“En Jinwar descubrí a mujeres fuertes y creativas”

Barîn es una palabra kurda que significa “lluvia”. Todos los seres vivos necesitan lluvia para renovarse. En el pasado, las mujeres recibían el nombre de algo de la naturaleza, porque ellas eran valiosas como naturaleza. Las mujeres siempre mantuvieron viva a su sociedad, porque fueron las pioneras en todos los aspectos de la vida. Las mujeres eran la fuente de conocimientos y soluciones. Pero con el tiempo, su papel en la sociedad cambió debido a la mentalidad patriarcal.

Barîn Hecî, de 30 años, madre de tres hijos, vive ahora con sus hijas en la aldea de Jinwar, en Rojava (Kurdistán sirio). Como muchas mujeres, fue engañada, acosada y traicionada por un hombre.

Ella no supo nada de la lucha de las mujeres durante años. Tampoco pensó que lo que enfrentaba era su destino. Barîn Hecî, la hija menor de su familia, solo conocía su pueblo, no salió de ese lugar hasta los 20 años. Solo conocía a sus parientes y miembros de su familia. Ella pensó que era una carga para su familia al igual que sus hermanas mayores. Su familia obligó a sus hermanas a casarse sin tener su consentimiento. Barîn se sintió indigna y sin amor. El hijo de su tío, que es 30 años mayor que ella, se dio cuenta de que Barîn necesitaba amor, confianza y alguien que la cuidara.

Barîn Hecî nos dijo que había sido engañada por su primo. “Siempre trató de decirme cómo era una buena persona. Me dijo que era mi primo y que no me haría daño; él siempre me amaría y nunca me dejaría solo. Pero me pidió que me escapara con él. Tenía miedo pero confiaba en él porque era mi primo. Si no me hubiera escapado, mi familia me habría obligado a casarme. Así que me escapé con él”.

Barîn fue a la ciudad de Hesekê con su primo. “Estaba confinada en casa. Ya no podía volver con mi familia y no me sentía segura con él. Mi primo, mi esposo, salió y no volvió por días. Me quedé sin comer durante días. Un año después, di a luz a mi hija y la llamé Hope. Ella se convierte en mi esperanza. Luego, mi marido no volvió a casa durante meses. Mi esposo estaba endeudado y la gente venía a nuestra casa a pedir que les devolvieran su dinero. Cada vez que mi esposo regresaba, usaba la violencia contra mí y luego salía de la casa nuevamente”, describió.

Al señalar que tiene tres hijas de su matrimonio, Barîn dijo: “Quería dejar a mi esposo, pero la familia de mi esposo, mi tío, me quitó a mis hijas. Mi familia no aceptaba a mis hijas. Me sentí muy impotente. Me quitaron a mis hijas., No tenía ningún lugar adonde ir. Todo lo que quería era vivir con mis hijas”.

Barîn comenzó a trabajar para recuperar a sus hijas. Un mes después, la familia de su esposo dejó a sus hijas en una Mala Jinê (Casa de la Mujer). Cuando Barîn escuchó que sus hijas estaban en una Mala Jinê, quiso recuperarlas, pero su familia no se lo permitió.

“Mi familia no aceptaba a mis hijos –contó-. Así que decidí contarles a las mujeres que trabajaban en la Mala Jinê a lo que me enfrentaba. Ellas me apoyaron”.

Barîn ahora vive en Jinwar, con sus hijas. “Ahora soy feliz en el pueblo. Cuando muera, entiérrame aquí, porque aquí me siento viva y feliz –aseguró-. En el pueblo aprendí cómo es la convivencia. También veo cómo las mujeres son más fuertes y más creativas. Las mujeres jóvenes no deberían creer a los hombres y casarse a una edad temprana. Deben elegir la vida, no la muerte”.

FUENTE: Sara Kerem / JINHA / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.