El predicamento turco

Turquía perdió su papel como ala sureste de la OTAN contra la Unión Soviética (URSS) con el final de la Guerra Fría. Los políticos turcos intentaron buscar un papel en el mundo posterior a la Guerra Fría, como el presidente Turkut Ozal, quien dijo que la esfera vital de Turquía es el mundo turco, que se extiende desde el Mar Egeo hasta Turkestán, en el noroeste de China, donde vive el pueblo uigur. Una idea en consonancia con el turanismo, contradice el nacionalismo de Ataturk, que restringió el nacionalismo turco a las fronteras de la República, que se estableció en 1923.

Después de su acceso al cargo de primer ministro, en 1996, Necmettin Erbakan, el líder del Partido del Bienestar, propuso que el dominio de Turquía está en el sur y no en el oeste, como pensaba Ataturk desde la década de 1920. Erbakan propuso la idea de un mercado económico común que incluía a Turquía, Siria, Irak e Irán, y tal vez esto precipitó el golpe de Estado del 28 de febrero de 1997 en su contra. Esto fue más que un golpe de Estado de oficiales seculares contra un primer ministro islámico, ya que Washington no estaba satisfecho con levantar el bloqueo a Irak o con la idea de un mercado económico común en Medio Oriente.

Cuando el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) llegó al poder a través de las elecciones, en noviembre de 2002, quedó claro que Washington estaba satisfecho con los islamistas que podían formar un muro contra al-Qaeda, que había golpeado las Torres Gemelas en Nueva York sólo 14 meses Antes. Hubo muchos indicios estadounidenses de que Recep Tayyip Erdogan era un modelo estadounidense para el mundo islámico en el período posterior al 11 de septiembre de 2001, que coincidió con el inicio de las negociaciones entre Washington y la Hermandad Musulmana, que apareció en El Cairo y Bagdad, y participó en las elecciones a la Asamblea Popular de Egipto. En 2005, ganaron el equivalente a una cuarta parte de los escaños, y el Partido Islámico Iraquí ingresó al gobierno de Nuri al-Maliki, en 2006, rompiendo el boicot de los árabes sunitas al proceso político que siguió a la ocupación estadounidense de Irak.

Si la satisfacción estadounidense con Erdogan produjo vientos para sus velas, por entonces Erdogan tenía su propio proyecto para Turquía después de la Guerra Fría, que es la tendencia neo-otomana, que se hizo evidente con el inicio de la llamada Primavera Árabe, en 2011. En ese momento, el sabor del Islam político de los Hermanos Musulmanes lideró las oleadas contra regímenes desarraigados en Túnez, Egipto, Yemen y Libia, con el apoyo de Estados Unidos y Turquía. Washington y Ankara patrocinaron la edición islámica de la Hermandad en la oposición siria, a través de la formación del Consejo Nacional y la Coalición, en 2011 y 2012. Cuando Erdogan visitó Egipto, Libia y Túnez, en el otoño de 2011, después de la caída de Mubarak, Gaddafi y Zayn al-Abidin bin Ali, su apariencia recordaba la vista del sultán Selim en El Cairo después de la derrota de los mamelucos en la batalla de Ridania, en 1517. Y él, a su vez, no ocultó que era la segunda venida del sultán.

Erdogan no celebró por mucho tiempo, ya que el apoyo estadounidense al golpe de Abdel Fattah al-Sisi contra el gobierno de los Hermanos Musulmanes en Egipto, el 3 de julio de 2013, no fue solo un golpe contra el presidente Mohamed Morsi, sino contra los Hermanos Musulmanes. Parece que después también se llevó a cabo una importante revisión estadounidense. Luego de que los islamistas asesinaran al embajador de Estados Unidos en Libia, el 11 de septiembre de 2012, y tras descubrir que los islamistas de Mali habían recibido armas de los islamistas libios durante la campaña francesa, a principios de 2013, Washington llegó a la conclusión de que el nuevo día amanecía en la Libia posterior a Gaddafi. Esto es lo que hizo Washington a través de la campaña de la OTAN contra Gaddafi. Esto no es favorable a los intereses de Estados Unidos, si no es producto de una situación hostil a los Estados Unidos.

El apoyo de los Estados Unidos también se evidenció en el intento del golpe de Estado del 15 de julio de 2016 contra Erdogan por parte de un ejército turco. En ese momento, esta fue la mayor manifestación de tensión entre Estados Unidos y Turquía, desde el 9 de agosto de 2016, que es lo que llevó a construir una relación profunda, cuyo resultado fueron los misiles rusos S-400 que se vendieron a Turquía y un gasoducto ruso que llega al continente turco a través del Mar Negro, para ser distribuir a países europeos. Esta tensión también se manifestó en la cooperación turco-rusa en Siria, cuyo resultado fue el control turco apoyado por Rusia sobre las regiones de Jarabulus, Al Bab, Azaz, Afrin, Tel Abyad y Serêkaniyê entre 2016 y 2019. 

A pesar de la convergencia con Moscú, y de las ganancias que los turcos obtuvieron de Putin, ahora tienen un dilema: es que Ankara no puede sostener su juego de hacer que la Casa Blanca y el Kremlin se enfrenten entre sí. Más bien, debe eventualmente elegir uno de ellos; Erdogan no puede elegir a Rusia, ya que esto conducirá a importantes ataques estadounidenses que podrían ponerla de rodillas. Al mismo tiempo, hay muchos indicadores de tensión con Estados Unidos y su potencial escalada con la administración Biden.

De hecho, Erdogan pudo interpretar a Moscú y Washington mientras obtenía ganancias de Putin en Siria y el Cáucaso, durante el arreglo del conflicto armenio-azerbaiyano y, a cambio, Erdogan recibió luz verde de Estados Unidos para su intervención en Libia desde el otoño de 2019, siempre que la intervención turca impidiera la expansión rusa en Libia.

Ahora está claro que Biden no permitirá la continuación de los juegos turcos entre Washington y Moscú, pero pondrá a Erdogan en la esquina estrecha para obligarlo a elegir entre dos opciones, Scylla o Charybdis.FUENTE: Muhammad Seyid Rasas / North Press Agency / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *