El caso Kobane: un juicio-espectáculo turco

108 miembros destacados del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), el tercer partido más grande en el Parlamento turco, se enfrentarán a un juicio-espectáculo el 26 de abril, por el cual podrían ser encarcelados de por vida.

Hace seis años y medio, el mundo vio con horror cómo ISIS arrasaba Siria y parecía a punto de devorar la ciudad kurda de Kobane.

En este momento, se estaban llevando a cabo manifestaciones en todas partes pidiendo el apoyo a los defensores de la ciudad sitiada. En Turquía, hubo más frustración e ira. En primer lugar, los kurdos en Turquía se identificaron con sus hermanos y hermanas en Siria, donde las banderas negras de ISIS se podían ver desde el otro lado de la frontera. En segundo lugar, a pesar de su oposición declarada a ISIS, la única intervención del gobierno turco fue evitar que los voluntarios cruzaran a Siria para ayudar en la defensa de Kobane.

Los 108 miembros que integraban el Comité Ejecutivo Central del HDP llamaron a la gente, vía Twitter, a salir a las calles. Los manifestantes fueron atacados por miembros de las fuerzas de seguridad, por islamistas de extrema derecha y nacionalistas turcos. En la violencia que siguió, alrededor de 50 personas perdieron la vida, la gran mayoría de ellos manifestantes que apoyaban a Kobane.

El HDP ha hecho reiterados llamamientos para que se lleve a cabo una investigación completa sobre esa violencia, pero todos han sido rechazados. Ahora, seis años y medio después, un caso judicial político enfrenta tanto la lógica como la humanidad, al acusar a los miembros del HDP, a la luz de esos tuits, de “homicidio” de los manifestantes asesinados, y de alterar la unidad e integridad del Estado.

Selahattin Demirtaș, ex copresidente del HDP, fue detenido como parte de este caso, que quedó bajo el escrutinio del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). El tribunal pidió su liberación inmediata en diciembre del año pasado, argumentando que el caso no tenía fundamento y que la detención era puramente política. En cambio, el Estado turco extendió el caso para abarcar a los 108 miembros del Comité Ejecutivo del HDP. Como si eso no fuera suficiente, están intentando utilizar esto como base para cerrar el HDP por completo.

Fondo

Este caso es parte de un ataque cada vez más intenso contra el HDP, al que se busca eliminar de la política turca. En los últimos seis años, alrededor de 6.000 miembros del partido han sido encarcelados, incluidos diputados y alcaldes electos y ex copresidentes del partido, y la policía ha detenido a muchos miles más. Si se aprueba la prohibición, este será el sexto partido político pro-kurdo que será prohibido en Turquía.

Turquía nunca ha reconocido los derechos de las minorías kurdas. Un siglo de asimilación forzada ha visto masacres y desapariciones, y el desplazamiento de millones de kurdos, así como el desarrollo de una guerra civil con el PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán), que no veía ninguna esperanza de que se reconocieran los derechos de los kurdos por medios parlamentarios.

Pero los kurdos se han negado a darse por vencidos en la ruta parlamentaria, y en 2014 las relaciones parecían ir en una dirección positiva, con conversaciones de paz entre el gobierno y el líder encarcelado del PKK, Abdullah Öcalan, diálogo que el HDP estaba ayudando a facilitar.

Al mismo tiempo, el gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Recep Tayyip Erdogan quería evitar el surgimiento de una administración autónoma en las áreas predominantemente kurdas del norte de Siria. Se negó a distinguir entre las fuerzas kurdas sirias (las Unidades de Protección Popular, YPG y YPJ) que estaban liberando su patria, primero de la opresión baazista y luego de ISIS, y el PKK, que Turquía clasifica como terrorista.

A finales de febrero de 2015, las negociaciones con Öcalan parecían estar llegando a un acuerdo inicial, y los negociadores del HDP y el viceprimer ministro turco presentaron conjuntamente el “Consenso de Dolmabaçe”.

Pero Erdogan no estaba dispuesto a aceptar el creciente papel kurdo, ni en la forma de un enclave kurdo autónomo en el flanco sur de Turquía ni en el creciente apoyo al HDP, que había sido alentado por el proceso de paz. Rápidamente, se retiró y declaró que un acuerdo estaba “fuera de discusión”.

El acoso y la opresión del HDP crecieron, y esto se incrementó aún más después de que el HDP ganó el 13 por ciento de los votos en las elecciones generales de junio de 2015, cruzando cómodamente el umbral del 10 por ciento necesario para la representación y asegurando que el AKP perdiera su mayoría. La situación empeoró aún más con la represión general de todas las formas de oposición que siguió al fallido golpe de Estado de 2016.

La intensidad actual del ataque al HDP parece ser una respuesta a la dependencia del gobierno del AKP de sus socios ultranacionalistas del Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), combinada con los temores del AKP de que, sin eliminar a la oposición del HDP, perderá el poder en las próximas elecciones.

Cuando se trata de retener el poder, Erdogan ve al sistema judicial como un aliado vital. Los casos legales contra el HDP y sus miembros se basan en la negativa del gobierno a distinguir entre el partido político legalmente constituido y el PKK, y en su definición enormemente elástica de terrorismo. Los casos han sido posibles gracias a la eliminación de la separación entre el gobierno y el Poder Judicial.

¿Qué pasó en 2014?

En el otoño de 2014, un ISIS aún invicto asediaba la ciudad kurda de Kobane, en el norte de Siria, justo al otro lado de la frontera turca. Aunque Turquía había actuado como el principal conducto para que los yihadistas internacionales ingresaran a Siria, el gobierno turco se negaba a permitir que nadie cruzara la frontera para unirse a la defensa de Kobane.

Ankara afirmó estar luchando contra ISIS y había prometido hacer lo necesario para ayudar a Kobane, pero las tropas turcas en la frontera no estaban haciendo nada para detener los ataques a la ciudad y, en cambio, se centraron en evitar que los kurdos acudieran a su rescate.

Hasta ese momento, debido a la delicadeza de las negociaciones de paz, el HDP se había abstenido de criticar al gobierno, pero la urgencia de la situación exigía acciones. Se estaban haciendo llamadas en todo el mundo para que los kurdos y otros salieran a las calles.

En la noche del 6 de octubre, la Junta Ejecutiva Central del HDP publicó un llamado, en Twitter, para que la gente se uniera a las protestas callejeras contra ISIS y contra el embargo (sobre Rojava) del gobierno del AKP. La ira contra el gobierno aumentó aún más al día siguiente, cuando Erdogan pronunció un discurso en el que anunció que “Kobane está a punto de caer”. En lugar de brindar la ayuda prometida, pareció complacido de anunciar esta inminente derrota.

Las manifestaciones fueron recibidas por la policía con balas de goma, gases lacrimógenos, cañones de agua y munición real. También en las calles, había manifestantes que no deseaban ver a los kurdos sirios derrotar a ISIS, incluidos miembros de la organización islamista de extrema derecha Hüda Par, y nacionalistas turcos.

La primera muerte ocurrió en el distrito de Varto, donde la policía disparó contra los manifestantes y asesinó a un joven miembro del HDP. Más manifestantes murieron en Batman, cuando personas que no han sido identificadas les dispararon. Se extienden las tensiones, la violencia y la destrucción. Las cifras oficiales reconocen 37 muertos, pero el número real de personas asesinadas probablemente fue de unas 50, la mayoría de ellos manifestantes a favor de Kobane.

En declaraciones hechas el 7 y 9 de octubre, Demirtaș enfatizó la oposición del HDP al uso de la violencia, señalando que están dispuestos a trabajar con el gobierno si el Ejecutivo identifica a los agitadores detrás de la violencia.

Pero no se hizo nada en respuesta a esto; y el ministro del Interior, Efkan Ala, le dijo al diputado del HDP, Sirri Süreyya Önder, durante las protestas, que “no podía controlar a los elementos rebeldes dentro de la policía”. Desde entonces, el HDP ha realizado al menos 10 solicitudes para una investigación completa sobre la violencia, pero nada se ha llevado a cabo.

El surgimiento y crecimiento del Caso Kobane

Nueve parlamentarios del HDP, incluidos los copresidentes del partido, Demirtaș y Figen Yüksekdağ, fueron arrestados el 4 de noviembre de 2016 y puestos en prisión preventiva.

Los tuits del HDP, del 6 de octubre de 2014, se citaron como evidencia de incitación pública a cometer un delito, y el hecho de que el PKK hiciera una llamada similar, se utilizó para dar a entender que eran la misma organización.

Los casos políticos de Turquía pueden volverse muy complicados, con personas sujetas a una gran cantidad de cargos diferentes pero similares, y también cargos menores que pueden mantenerlos en el sistema penitenciario.

El otoño pasado, muchos más miembros del HDP fueron acusados ​​en relación con las protestas de Kobane de 2014, y ahora el caso se ha ampliado para incluir a las 108 personas que estuvieron presentes en la reunión del Consejo Ejecutivo Central del HDP que acordó los tuits.

El Tribunal Penal de Ankara aceptó una acusación formal el 7 de enero, que se había presentado el 30 de diciembre, pidiendo que los 108 acusados ​​fueran condenados a cadena perpetua sin libertad condicional. Los cargos incluyen 37 casos de homicidio y alteración de la unidad e integridad territorial del Estado.

Este caso, que tendrá su primera audiencia el 26 de abril, también se cita como justificación para el cierre del HDP. El Fiscal General de la Corte de Casación presentó una acusación al Tribunal Constitucional, el 17 de marzo, pidiendo el cierre del partido y la prohibición de la actividad política a 687 miembros del HDP durante cinco años. Esta fue una respuesta a las reiteradas y virulentas demandas del líder del MHP, Devlet Bahçeli.

La acusación se formuló tan mal, un reflejo de sus orígenes políticos más que legales, que incluso incluyó a personas que ya no están vivas. Actualmente, ha sido enviado de vuelta para su nueva redacción, con la crítica de que, tal como está, no logra justificar un vínculo causal entre las acciones del HDP y de qué se les acusa. Si el caso Kobane falla contra del HDP, se utilizará como prueba de ese vínculo.

Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos

Demirtaș ha apelado su detención ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo, y el caso fue visto por la Gran Sala, el 22 de diciembre. La sentencia se puede ver en línea y proporciona un resumen claro de los hechos.

Una consideración vital para el tribunal fue si, en el momento de su detención preventiva, existían “hechos o información que pudieran satisfacer a un observador objetivo de que había cometido los presuntos delitos”.

Al concluir que no hubo -y que Demirtaș debería ser liberada de inmediato-, los jueces dejaron claro que los tuits “no pueden interpretarse como un llamado a la violencia”, y que “los actos de violencia que tuvieron lugar entre el 6 y el 8 de octubre de 2014 por lamentables que fueran, no pueden verse como una consecuencia directa de los tweets en cuestión”. (Párrafo 327).

El tribunal también determinó que otras pruebas contra Demirtaș, a partir de discursos políticos y participación en “reuniones legítimas”, tampoco proporcionaban un vínculo claro con los delitos por los que fue detenido. Concluyeron: “Los cargos contra el demandante no solo se basaron esencialmente en hechos que no podían considerarse razonablemente como conducta delictiva en el derecho interno, sino que se relacionaron principalmente con el ejercicio por él de sus derechos bajo la Convención”. (Párrafo 339).

El tribunal concluyó además que el caso no solo carecía de fundamento, sino que tenía motivaciones políticas: “El tribunal determina que se ha establecido más allá de toda duda razonable que la detención del demandante, especialmente durante dos campañas cruciales relacionadas con el referéndum y la elección presidencial, persiguió el propósito ulterior de sofocar el pluralismo y limitar la libertad de debate político, que es el núcleo mismo del concepto de sociedad democrática”. (Párrafo 437).

La expansión del caso Kobane por parte de Turquía, solo ocho días después de este fallo, es otro ejemplo de su desprecio por las leyes internacionales a las que se han adherido. Las conclusiones de la Corte Europea pueden y deben extrapolarse a todo el caso Kobane.

¿Y qué hay de Kobane?

Kobane ha sido reconstruido y disfruta de su libertad como parte de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES). Pero, en caso de que alguien tuviera alguna duda sobre las actitudes de Erdogan hacia la libertad kurda y el islamismo de extrema derecha, no ha ocultado el deseo de Turquía de invadir y ocupar la ciudad, utilizando a mercenarios yihadistas que ya han traído un régimen de brutalidad en las áreas ocupadas por los turcos en Afrin, Serêkaniyê y Girê Spî.

Lo único que los detiene es el alto el fuego supervisado por Rusia, que solo actuará como disuasivo mientras sirva a sus intereses. La vida de los residentes que aún permanecen en las tierras ocupadas por Turquía se ha comparado con la de ISIS, lo cual no es sorprendente, ya que las milicias que los controlan incluyen a muchos ex combatientes de ISIS.

FUENTE: Sarah Glynn / Green Left / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *