Esta es su guerra

Se van. Se van porque saben que tienen que irse, sin mirar atrás. Se despiden, se desean éxito y consignan la mayoría de sus cosas a otra persona.

Y los diálogos se abren hacia el cielo. No se desvanecen en el aire, crean una energía y un sentido sin deslizarse en las posibilidades creadas por el espacio. “Volveremos para cuando calientes el té”, “No me muero fácilmente, no te preocupes”, “No volveré sin éxito”, y muchas frases similares se pronuncian de boca a boca, de oído a corazón y de ojo a ojo.

Las palabras van y vienen como un laberinto y, sin embargo, hay cosas que siguen sin decirse. Cuando la miras a los ojos, el fondo va hacia al corazón. Ella desvía la mirada y se queda mirando las montañas, caminando por el carril de los recuerdos. De repente se vuelve hacia mí y me dice: “¿Cuánto hemos perdido los más bellos?”.

Y comienzan los apretones de manos. Aunque esto crea un estado emocional, todos mantienen la compostura. Porque las guerrilleras saben muy bien que aquí no hay lugar para eso, no hay tiempo para ello en esta época. Por eso, estrechan las manos de sus compañeras y las abrazan, por lo que no pueden decir.

La que se queda, no la que se va, se embarca en una búsqueda. Las salidas son siempre atemporales, no importa la hora en que estén programadas. No la que se va, sino la propia partida tiene el protagonismo en este lugar. Partir es una deuda ahora, partir es un deber, partir es amor… Por eso, cuando ves partir a alguien, le deseas éxito.

Toman sus armas, que limpiaron durante la noche. En sus manos ajustan bien sus şûtik y se atan los cordones de los zapatos.

Las guerrilleras completan todo en su círculo y se ponen en marcha. Revisan las bolsas de las demás. A quien tiene una bolsa pesada, todas la quieren ayudar. Así ocurre con todo entre las guerrilleras. Te haces cargo de todas las dificultades humanas creadas por las circunstancias antes que tus compañeras. Tomas la carga más pesada, vas a la zona más peligrosa, disparas la primera bala, das el primer paso, respondes a la primera bala antes que tus compañeras.

Colocan sus provisiones en sus bolsas. Sólo tienen una rebanada de pan. Una botella de agua y quizás algo de queso o unas aceitunas. Esto no es más que la necesidad mínima de vida para ellas.

Las sonrisas de dos guerrilleras son captadas por la cámara.

Su nombre es Dicle. Nació en Kobanê, en la parte más pequeña de Kurdistán, que ha atraído a millones de socialistas. Y ha tomado el camino de las guerrillas. Ahora va a la acción en Zap con su gran resistencia y amor. “Esta no es la guerra de Zap, es nuestra guerra. Si estamos en Zap o no físicamente, no importa, porque ya estamos en Zap espiritualmente. Estamos en Zap en el sentido de la unidad de los corazones. La extensión de la guerra también es una ventaja para nosotras, porque las montañas son nuestras y cada soldado invasor que pone un pie en estas montañas se convierte en nuestro objetivo. Por lo tanto, no importa dónde estemos. Esta guerra es una guerra para todos los guerrilleros y guerrilleras”, dice.

Estaban sonriendo. Seguían sonriendo incluso cuando se marchaban.

Las guerrilleras Nirvana y Dicle vuelven a mirar hacia atrás. Siguen sonriendo.

Hay experiencia y profundidad en los grandes ojos azules de Nirvana. Tiene unos ojos que son conscientes de todo lo que ocurre. Ya había encontrado esta sensación en muchas guerrilleras antes.

Nirvana ha participado en varias batallas. Ha visto y sentido la guerra. Se unió a la Revolución de Rojava desde el Kurdistán del Norte. Fue testigo de las torturas más bárbaras del ISIS. Tuvo grandes compañeras. Pagó el precio del amor en Kurdistán y se puso en camino. Sobrellevó todas las dificultades sin enfadarse con el camino que siguió. Ha vuelto a las montañas para proteger los bellos sentimientos que la guerra oscurece y el estilo bélico de la mujer. Y ahora forma parte de un equipo profesional de tierra móvil. Allá donde van, llevan a cabo acciones para Zap.

Lo que realmente meten en sus maletas son sus esperanzas, reencuentros, su gran pasión por la libertad y su confianza en el éxito. El resto es el propio camino.

Miran hacia atrás una vez más, pero no por última vez. De hecho, no miran a la cámara, ni a mí, sino a sus propios recuerdos y a la causa por la que luchan. Porque esta es su guerra. La victoria que obtengan será la victoria de todo el pueblo kurdo.

FUENTE: Lales Renas / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.