“En Ucrania hay una guerra entre oligarquías por la hegemonía” (Parte 2)

En esta segunda parte de la entrevista, el académico İsmet Konak analiza las implicaciones que tiene la guerra entre Rusia y Ucrania para el régimen de Recep Tayyip Erdogan, cuya “presencia en Siria depende de la aprobación de Moscú”. En la primera parte, Konak hablaba sobre los objetivos de las potencias internacionales y regionales con este nuevo conflicto bélico.

“Hay algunos factores que facilitan este ataque de la administración Putin, o más bien le dan legitimidad –indicó el especialista-. Uno de ellos es la actitud del gobierno de Zelenski.  Zelenski fue elegido presidente en 2019. En el período posterior a 2019, el matrimonio que estableció con las potencias occidentales, principalmente a través de la OTAN y Estados Unidos, en realidad facilitó el trabajo de Putin”.

“Además, la relación que estableció con algunos oligarcas en Ucrania también fue decisiva –aseguró Konak-. Aunque lanzó una operación contra Poroshenko, siempre mantuvo buenas relaciones con Igor Kolomoyski. Por ejemplo, está el Batallón Azov, que Kolomoyski ha establecido desde 2014. También utiliza algunos símbolos del nazismo, como un batallón de extrema derecha y un símbolo de trampa para lobos. El Batallón Azov es una gran amenaza para Rusia. Moscú ha incluido a Igor Kolomoyski como una de las personas que deberían ser asesinadas”.

Para el académico, “en esta dirección, la administración Putin utilizó especialmente el argumento de que ‘desmilitarizaremos Donetsk y Lugansk, los limpiaremos de los nazis’ al lanzar la operación. Rusia denunció estas prácticas del gobierno de Zelenski e inició la operación. Pero no se limitó a Donetsk y Lugansk, también se extendió más allá de estas regiones, atacando Kharkov, Kiev y otras zonas. La mayor parte de Chernigov fue capturada por el ejército ruso. Ha capturado lugares como Kherson, Melitopol, Berdyansk, en la costa del Mar Negro. Está en camino en Mariupol ahora mismo. Se informa que Ucrania ha perdido completamente el control de su espacio aéreo. En otras palabras, se ha superado el objetivo expresado por Putin. Ahora es una invasión completa. La ‘desmilitarización y desnazificación’ se extendió por toda Ucrania. Existe el objetivo de convertir a Ucrania en un Estado vasallo”.

-Has catalogado la guerra entre Rusia y Ucrania como una “guerra de oligarcas”. Pero en la última reunión de la OTAN, Rusia y China fueron el objetivo. Una vez más, vimos que la OTAN continuó con su política de expansión hacia el este a pesar de las promesas que hizo a Rusia. Del mismo modo, se siguieron las políticas que provocaron a Rusia con respecto a Ucrania. ¿Esta guerra no podría considerarse también una guerra entre la OTAN y Rusia?

-Hay un mundo multipolar en este momento. Todos ellos, incluida China, tienen una clase capitalista, incluso una plutocracia. Esta clase capitalista tiende a crecer, como lo ha hecho en el pasado. Es lo mismo en los países europeos, y también lo es en Rusia. Hay que librar guerras. Su objetivo es ir más allá de las fronteras, crear nuevas áreas de mercado, llegar a mano de obra barata y obtener más ganancias. Todo este mundo multipolar tiene el mismo propósito. Hoy, la guerra entre Rusia y Ucrania es una guerra de oligarcas en particular, pero una guerra de hegemonía entre Rusia y el bloque occidental en general.

Es cierto que tras el hundimiento de la URSS, la OTAN se comprometió a no expandirse de ningún modo en estas repúblicas de la periferia de la Unión Soviética. Pero esto es solo una promesa. Después de todo, la principal dinámica de los países miembros de la OTAN es la gran burguesía. Son empresas internacionales. Empresas energéticas, farmacéuticas, armamentísticas, de automotor, etc. Todos ellos son básicamente de carácter expansionista. La etapa superior del capitalismo tiende a pasar al imperialismo.

