El femicidio de Jina Mahsa Amini por la policía de la moral de Irán

El patriarcado iraní en su más cruda expresión volvió a cobrarse una víctima. Jina Mahsa Amini era una joven kurda de 22 años que fue asesinada a golpes el pasado martes, luego de ser detenida cuando estaba con su hermano a la salida de una estación del metro por la llamada “Policía Moral”, bajo el pretexto que no llevaba puesto su hiyab (velo) correctamente. Amini estaba de visita familiar en la capital iraní, Teherán. Luego de su detención fue trasladada a un comisaría para tener “una clase de educación y orientación” junto a otras mujeres y después de tres días de agonizar, falleció producto de la golpiza.

Hay testigos presenciales del hecho que aseguraron que Amini fue golpeada dentro de una camioneta de la policía durante su detención. Su hermano permaneció dos horas en la puerta de la comisaría hasta que se enteró que había sido trasladada en ambulancia a un hospital. Mientras estuvo allí, escuchó gritos y otras personas que salieron del lugar aseguraron que habían matado a alguien. La versión de la fuerza sostiene que falleció de una paro cardíaco, sin embargo, la familia de Amini aseguró que nunca tuvo problemas cardíacos y que su cuerpo presentaba golpes, unas horas después del arresto fue trasladada a un hospital donde permaneció en estado de coma hasta el viernes que falleció.

Durante el fin de semana, cientos de personas acudieron a su entierro al grito de “muerte al dictador”, refiriéndose al líder actual de la Revolución Islámica en Irán. Las protestas y manifestaciones contra Alí Jamenei y en reclamo de justicia por Amini comenzaron a replicarse en Teherán y otras ciudades del país donde manifestantes destruyeron pancartas con el rostro del líder del régimen iraní.

La organización kurda de derechos humanos Hengaw informó que durante la represión de las manifestaciones, que comenzaron el sábado, al menos 75 personas resultaron heridas, algunas de ellas de gravedad y cuatro manifestantes fueron asesinados. También hubo detenides. Pero lo que cobró mayor protagonismo fue la furia y el dolor de miles de mujeres que comenzaron a expresarse en las calles y en las redes sociales cortando su cabello y quemando la hijab en protesta por el asesinato de la joven. Están revelándose contra la dictadura patriarcal que las reduce a ciudadanas sin derechos. En Saghez, ciudad de Kurdistán, miles de mujeres protestaron quitándose el velo mientras gritaban “muerte al dictador”.

En un comunicado de la Comunidad de Mujeres del Kurdistán (KJK) aseguran que el asesinato de Amini no es un caso aislado, sino que es parte de una masacre sistemática de mujeres que se da en el país: “Las políticas de los Estados fascistas misóginos, que tienen su caldo de cultivo en el sexismo, el fanatismo religioso, el sectarismo, el nacionalismo y la dominación en todas sus formas, continúan masacrando a las mujeres y sometiéndolas al disciplinamiento a través de la explotación y la expulsión de sus hogares, negándoles el acceso a trabajos y condiciones de vida dignas. Las mujeres son asesinadas sistemáticamente en el sistema de dominación masculina en todo el mundo. Mientras este estado de guerra no declarado está ocurriendo en todo el mundo, las masacres de mujeres en nuestro territorio, Kurdistán, no se detienen. En las cuatro partes del Kurdistán, los Estados colonialistas quieren debilitar e intimidar a la sociedad con sus políticas feminicidas. En el norte de Kurdistán, la agresión sexual, la violación, el asesinato y la inducción violenta de mujeres a ser parte de las redes de narcotráfico y prostitución son parte de una estrategia más amplia llevada adelante por el Estado como una política de guerra especial”.

Melike Yasar, representante del Movimiento de Mujeres del Kurdistán en comunicación con Las12, asegura: “Jina Mahsa Amini fue torturada hasta la muerte por la policía moral iraní. Este hecho pone de manifiesto, una vez más, las políticas misóginas del Estado iraní. Aún hoy en pleno siglo XXI, en Irán se dan femicidios y matrimonios infantiles ante los ojos de todo el mundo. Esta es una expresión del patriarcado. Las mujeres siempre han resistido al patriarcado, y a las políticas que las ignoran y legitiman legalmente los feminicidios a través de la ley islámica. Esta lucha ahora continúa a través de Jina”.

Las patrullas de orientación de la Policía Moral son la fuerza encargada de hacer cumplir los estrictos códigos de vestimenta que deben llevar las mujeres en Irán. Esta policía actúa con violencia extrema, se difundieron videos donde se ve cómo las mujeres son golpeadas y arrastradas de los pelos por estos agentes y detenidas por la fuerza. Esto no es una novedad en el país islámico, ya que se han publicado informes que denuncian la violencia institucional y los distintos actos represivos que comete esta policía, que entre otras actuaciones, prohíbe el ingreso a oficinas gubernamentales y bancos a aquellas mujeres que consideran que no cumplen con el código de vestimenta islámico. En julio un policía detuvo a una mujer que fue golpeada y grabada por incumplir la norma sobre el hiyab, terminó hospitalizada con hemorragias internas y luego fue obligada a disculparse públicamente en la televisión estatal.

Estos tratos de violencia patriarcal extrema están siendo denunciados incluso por iraníes partidarios del gobierno, y cada vez es mayor el número de ciudadanes que expresan su repudio en las redes sociales con el hashtag #patrullasasesinas y hacen responsable al dictador Jamenei.

Desde el Movimiento de Mujeres del Kurdistán, Yasar asegura que la defensa personal debe volverse una práctica: “Como en cualquier otro lugar del mundo, las mujeres en Kurdistán Oriental e Irán luchan por una vida libre, igualitaria, justa y segura y contra el sistema de explotación patriarcal. Se están levantando en Irán y Kurdistán Oriental contra la dominación que el régimen quiere crear sobre los cuerpos de las mujeres a través de la violación, el acoso, el asesinato, la falta de respeto y la privación de derechos. La única forma de detener los asesinatos sistemáticos de mujeres es desarrollar la lucha común. Como mujeres, nuestro lema básico es fortalecer la lucha común en todas partes y hacer práctica nuestra autodefensa”.

FUENTE: Estefanía Santoro / Página12

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.