En las cárceles de Turquía se viola el derecho al acceso a una alimentación saludable

La Fundación de Derechos Humanos de Turquía (TİHV) publicó un informe sobre la violación del derecho al acceso justo a una alimentación sana y adecuada en las cárceles turcas.

El informe se basó en 12 entrevistas con reclusos liberados de cuatro prisiones diferentes en İzmir. El informe del TİHV sobre la violación del derecho al acceso a la alimentación en las cárceles, fue preparado por el dietista Dicle Dilan Salman, con la asesoría de Feride Aksu y Bülent Şık.

Según la investigación, la administración penitenciaria no proporciona suficientes alimentos, lo que se traduce en una mala calidad de la nutrición. También se revela que la comida que se vende en el comedor de la prisión es demasiado cara para la mayoría de los reclusos. Admeás, puntualiza que en el comedor los reclusos pagan mucho dinero simplemente por sus necesidades básicas. El enfatiza la falta de tratamiento médico y la alimentación insuficiente para los presos enfermos.

El dietista Dicle Dilan Salman compartió los resultados del informe y remarcó que los prisioneros solo tienen suficiente acceso a alimentos para sobrevivir, una situación que “provoca problemas de salud, y muchos sufren problemas digestivos después de la cadena perpetua”.

Salman continuó: “El acceso a una alimentación sana y suficiente se considera como un derecho secundario y se priorizan otros reclamos de derechos en las cárceles. Hay un enfoque jerárquico entre los derechos. Observamos que nadie considera el derecho al acceso a la alimentación como un derecho en sí mismo. Como tienen muchos problemas, aislamiento, cacheos al desnudo, restricciones después de la pandemia del Covid-19, ni siquiera pudieron mencionar el problema de la comida”.

El especialista agregó que todos los entrevistados se quejaron de recibir alimentos insuficientes y falta de nutrición. “Podrían comer verduras y frutas tal vez una o dos veces por semana. Las comidas también tienen mal sabor”, dijo.

Salman reveló que entre los presos existe un “miedo general” de ser envenenados: “Creen que la administración los envenenará. Dicen que la administración se acerca a ellos con una percepción como ‘¿por qué deberíamos darles de comer en lugar de solo colgarlos?’”.

FUENTE: Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.