-¿Cómo evalúa la actitud de la Unión Europea (UE), Estados Unidos y la OTAN tras el inicio de la guerra de Ucrania?

-Esta guerra, de hecho, da la apariencia de un ataque que Estados Unidos quiere seriamente convertir en una oportunidad. Ya sabes, está el proyecto Nord Stream 2. Un proyecto que fortalecerá a Rusia en el campo energético en Europa. Rusia tiene la intención de usarlo como arma geopolítica en el futuro. En esta guerra de hegemonía con Rusia, Estados Unidos quería especialmente detener el proyecto Nord Stream 2. La operación de Rusia se convirtió en una justificación adecuada para poner fin a este proyecto. De hecho, estos pasos también se han tomado. Actualmente, se ha extendido el proceso de certificación y aprobación del proyecto Nord Stream 2. Si hay un proceso de ablandamiento después de un tiempo, puede recuperar su función. En última instancia, es fundamental que Estados Unidos detenga este proyecto o incluso que lo archive por completo. Sin embargo, ¿cuánta “lealtad” tienen los estados europeos, que necesitan energía barata y confiable, hacia Estados Unidos?

Aparte de eso, las sanciones actuales son sanciones graves destinadas a romper la espalda de la administración Putin. Hay sanciones en todos los campos, desde el deportivo hasta el sector financiero. Por ejemplo, existen sanciones contra el Banco Central de Rusia, el Fondo Nacional de Riqueza Ruso y el Ministerio de Finanzas. Nuevamente, hay un aislamiento parcial de esa aplicación llamada SWIFT, es decir, de la unión de comunicación financiera interbancaria. El capital occidental no excluye por completo a Rusia de SWIFT. Esto también es bastante controvertido. En definitiva, Estados UNidos quiere colapsar la economía rusa a medio y largo plazo mediante sanciones. Por lo tanto, instrumentaliza la invasión rusa de Ucrania. Quiere usarlo para sus propios intereses.

-¿Por qué no pueden sacar a Rusia del sistema SWIFT por completo? ¿Qué indica esta situación?

-Esta situación demuestra que Rusia y los estados occidentales son todos parte del orden neoliberal. Están conectados. Esa aplicación que llamamos SWIFT es un sistema de pago electrónico. La eliminación de Rusia de este esquema de pago también significa que los países anti-rusos sufrirán. Ya se han abstenido algunos países de Europa. Italia estuvo indecisa por un tiempo. Alemania todavía no está a favor de sacar a Rusia de este sistema por completo. Hay una realidad. Hoy, Rusia es un mercado en el que empresas de países de la OTAN desarrollan actividades económicas. Tienen que tener esto en cuenta. Hay datos al respecto anunciados por Forbes en 2021.

50 empresas extranjeras han ganado siete billones de rublos en el mercado ruso. Por ejemplo, Philip Morris International, una empresa tabacalera con sede en Estados Unidos, ocupa el primer lugar. Los ingresos de esta empresa en Rusia son de 400 mil millones de rublos en 2021 y tiene sucursales en 88 ciudades de Rusia. Aparte de esto, empresas como Samsung, con sede en Corea del Sur, y Renault, con sede en Francia, han obtenido ganancias. Se puede aumentar el número de empresas extranjeras. Por ejemplo, Metro, con sede en Alemania, está obteniendo grandes ganancias en Rusia: tiene casi 100 tiendas. En el sector del automotor, las empresas alemanas operan en Rusia. Mercedes tiene una fábrica en Moscú. Putin asistió personalmente a la inauguración de esta empresa. Volkswagen también vende cerca de 200.000 vehículos al año en Rusia. Cuando consideramos todas estas relaciones y las inversiones de las empresas en Rusia, podemos suponer que especialmente los estados europeos no están muy dispuestos y decididos a aplicar sanciones. Pueden decir que están sancionando, pero después de un tiempo lo relajarán. Tendrán que aflojarse. Porque el orden neoliberal lo exige.

