El Estado turco construye casas para mercenarios en Afrin

El Estado turco sigue cambiando la estructura demográfica de Afrin, en Rojava (Kurdistán sirio), desde que los grupos terroristas apoyados por Ankara invadieran la región en 2018.

Bajo el liderazgo de organizaciones como Ereb Filistin 48, El Eyş Bikerama y Eyadî Beyda, se están construyendo casas en los pueblos de Elkê y Kefer Rumê, en la región de Shera.

Las casas se construyen para los mercenarios y sus familias con el apoyo financiero de asociaciones y ONG de Qatar y Kuwait.

En el pueblo de Qibarê se llevaron a cabo obras de construcción similares y se instalaron familias traídas de Ghouta Oriental.

El número de pueblos ocupados por grupos mercenarios en Afrin supera ya los 18.

La ocupación ilegal de Turquía en Afrin provocó el desplazamiento forzado de 300.000 habitantes, además de que los terroristas aplican un plan de saqueos y secuestros sistemáticos. También se presentaron denuncias a organismos como la ONU por el asesinato de pobladores y un sinfín de violaciones sexuales contra las mujeres de la zona.

La semana pasada, el fiscal del Tribunal de Justicia Social de Til Temir, Zahid Simela, denunció que “el Estado turco quiere cambiar la estructura demográfica, especialmente en Afrin. Quiere destruir todo lo kurdo. Por eso trae turbas y mercenarios y los coloca aquí. Intenta desplazar a todos los kurdos de sus tierras. El Estado turco comete un crimen, según el artículo 49 del Acuerdo de Ginebra. Es un crimen contra la humanidad”.

Simela advirtió que en la región ocupada “se están construyendo casas para las familias de los mercenarios, con el apoyo de Kuwait y Qatar. El Estado turco ha sacado, hasta ahora, a 300.000 personas de Afrin y ha llevado a 400.000 personas a Afrin. La migración forzada es un crimen, según la comunidad internacional. La comunidad internacional es cómplice de estos crímenes porque permanece en silencio. Por eso, todo el mundo debe actuar rápidamente para detener estos crímenes”.

Pese a la ocupación turca, la resistencia en Afrin continúa, encabezada por las Fuerzas de Liberación de Afrin (HRE, por sus siglas originales). En un balance difundido el 5 de julio, las HRE recopilaron las acciones realizadas en los primeros seis meses de 2021.

En un comunicado, las HRE señalaron que “después de ocupar Afrin, el Estado turco invasor llevó a cabo todo tipo de prácticas bárbaras contra nuestro pueblo. Implementa todo tipo de políticas sucias dirigidas a cambiar la estructura demográfica y la naturaleza de Afrin. Las acciones y la resistencia de nuestras fuerzas continúan enérgicamente contra los crímenes bárbaros cometidos por el Estado invasor turco”.

En total, las HRE efectuaron 67 acciones, en las que abatieron a un comandante y 31 soldados de las fuerzas ocupantes. También fueron ultimados dos miembros de la inteligencia turca (MIT) y un integrante del ejército de Turquía.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *