. Jiyan es exactamente igual que donde nació, creciendo en un bastión de la resistencia como Nusaybin. ¿No es cierto que la humanidad se parece a su propia tierra? Las características de Jiyan también están influenciadas por el entorno en el que creció. Una mujer, por otra parte, se parece aún más a su propio país. Las mujeres tienen un mayor apego a su país. A Jiyan le ocurre lo mismo.

ANF Images

Jiyan, de Nusaybin, cautivó a todo el mundo en el barrio donde creció, con sus cualidades de personalidad. Era conocida por su respeto a la sociedad. Era una mujer sensible con un fuerte sentido de la responsabilidad. Jiyan era adorada por todos, desde los niños hasta los ancianos. Las cualidades humanas que atraían a la gente eran visibles en ella. Estaba furiosa por los ataques del enemigo contra el Kurdistán de entonces. Como resultado de su amor y responsabilidad por su país y su pueblo, se embarcó en búsquedas. Los ataques del Estado turco provocaron en ella largas búsquedas. Optó por el único camino que le permitía alcanzar la emancipación.

Llegó la hora de Jiyan, y partió. Sin ninguna espera, sin ninguna tensión… Tal vez ella reconoció que el miedo mataría el coraje. Tal vez fue consciente de no hacer esperar el camino. Por eso, a finales de 1991, decidió unirse al PKK y a la resistencia. Recorrió los caminos de las nobles montañas. Tuvo un éxito temprano al participar en operaciones guerrillas en lugares como Mardin y Botan.

1997 es el año…

El mayor deseo de Jiyan, en este momento, era conocer al Líder Apo (Abdullah Öcalan) y respirar el mismo aire que él. Siempre esperaba el día en que pudiera alcanzar su objetivo. Se puso en marcha con una alegría inocente. Sin embargo, fue asesinada en una emboscada tendida por el ejército turco invasor.

Los ojos de Jiyan se fijaron en el infinito mientras sonreía. Envió al universo su eterna sonrisa. Y fue desde allí que pudo llegar al Sol. Tal vez vio el sol que había imaginado en ese preciso momento. Por eso, tenía una expresión de felicidad en su rostro.

Sí, su sueño se quedó a medias… Sin embargo, sus compañeros estaban en la misma ruta que ella para lograr su ambición. Muchos cumplieron el sueño de Jiyan. Se iluminaron al ver el sol.

Pasaron los años… Su hermana, que nunca había visto a la guerrillera Jiyan, creció escuchando las historias de su hermana a través de su madre y su vecindario. Jiyan, su hermana mayor, era ahora una heroína de cuento para ella. No le preguntaría qué se siente al vivir con alguien sin verlo, al compartir las mismas emociones que ella. Porque éste es el sentimiento más común entre el pueblo kurdo. Miles de luchadores por la libertad siguieron la ruta del Líder Apo sin verlo nunca… Tal vez no sea tan común en otros lugares.

La madre de Jiyan admira a su hija y la ve como la encarnación de toda la guerrilla en su corazón. Ella guardó todas las pertenencias de Jiyan en su propio acervo. Todas las cosas que no soportaba mirar: su ropa, su hebilla, todo lo que dejaba atrás… Amplió su anhelo por miles de luchadoras como su hija.

En el Kurdistán no se da un nombre a menos que pertenezca a un mártir. Porque el martirio es su grado más valorado. Se cree que la magia se romperá si se hace de otra manera. Durante un tiempo, su madre permaneció ajena al martirio de Jiyan. Hasta entonces, se oponía a poner nombre a los niños recién nacidos de la familia. Debió de cambiar de opinión cuando su primera nieta se llamó Jiyan, en 1997. Todo el mundo estaba asombrado. ¿Por qué su madre aceptó ahora ponerle a su nieta el nombre de su hija? Porque cuando la escucharan, entenderían lo que su madre sufrió y el martirio de Jiyan, al mismo tiempo.

El mismo camino, un sólo corazón

Es el año 2006…

La hermana de la mártir Jiyan, a la que nunca había conocido, creció y siguió los pasos de su hermana mayor. Con el valor de estar en el camino, asumió todos los riesgos. Pero seguía sin conocer el martirio de su hermana. Compartía la emoción de participar en la misma lucha con cada uno de sus compañeros, porque respiraba el mismo aire que ellos.

ANF Images

Por el momento, su nombre seguía siendo Pelşin. Aspiraba a encontrarse un día con su hermana en un paseo o en la ladera de una colina. “Mira, he tomado el mismo camino y he llegado a ser tu camarada”, le diría a su hermana. La abrazaría, la admiraría y la dejaría hablar todo lo que quisiera. Quién lo diría…

Pelşin solía ser la última que quedaba al final de cada ceremonia de despedida o reunión en las Montañas de la Libertad. Debió de despertar el interés de sus compañeras, pues un día le preguntaron: “¿Por qué siempre esperas hasta el final de la ceremonia?”.

Pelsin respondió: “Por si acaso, heval (camarada) Jiyan se encuentra entre las compañeras que vuelven algún día. Por si acaso nos encontramos cuando esté allí, al final de la ceremonia y la abrace”. Sus palabras salieron de su corazón.  La pena y la alegría se unían ahora.

Estas palabras causaron una gran impresión en sus compañeras. Sus compañeras estuvieron de acuerdo en que había que decirle que su hermana había sido martirizada.

Pelşin no podría ver a su hermana, una camarada que le fascinaba mucho, pero estaría pendiente de todos sus movimientos. Caminaría por los senderos que ella había tomado, tratando de sentirla. Olería las margaritas que florecían junto al camino y enviaría saludos con mariposas voladoras. Cuando caminaba por las montañas, incluso saludaba a la piedra y a la tierra. Porque los recuerdos de los camaradas de Jiyan estaban incrustados en cada parte del territorio. Al igual que sus otros camaradas, ella no cruzaría estos caminos sin hacerlo.

Con el paso del tiempo, sus camaradas de lucha aconsejaron a Pelşin que tomara el nombre de su hermana, pero Pelşin lo rechazó. “¿Y si no soy digna de ella?”, se preocupaba. La imagen de Jiyan apareció en sus ojos mientras volaba en profundos pensamientos. Ser Jiyan y mantenerla viva en estas montañas… ¿No sería mejor seguir con su nombre en su mente? Pelşin se sumergió en las maravillas de la vida, conectando con la vida de la montaña un poco más cada día. De ese modo, comprendió mejor por qué su hermana había tomado esa decisión. Comprendió que luchar por la libertad hace que la gente se sienta más noble. Y comprendió que el verdadero sentido de la vida es seguir el camino del líder Apo. Como resultado, tomó el nombre de su hermana y se puso en marcha de nuevo. Siguió caminando tras Jiyan.

Eligiendo un camino digno del significado de la vida… Tomando el camino por el bien de la recreación de la vida… O estar en el camino de la verdadera vida.

El número de individuos que toman el camino crece. Aquellos que comparten el sueño de Jiyan, crecen en fuerza. Hacen un juramento. La carga del camino se alivia con la posibilidad de ver al Líder Apo. El camino debe ser tomado. Cuando llega el momento, uno no debe detenerse. De lo contrario, la mediocridad equivale a la muerte. Si hay un camino que tomar, uno debe tomarlo, con valor y amor…

FUENTE: Jiyan Tekosin / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.