El militarismo, las exportaciones de armas y las medidas asimétricas conducen a la guerra

Los gobiernos que integran la OTAN deben preguntarse por qué han llevado tan lejos la confrontación con Rusia, entre otras cosas, con la expansión hacia el este de la alianza militar, la promoción de revoluciones de colores y el apoyo a las fuerzas de extrema derecha. También deben preguntarse por qué cada vez más actores en todo el mundo no se someten a sus políticas cada vez más autoritarias y arrogantes.

La paz en la región solo se puede lograr si los intereses de seguridad legítimos de Ucrania, Rusia y los estados de la Unión Europea (UE) se escuchan y se negocian. Una arquitectura de seguridad global conjunta con Rusia y China sería una salida, en lugar de un mayor agravamiento de la peligrosa situación a través de entregas de armas y políticas de confrontación, cargadas de estereotipos sobre los enemigos y un mayor armamento de la OTAN.

Las decisiones de la mayoría de los partidos del Bundestag alemán de complementar el presupuesto militar, con una subvención de 100 mil millones de euros (el doble del presupuesto militar anual), y de suministrar armamento a gran escala a Ucrania son desastrosas. Esto alimenta el conflicto y corre el riesgo de una gran guerra global, en el peor de los casos con una escalada nuclear. Como centro de envíos de armas, mi ciudad natal, Hamburgo, también podría convertirse rápidamente en un objetivo. El canciller alemán Olaf Scholz anunció en una declaración del gobierno que hay “un punto de inflexión en la historia del continente”. El presupuesto de defensa se incrementará a alrededor de 75 mil millones de euros a través de un fondo especial. Ahora se pondrán a disposición 100 mil millones de euros para la Bundeswehr, financiados con deuda. El producto económico nacional se incrementará hasta un 3% para armamentos y militares, dinero que, en cambio, podría usarse para educación, la seguridad social y la atención de la salud y la conversión de las fábricas de armas en compañías civiles. Alemania también está suministrando vehículos blindados, armas antitanque y misiles tierra-aire a Ucrania. La guerra es buena para los negocios y para las empresas de armas. Los precios de sus acciones están alcanzando nuevos máximos históricos.

Es importante entender que al gobierno de Estados Unidos no le ha interesado el hecho de que la UE y Rusia han estado coexistiendo pacíficamente durante décadas. En la actual crisis económica mundial, un camino posible para Estados Unidos es instigar una gran guerra para impulsar las exportaciones de armas y proporcionar el “ímpetu” para la purga de capital necesaria para superar la crisis. Esto es cínico. Los gobiernos de los estados centrales de la UE también parecen estar de acuerdo con este camino, aunque puede conducir a la autodestrucción. Se ha hecho evidente que Scholz y Macron, en lugar de Biden, han estado tratando de evitar que la situación se intensifique con el diálogo con el gobierno ruso, pero no lo suficientemente en serio.

La mayoría de la gente en Ucrania, Rusia y Europa, por otro lado, quiere la paz y no un baño de sangre. Sin embargo, la paz no se logrará si se intenta utilizar el anhelo de paz del pueblo para movilizar un apoyo incondicional al gobierno ucraniano y propagar atribuciones de culpa históricamente olvidadas. Tenemos que reconocer que los fascistas están involucrados en el gobierno ucraniano. El gobierno ucraniano no defiende la democracia; al contrario, ha violado sistemáticamente el Acuerdo Minsk 2 y el derecho internacional, oprimió a las minorías, integró regimientos fascistas, como Azov, en el ejército ucraniano, bombardeó continuamente áreas civiles en el Donbass y declaró héroe del pueblo al colaborador nazi Stepan Bandera. Tanto el último presidente Poroshenko como el actual Zelensky han llamado subhumanos o inferiores a la gente del Donbass, y ambos han seguido políticas en consecuencia. En lugar de habilitar un sistema federal para Ucrania, que incluya el Donbass, como se prevé en Minsk 2, han promulgado leyes que impiden un sistema federal y un proceso de paz, y han continuado los ataques. El resultado: más de 13.000 muertos en el Donbass desde 2014.

Nuestra solidaridad debe ser con todas las personas en Ucrania por igual, tanto en el oeste del país como con el Donbass. Todas las personas del mundo tienen derecho a la paz.

Aquí podemos ver un problema con las manifestaciones por la paz, que actualmente organizan los que están en el poder. El movimiento por la paz, con su objetivo de detener las exportaciones de armas, el desarme, la conversión de la producción de armas y el entendimiento internacional mundial, así como una política de paz consecuente, está siendo dirigido hasta el absurdo, por el hecho de que la paz ahora se define como la solidaridad con Ucrania. Incluyendo la entrega de armas a un Estado que está tras bambalinas en gran parte controlado por fascistas.

¿Por qué no se produjeron manifestaciones a gran escala cuando Turquía, junto con mercenarios islamistas, invadió Afrin o atacó el norte de Irak, incluido el uso múltiple de armas químicas? ¿Por qué no se movilizaron de la misma manera, por qué no se informó todo el día en la televisión, por qué los niños no fueron enviados a las calles por sus maestros a manifestarse? ¿Por qué no se presionó al gobierno turco? ¿Por qué Turquía o Estados Unidos no fueron sancionados y aislados por la ONU durante las guerras en Irak, Libia, Siria y Afganistán? Todas estas guerras fueron ilegales, según el derecho internacional, y más brutales que la guerra en Ucrania, hasta el momento.

De todos modos, no creo en las sanciones: siempre afectan a las poblaciones y no a los que están en el poder. Pero llama la atención la asimetría de las medidas tomadas. La pregunta es hasta qué punto la ONU es neutral o un instrumento de la OTAN. Sería necesario un giro de 180 grados para salir de la escalada de los conflictos. El derecho internacional y los derechos humanos tendrían que estar en el centro de la política y la ONU tendría que democratizarse. En última instancia, sin embargo, será muy difícil lograr la paz global en el sistema capitalista, porque el capitalismo también se basa en la implementación violenta de los propios objetivos, lo que en el peor de los casos significa formaciones sociales autoritarias y guerra. La Primera y la Segunda Guerra Mundiales fueron desencadenadas por crisis económicas mundiales. Es nuestra tarea evitar que la actual crisis económica mundial conduzca a una tercera guerra mundial y trabajar para el fin inmediato de las guerras en Ucrania, Siria/Rojava y varios países africanos. Los pueblos y las poblaciones tienen derecho a la paz y a la autodeterminación más allá de la agresión imperialista. Luchemos juntos por esto.

FUENTE: Martin Dolzer / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.