“En Turquía existe una gran hostilidad contra todos los pueblos”

La parlamentaria del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Feleknas Uca, afirmó que la guerra lanzada por el Estado turco contra su organización se desarrolla en el marco en una guerra total contra el pueblo de Kurdistán y el pensamiento del líder kurdo Abdullah Öcalan, encarcelado en Turquía desde 1999.

El gobierno turco intensificó sus ataques contra HDP después de sufrir una gran derrota durante su ataque militar a la zona de Garê, en Bashur (Kurdistán turco), el 10 de febrero pasado.

En las últimas semanas, el Estado turco arrestó a más de 700 integrantes del HDP, entre copresidentes, diputados y militantes, luego de varias declaraciones hostiles pronunciadas por funcionarios estatales, entre ellos el presidente Recep Tayyip Erdogan, el ministro del Interior Suleiman Soylu y el ministro de Defensa Hulusi Akar.

Con respecto a esta guerra contra el HDP y los conceptos en los que se basa el Estado turco y sus objetivos, Feleknas Uca explicó que “hay ataques generalizados contra el pueblo kurdo, especialmente en Bakur (Kurdistán turco), al reemplazar a los copresidentes electos de los municipios por interventores y destruir las ciudades del Kurdistán del Norte después de la fase de paz entre 2012 y 2015, y luego en 2016.

La diputada recordó que Erdogan dijo que ‘No hay proceso de paz’, y desde ese momento comenzaron los ataques generalizados, no solo con la detención de los copresidentes, nuestros representantes y alcaldes, sino también contra los simpatizantes, pensadores y defensores de la democracia”.

“La coalición del partido Justicia y Desarrollo (AKP) y el partido Movimiento Nacionalista (MHP) establecieron su presencia en la guerra, y a través de ella apoyaron las voces de los extremistas nacionalistas, porque su política quebró, incluso los partidarios se alejaron de ellos y permanecieron aislados. Los miembros de su partido establecieron otros partidos y se separaron de ellos”, expresó.

Uca señaló que “existe una gran hostilidad no solo hacia los kurdos sino hacia todos los pueblos. Este poder se ha convertido en un virus que se ha extendido en el país .Turquía está en guerra con todos los países vecinos: con Libia, Chipre, Armenia y Karabaj, siguiendo una política de hostilidad y ocupación con todos”.

La diputada del HDP explicó que “hay una interrupción del apoyo de Turquía, porque pone la vida de todos los pueblos en riesgo con sus políticas. Creó crisis económicas, políticas y sociales con la pandemia de coronavirus”.

Uca aseveró que el régimen turco “crea problemas a todos los niveles, hay asesinatos diarios contra mujeres, y las calles de Kurdistán se han convertido en centros de tortura. Hay una gran tortura y aislamiento contra los prisioneros, no solo contra el líder del pueblo kurdo, Abdullah Öcalan, debido a la ausencia de leyes y derechos”.

Sobre el ataque turco a Garê y sus resultados, la diputada aseguró que “la derrota del Estado turco” empujó al AKP y al MHP “a cubrir este derrota, apuntando al HDP”. Uca advirtió que en Turquía “hay una guerra psicológica en los medios de comunicación con respecto a la derrota de Turquía en Garê. Están tratando de culpar al HDP”.

Uca declaró que su partido no es el único objetivo del Estado turco: “Esta etapa es histórica y hay muchos ataques contra los kurdos, y sabemos que el objetivo no es solo HDP, Rojava (Kurdistán sirio) o Rojhilat (Kurdistán iraní)”. “Existe una hostilidad generalizada contra los kurdos y la geografía de Kurdistán. La ocupación en Kurdistán es parte de esta hostilidad”, sintetizó.

La diputada denunció que el Estado turco coopera con el Estado Islámico (ISIS), como cuando “vimos soldados turcos con mercenarios de ISIS en la frontera entre Kobane y Bersus. La opinión mundial ha visto cómo Turquía se convirtió en un centro para la transferencia de mercenarios a Rojava y Bashur, y hoy vemos que la resistencia de Kobane se ha convertido en una herida para el Estado turco, que quiere vengarse de la victoria de Kobane”.

“Vemos en Afrin que el objetivo del Estado turco es cambiar la demografía, como también en Serêkaniyê. Es enraizar al régimen turco a través del sistema educativo y la moneda turca, nombrar gobernadores, matar gente, secuestrar personas y enjuiciarlas en Turquía. Turquía no cesó aquí, ya que ISIS vendió mujeres yezidíes en Shengal y en Afrin. Las mujeres kurdas son secuestradas están expuestas”, alertó.

Uca también denunció que en la actualidad Turquía ocupa áreas “en Bashur, especialmente las estratégicas. Hay más de 30 puntos militares y esto se debe a la concesión del gobierno de Bashur y su silencio”.

“Las voces que salen de Bashur dañan la unidad kurda al aislar al líder del pueblo kurdo, Abdullah Öcalan, y a través de la ocupación y el cambio demográfico atacan el sistema de la nación democrática en Kurdistán. La nación democrática es la esperanza de coexistencia como en Rojava”, aseveró.

Uca estimó que “el Partido Democrático de los Pueblos busca a través de su proyecto hacerlo también, pero el Estado insiste en imponer un idioma, una bandera y una nación, pero nosotros decimos que son muchos componentes. El Estado turco ve el patrón de coexistencia como un peligro para él y no quiere que se desarrolle el patrón de esta coexistencia ni que surja una sociedad libre organizada. El Estado turco tiene como objetivo hacerlo centrándose en los jóvenes y las mujeres. Hay ataques en todas las regiones”.

“Hay grandes intentos de unificar las filas kurdas –detalló la diputada-. Hay una decisión internacional contra los kurdos, ya que en (el Tratado de) Lausana de 1923, Kurdistán estaba dividido en la mesa europea. De nuevo hay pactos contra los kurdos en la mesa europea y cada país autoritario tiene la visión de dividir la región por sus intereses. Sabemos que en el centenario de Lausana los mapas de Oriente Medio cambiarán. La Tercera Guerra Mundial en la tierra de Oriente Medio es una guerra de estados autoritarios contra la nación democrática, porque la nación democrática traerá el cambio democrático a Oriente Medio”.

El parlamentario del HDP manifestó que el pueblo kurdo resistirá “en las cárceles y en todas partes”. “Somos responsables de la resistencia de Kobane, Halabja, Anfal, Sor y Nusaybin”, y consideró que obstruir los esfuerzos de unidad es “una traición a esa lucha”.

FUENTE: Mostafa Alo / ANHA / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *