El colapso de Erdogan en Diyarbakir

Todos los planes fueron elaborados con el objetivo de hacer ineficaces a los kurdos, romper su voluntad, ponerlos bajo control y subyugarlos. Hubo un objetivo común en los movimientos de alto el fuego, que comenzaron en 1993, en Oslo, y en las negociaciones de İmralı, la declaración de Dolmabahçe, la violencia en las ciudades kurdas, el golpe de los fideicomisarios (interventores) contra alcaldes electos, el encarcelamiento de miembros del Parlamento y políticos, las intervenciones militares en Afrin, Serêkaniyê, Gire Spî (en Rojava) y en el Kurdistán del Sur (Bashur, norte de Irak): obligar a los kurdos a someterse.

Es cierto que los kurdos han pagado un precio muy alto. Se les han despojado de muchos derechos ganados previamente en la lucha legal. Muchas mujeres, tanto jóvenes como mayores, civiles y combatientes, han perdido la vida. Las familias se han arruinado. Se han saqueado ciudades, tierras, restos históricos, la flora, los árboles.

Podemos criticar los errores del movimiento por la libertad en las esferas militar y política en términos de métodos y tácticas, si entramos en detalles; pero estratégicamente el único motivo del movimiento ha sido la autodefensa. La búsqueda de Abdullah Öcalan de una solución pacífica desde 1993 y su transformación a una visión estratégica, demuestra claramente el estado de ánimo, el enfoque y la estrategia del movimiento actual. Si el aparato de guerra sigue funcionando, esto no tiene nada que ver con la autodefensa.

Y esta defensa, a pesar del alto precio pagado, contrarrestó con éxito el plan en curso para obligar a los kurdos a someterse. Hoy, los cuerpos legales y democráticos de los kurdos todavía están intactos y tienen una importancia clave en la estructura política de Turquía. A pesar de la amenaza de disolución de partidos, las políticas de arresto de funcionarios electos, el apoderamiento y obstrucción de los gobiernos locales, ni el movimiento por la libertad ni el pueblo han cedido.

A pesar del engaño, los trucos, las enormes ofensivas militares llevadas a cabo con el apoyo tanto de la OTAN como de Rusia, la ocupación de ciudades y tierras, el sistema en el norte y este de Siria (Rojava) es capaz de defender y desarrollar sus mecanismos económicos, políticos y militares. También es capaz de consolidar aún más su reconocimiento en el ámbito local e internacional.

Recientemente, el intento de ocupar el sur de Kurdistán y destruir la organización (PKK), a la par con las conversaciones del ministro de Defensa turco Hulusi Akar con el gobierno regional, el gobierno iraquí, Inglaterra, Alemania y la OTAN, ha sido bloqueado a pesar del apoyo de todas las partes antes mencionadas. Es posible que sucedieran ocupaciones en determinadas ubicaciones del sur de Kurdistán. F-16, helicópteros, drones armados y desarmados, armas químicas, perros entrenados, guardias de aldea, bandas que se han utilizado ampliamente: pero la resistencia, la firme voluntad, la infraestructura y la capacidad del PKK siguen intactas. Esto es bien conocido por el propio Hulusi Akar, que lo ha admitido.

Después de haber agotado todos los medios políticos, legales y militares, los gobernantes turcos han recurrido al último recurso: hacer que los kurdos se maten entre sí.

Sin embargo, también se han enfrentado a una resistencia civil, social y política inesperada en este camino, por eso se han encontrado en otro callejón sin salida. A pesar de la injerencia de Alemania contra los representantes de la resistencia civil, su abierto apoyo a Turquía, las operaciones contra la resistencia civil en el Kurdistán del Sur, la gente de esa región, los artistas, las ONG, la mayoría de los partidos políticos no permitieron un enfrentamiento entre los kurdos. Estos movimientos planeados han sido bloqueados.

La visita de Recep Tayyip Erdoğan a Diyarbakır (Amed) días atrás, es un reflejo de su desesperación y predicamento. Esto no debe reducirse a una política electoral, a meras tácticas gubernamentales. Tampoco debe identificarse la implementación de una política estatal a largo plazo con un solo partido político.

En este contexto, es de vital importancia reconocer, una vez más, el valor de la resistencia. Por lo tanto, las políticas deben reformarse en preparación para nuevos movimientos.

FUENTE: Ehmed Pelda / Yeni Yaşam / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *