¿Está Turquía detrás del despliegue iraquí en Shengal?

A medida que se intensifica la lucha por el control en la región noroccidental iraquí de Shengal, algunos observadores creen que la presión turca es la base de los recientes movimientos de Bagdad en la zona, incluida la construcción de un muro a lo largo de la frontera con Siria y los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y las milicias yezidíes locales.

Una nueva operación transfronteriza turca, cuyo nombre en código es “Claw Lock”, ha estado en marcha en el norte de Irak desde el 18 de abril contra el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Simultáneamente, el gobierno iraquí ha desplegado refuerzos en Shengal, lo que ha provocado enfrentamientos con las fuerzas yezidíes vinculadas al PKK en la zona.

El PKK, que Ankara designa como grupo terrorista por su campaña armada de casi cuatro décadas en Turquía, ha ganado influencia en Shengal desde que acudió en ayuda de los yezidíes tras la brutal embestida del Estado Islámico (ISIS) en la región en 2014. Ayudó a crear las Unidades de Resistencia Shengal (YBS), una milicia yezidí que sigue siendo un actor importante en una región devastada por la guerra. El punto de apoyo del PKK en Shengal proporcionó un vínculo crucial entre las antiguas bases del grupo en las montañas del Kurdistán iraquí y el norte de Siria, donde dominan los kurdos sirios afiliados al PKK. Ankara advirtió que no permitirá que Shengal se convierta en “otro Qandil”, una referencia al cuartel general del PKK en las montañas del Kurdistán iraquí, por lo que llevó a cabo ataques aéreos en la región.

Una fuente local cercana a las YBS le dijo a Al Monitor que los enfrentamientos entre la milicia y las tropas gubernamentales, enviadas a instancias del primer ministro iraquí Mustafa al-Kadhimi, estallaron cuando este último intentó tomar un puesto de control controlado por Ezidxan Asayish, la fuerza de seguridad interna de los yezidíes, afiliadas a las YBS, en el noroeste de Shengal el 18 de abril. Hubo más enfrentamientos más tarde ese día, que provocaron bajas en ambos bandos, cuando las fuerzas gubernamentales tomaron el control de varias posiciones a lo largo de la autopista 47, una ruta crucial en el oeste de Shengal. La lucha llevó al ejército iraquí a enviar tanques y obuses a la región.

Ha surgido un complejo equilibrio de poder en Shengal tras la derrota del ISIS. Las YBS, Ezidxan Asayish, las tropas del gobierno iraquí, las milicias en su mayoría chiítas, conocidas como Unidades de Movilización Popular (PMU), un grupo yezidí dentro de las PMU y una unidad yezidí dentro de las fuerzas Peshmerga del Kurdistán iraquí, están todos presentes en la ciudad de Shengal y los asentamientos circundantes. Un factor clave que da forma al clima en el área es una desconfianza persistente entre los yezidíes hacia el ejército iraquí y las fuerzas Peshmerga del Partido Democrático de Kurdistán (PDK), el partido gobernante en el Kurdistán iraquí, por su abandono de Shengal durante la campaña genocida de ISIS en el región.

Esta desconfianza ha ayudado a las YBS, vinculadas al PKK, a afirmarse en la zona y las han convertido en aliado coyuntural de las PMU, que también se creó para luchar contra ISIS. El PMU ha adoptado una postura hostil contra las operaciones transfronterizas y la presencia militar de Turquía en territorio iraquí, una actitud que choca con el enfoque bastante flexible de Bagdad.

En virtud de un acuerdo de octubre de 2020 con el Kurdistán iraquí sobre la estabilización de Shengal, el gobierno central ha estado tomando medidas para afirmar el control en la región, incluido el establecimiento de unos 10 puntos de control alrededor de Shengal, pero hasta ahora no ha logrado cambiar la situación sobre el terreno. Más recientemente, Kadhimi nombró al gobernador de Nínive como administrador interino del distrito de Shengal, el 26 de abril, pero se vio obligado a retractarse de la decisión pocas horas después por las objeciones de los yezidíes.

Más importante aún, se está erigiendo un muro de hormigón a lo largo de la frontera entre Irak y Siria para evitar la infiltración. La construcción comenzó el mes pasado como parte de un proyecto que siguió a la visita de Kadhimi a Shengal en enero. Según fuentes kurdas, se espera que el muro, de 3,75 metros de alto y 1 metro de ancho, se extienda desde la ciudad fronteriza de Fish Khabur, no lejos del punto donde se encuentran las fronteras turca, iraquí y siria, hasta el suroeste de Shengal, a una distancia de unos 200 kilómetros. Las autoridades han estado instalando también una cerca de alambre de púas a una profundidad de 5 kilómetros de la frontera, paralela al muro. Los aldeanos locales han organizado protestas contra la valla, que ha separado las aldeas árabes y yezidíes.

La autopista 47 conduce a un cruce fronterizo no oficial con Siria, que los yezidíes utilizaron para huir del Estado Islámico. Las YBS tomaron el control del cruce en 2014, pero luego se lo cedieron a los guardias fronterizos iraquíes. En el lado sirio, el cruce está controlado por las Unidades de Protección del Pueblo (YPG). Aunque el cruce se utiliza hoy en día con fines comerciales, se ha grabado como un “corredor humanitario” o una “ruta de escape” en la psique yezidí.

La fuente local dijo: “Cerrar la frontera de esta manera es cortar el comercio, afectar la cooperación con las YPG y, por lo tanto, asustar a los yezidíes. Los yezidíes desconfían de las fuerzas Peshmerga y del ejército iraquí, que los abandonaron en 2014. El muro evoca una sensación de asedio. Imagina que el muro existiera en 2014: todos los yezidíes habrían sido masacrados. ¿Adónde huirán si ocurre otra masacre?”.

Deshabilitar dichos cruces fronterizos es una prioridad estratégica para Turquía, en sus esfuerzos por cortar las conexiones entre los grupos vinculados al PKK en Siria e Irak. La insistencia del presidente Recep Tayyip Erdogan en un  segundo cruce fronterizo entre Turquía e Irak, a 15 kilómetros al oeste del cruce fronterizo existente con el Kurdistán iraquí, también se debe a preocupaciones de seguridad, con el objetivo de abrir una ruta alternativa a Tal Afar y Mosul.

El analista político de Erbil, Siddik Hasan Sukru, cree que la escalada en Shengal está relacionada con la Operación “Claw Lock” de Turquía. Dado que las fuerzas afiliadas al gobierno ya están presentes en Shengal, la última decisión de despliegue fue “extraña” y las tropas actuaron “como si estuvieran conquistando una tierra ocupada”, dijo Sukru a Al Monitor. Kadhimi ordenó el despliegue a pedido de Erdogan, afirmó, y señaló que la cooperación en materia de seguridad estaba en marcha entre las dos partes en virtud de un acuerdo alcanzado durante la visita del ministro de Defensa turco a Bagdad el año pasado.

Según Sukru, la operación en curso de Turquía contra el PKK en el área de Bahdinan, controlada por el PDK, es “crucial”, y su éxito duradero depende del “cierre total” de la ruta de los militantes entre el Kurdistán iraquí y las áreas controladas por los kurdos en el norte de Siria, conocida como Rojava en kurdo. “Turquía quiere que Shengal esté en manos de fuerzas confiables. El PDK y Turquía prefieren las fuerzas del gobierno iraquí a las YBS y la administración autónoma en el área. Están en contra de un modelo similar al de Rojava. De hecho, Erdogan, Kadhimi y (el líder del PDK Massoud) Barzani comparten la misma política”, dijo Sukru. Opinó que el despliegue de tropas de Bagdad en Shengal probablemente se debió a las objeciones turcas al uso de las fuerzas de las PMU en el área.

El PMU ha criticado abiertamente las operaciones transfronterizas de Turquía y ha sido culpado de los ataques con cohetes contra una base turca en Bashiqa, cerca de Mosul.

Sukru enfatizó que Irán también se opondría a alterar el equilibrio de poder en Shengal, dado sus estrechos vínculos con el PMU. Si Turquía considera una operación terrestre en Shengal después de purgar Bahdinan, enfrentará una resistencia conjunta de las fuerzas yezidí y chiítas, agregó. 

En cuanto a la determinación de los yezidíes de mantener su autogobierno, Sukru dijo: “El ejército iraquí no protegió a los yezidíes ni a los chiítas por igual (contra el Estado Islámico). Turquía y otros estados regionales sunitas participaron en esos eventos. Esto ha dejado una profunda cicatriz y desconfianza. Shengal ahora puede confiar en las PMU pero no en el PDK y el ejército iraquí. Y el PDK y el ejército iraquí cooperan con el ejército y la inteligencia turcos. Identifican objetivos de las YBS para que los aviones turcos los golpeen. Para un pueblo que ha sufrido masacres y genocidios (a lo largo de la historia), el ejército iraquí y los aviones turcos evocan el (trauma del) genocidio de Shengal”.

Cuando se le preguntó sobre los motivos subyacentes a los movimientos de Kadhimi en el área, Sukru dijo: “Lo que hace en Shengal tiene como objetivo aplacar a Turquía y evitar una posible operación del ejército turco. Además, todos están tratando de consolidar sus posiciones”.

FUENTE: Fehim Tastekin / Al Monitor / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.