Se sabe que Rusia también está preparada para las sanciones. En 2014, las reservas de oro y divisas de Rusia ascendieron a 250.000 millones de dólares. En enero de 2022, las reservas aumentaron a 630 mil millones de dólares. De hecho, es como si se hubieran hecho preparativos para la operación. En otras palabras, el Kremlin aumentó sus reservas, redujo sus deudas y se preparó para compensar la depreciación del rublo ante posibles sanciones. Formó un escudo contra las posibles lanzas sancionadoras de Occidente.

-El primer día después del ataque de Rusia a Ucrania, no hubo resistencia seria. China ha anunciado que Rusia podría reunirse con Ucrania. Luego, el presidente de Ucrania, Zelensky, también anunció que podría reunirse con Rusia, pero ¿por qué cambió su actitud al día siguiente? ¿Cree que la OTAN y la UE tienen un impacto en este tema?

-Ucrania ahora es literalmente como una mesa donde se juega al póquer. La paciencia y los nervios son importantes en el póquer. El gobierno de Zelenski, que está a un lado de la mesa, actúa naturalmente de acuerdo con las directivas de la OTAN y la UE. Según él, una táctica determina una estrategia. Se predijo que Rusia derrocaría al gobierno de Zelensky en dos días. Pero por ahora eso no funcionó. La resistencia del gobierno de Zelenski continúa. Occidente intentará estabilizar esta resistencia tanto como sea posible. Porque a medida que la operación continúa, el costo de la operación aumentará. Y las sanciones serán aún más profundas. Esto desgastará la economía rusa a medio y largo plazo. Por ello, el gobierno de Zelensky distribuirá 25 mil armas al pueblo, se fabricarán cócteles molotov, Alemania enviará misiles antitanque y Stinger.

Cuando consideramos dinámicas, como el anuncio de Italia de que brindará ayuda militar, se desea mantener la resistencia hasta el último nivel. No están a favor de la inminente caída del gobierno de Zelensky. Cuanto más tiempo permanezca Rusia allí, más daño sufrirá.

-¿Cómo evalúa la posición de Turquía en la crisis y la guerra de Ucrania? Hasta ahora, ha seguido una política de flujo y reflujo entre Rusia y Estados Unidos ¿Puede funcionar después de eso?

-Hay algunas relaciones que Turquía ha desarrollado en términos militares, políticos y económicos tanto con Rusia como con Ucrania. Por lo tanto, trata de actuar considerando el espíritu de todas estas relaciones. Como se sabe, ha vendido una gran cantidad de vehículos aéreos no tripulados a Ucrania, desde 2019. También existía el deseo de establecer una fábrica de vehículos aéreos no tripulados en Ucrania, “con la sabiduría” de Turquía. Con la guerra, este proyecto se detuvo. La administración de Ankara espera que el proyecto entre en funcionamiento. Quiere que los conflictos en Ucrania terminen lo antes posible y que continúe la venta de armas. En este contexto, el metabolismo de la administración Erdogan está roto.

Por otro lado, tienen relaciones muy estrechas con Rusia. Tienen relaciones multidimensionales tanto en el contexto de Siria como económicamente. Teniendo en cuenta estos, actúa con cautela o intenta implementar una política de equilibrio. De hecho, Moscú determinará el destino de Erdogan en 2023. Por ello, no quiere dar pasos muy contrarios respecto a Rusia y actúa con cautela.

Se sabe que el régimen de Erdogan ha perdido credibilidad ante los ojos de la OTAN o del bloque occidental. En este sentido, la única fuerza salvadora o el único sujeto redentor es la administración Putin. Actualmente, tiene puestos huevos en las dos cestas. Veremos cuánto dura esta política ambivalente en los próximos días. El gobierno de Ankara puede tener que tomar una decisión. Especialmente en los últimos días, ha habido un aumento de los precios del petróleo, el oro y el dólar en Turquía.

Esta es una desventaja para la economía turca. Se sabe que la economía turca se encuentra actualmente en depresión. El alza del petróleo, el oro y el dólar agravarán aún más la depresión. Continuar la guerra entre Rusia y Ucrania significa aumentar los precios del petróleo. Esto significa un aumento en el combustible y un aumento en el transporte inmediatamente después. En otras palabras, volverá al consumidor como inflación. Asimismo, Ucrania y Rusia pueden experimentar un aumento en los precios de los productos agrícolas importados de Turquía. Es probable que los turistas ucranianos y rusos, que también juegan un papel importante en la economía turca, cancelen el programa de verano.

Otro problema para Turquía es la exclusión de Rusia de SWIFT. Sin duda, afectará negativamente a Turquía. Si Rusia se aísla de SWIFT, las relaciones comerciales y financieras entre Turquía y Rusia fracasarán naturalmente. Por ejemplo, la parte turca, que importa gas natural de Rusia o exporta tomates a Rusia, realiza esta compra a través de SWIFT.

-También está la política de Turquía en Siria, están los acuerdos de Astaná. ¿Cómo afectará la guerra entre Rusia y Ucrania a la situación de Turquía en Siria?

-Aunque en teoría es miembro de la OTAN, la presencia de Turquía en Siria depende de la aprobación de Rusia. Finalmente, en septiembre de 2021, las partes se reunieron en Sochi. Luego estaba la crisis de Idlib. Obviamente, suprimieron temporalmente la crisis de Idlib con “regateos”. Supongo que el gobierno de Erdogan le pidió a Putin que no exacerbara demasiado la crisis de Idlib hasta las elecciones. En otras palabras, podemos decir que Erdogan tiene los tambores y Putin tiene el martillo. En este sentido, la preferencia de la administración de Erdogan por la OTAN en la guerra de Ucrania y tomar una posición a su favor en el tema del estrecho significará que los equilibrios en Siria cambiarán repentinamente. Puede perder su presencia en Siria.

Rusia, por supuesto, utilizará la carta kurda. Se sabe que ya existe la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES), y que esta administración busca un estatus legal que la comunidad internacional reconozca y quiera que la agitación en Siria se resuelva sobre una base más democrática y pluralista.

Rusia puede acelerar el proceso en un momento, en este sentido. Hay noticias estos días de que Estados Unidos quiere trasladar a las bandas yihadistas de Siria a Ucrania contra Rusia. Si este movimiento lo hace la mano de Turquía, el equilibrio puede cambiar en un instante. Estamos hablando de probabilidades en este momento. Pero, por supuesto, en el último punto, Rusia prestará la máxima atención a esto. No querrá que la guerra se extienda a dos frentes. Intentará llevar a cabo la guerra en un solo lugar. La guerra contra la OTAN en Siria y Ucrania al mismo tiempo podría poner a Rusia en una posición difícil.

-Entonces, ¿cómo pueden los pueblos de Ucrania y Rusia salir de esta guerra de oligarcas y poderes hegemónicos internacionales a su favor?

-Actualmente, hay un aire de chovinismo tanto en la administración rusa como en la ucraniana. Existe el chovinismo de Stepan Bandera, colaborador nazi, en Ucrania, y el chovinismo Gran Ruso (velikorus) en Rusia.

La gente definitivamente no debería caer bajo el hechizo del chovinismo. Deberían pensar mucho más sano. Es necesario hacer comprender a los pueblos que esta guerra no es una guerra entre pueblos, sino entre oligarcas y potencias hegemónicas internacionales. Aquí el negocio recae en las organizaciones políticas de la región, partidos comunistas u organizaciones socialistas. Pero, por lo que puedo ver, el panorama no es muy alentador. Hoy es necesario unir a los oprimidos y explotados contra la oligarquía y el capitalismo. Más allá de eso está el chovinismo social.

Y hay que mencionar una cosa. Producir más estados-nación y nacionalismo no hará nada por la humanidad, las mujeres, los oprimidos y los pueblos. En lugar de construir o restaurar un Estado-nación en el campo de Rusia y Ucrania, sería más apropiado construir un gobierno pluralista basado en la liberación de la mujer, la democracia, la producción ecológica y criterios como la rendición de cuentas y la transparencia. En este contexto, especialmente la experiencia o Revolución en Rojava es una guía completa. Todos podemos beneficiarnos de esta experiencia.

FUENTE: Beritan Sarya / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.