El trabajo que hace el movimiento armado kurdo evoluciona alrededor de la vida

El día en que se desataba el feroz debate sobre la “conexión” entre el PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán) y los incendios forestales en Turquía, el PKK envió una declaración sobre la conmemoración del genocidio de yezidíes en Shengal. Instaron tanto a los actores locales como a la comunidad internacional a reconocer oficialmente la autoadministración y las fuerzas de autodefensa de Shengal para asegurarse de que no vuelva a ocurrir un genocidio. Dos temas muy diferentes, pero creo que al coincidir el mismo día revela algo importante sobre el PKK: están librando sus propias batallas.

Algo parece obvio: por supuesto, el PKK está librando sus propias batallas. Pero librar su propia batalla también significa que tiene su propia narrativa de los desarrollos en Turquía, Kurdistán y la región en general. Es por eso que no siempre reaccionan instantáneamente, o no reaccionan en absoluto, a las historias sobre ellos o las acusaciones en su contra en los medios. Imagínese que siempre reaccionara a cada noticia que difunden los medios gubernamentales. “¡Un alto comandante ha muerto! ¡Muchos terroristas se han rendido! ¡La organización terrorista separatista ha secuestrado a niños! ¡Los incendios forestales son un complot terrorista!” Si reaccionas a cada mentira, los mentirosos definen la narrativa y tu propia historia se pierde.

Sociedad diferente

La historia del PKK no es solo una batalla de armas. Al contrario: gran parte del trabajo que hacen los miembros del PKK gira en torno a la construcción de una sociedad diferente a la de la que proceden. Yo mismo lo noté cuando estuve con el PKK durante un año, comenzando en el verano de 2016, cuando ocurrió el intento de golpe de Estado en Turquía. Aunque me estaba volviendo un poco loca porque el campamento en Qandil donde me alojé no tenía acceso a los medios de comunicación ni a Internet, los guerrilleros con los que estaba no prestaron mucha atención a los acontecimientos. Era un campamento de idiomas, donde estaba aprendiendo kurdo y donde varios combatientes tenían la tarea de enseñar y traducir libros del turco al kurdo. Esas tareas no tenían nada que ver con la violencia o con los acontecimientos políticos en Turquía, por lo que hablar de ello solo los distraería.

Esto se conecta con el concepto de “venganza”, que es mucho más amplio que la violencia por sí sola. Aprender tu propio idioma también es una venganza. Es una venganza contra el sistema que te negó el derecho a tu propio idioma. Es una venganza desarrollarte como mujer. Es una venganza considerarte un hombre, sin adherirte a la toxicidad que definió la masculinidad cuando creciste. Es una venganza educarse sobre una sociedad que se basa en el respeto a la diversidad étnica, cultural y religiosa después de haber crecido en un Estado que exige que todos sean iguales.

Estado negligente

Mientras los ciudadanos de Turquía luchaban contra incendios forestales, abandonados por un Estado negligente, el PKK se preparaba para conmemorar el genocidio yezidí, que había comenzado el 3 de agosto de 2014. Como probablemente sepas, el PKK acudió al rescate de los yezidíes en esos días, después de que la fuerza Peshmerga del PDK (Partido Democrático de Kurdistán), que había sido responsable de la seguridad de los yezidíes, se escapó. Los yezidíes todavía no están a salvo, lo que tiene mucho que ver con el hecho de que no tienen voz para definir su propio futuro. Es necesario conmemorar el genocidio y abordar los problemas actuales.

Unas horas antes de que se publicara la declaración sobre el genocidio yezidí, le envié un mensaje a mi contacto en el PKK, preguntándole por qué la organización no hizo ninguna declaración sobre el incendio provocado, del que fueron acusados. Él contestó que no tenían ninguna relación con los incendios, y que se sentían terriblemente mal por las vidas, humanas, vegetal o animal, perdidas. Agregó que quizás también habría una declaración oficial y, de hecho, al día siguiente se publicó una declaración en la que se negaba rotundamente la participación en los incendios.

Trabajo de verdad

Cuando el Estado turco y sus medios difunden narrativas sobre el movimiento armado kurdo, su objetivo es fortalecer la imagen que el Estado ha estado difundiendo durante décadas: que el PKK se trata de violencia, sangre, destrucción y muerte. Reaccionar siempre a esa narrativa, incluso cuando es para contrarrestarla, centra la conversación en torno a esa imagen. Mientras que el trabajo real que realiza el movimiento armado (y desarmado), evoluciona en torno a la vida. Si estás abierto a ese mensaje, no tienes que esperar nuevamente a que el movimiento armado niegue su participación en la violencia indiscriminada y la destrucción de vidas. Más aun cuando eres consciente de que los incendios están acabando con las tierras de las que se consideran copropietarios, y que también millones de kurdos consideran su hogar.

Entonces sabes lo que es verdad y lo que es otra mentira del Estado.

FUENTE: Fréderike Geerdink / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *