Estados Unidos trata de socavar las ambiciones revolucionarias de los kurdos

En septiembre pasado, Estados Unidos comenzó a enviar tropas adicionales al noreste de Siria, donde cientos de soldados estadounidenses están ayudando a las fuerzas kurdas a combatir los restos de ISIS. La medida representó un cambio brusco para la administración de Donald Trump, que había retirado a las fuerzas estadounidenses de la frontera turca el año anterior, lo que facilitó un brutal ataque turco a la patria kurda de Rojava.

Sin embargo, a pesar de las predicciones de que la traición de Trump pondría fin a la revolución social de izquierda de en Rojava, los kurdos han sido notablemente resistentes. No solo han logrado soportar más de un año de continuos ataques turcos, sino que han continuado forjando un experimento inspirado en la democracia directa, recibiendo elogios de los observadores que visitan el área.

Rojava “tiene las mejores condiciones de libertad religiosa en Medio Oriente y tiene las mejores condiciones para las mujeres”, dijo Nadine Maenza, comisionada de Estados Unidos para la libertad religiosa cuando visitó Rojava en octubre pasado.

Si bien los kurdos han desafiado las probabilidades, ahora enfrentan nuevas amenazas, particularmente de Estados Unidos. Durante el año pasado, los diplomáticos estadounidenses han pedido a los líderes kurdos que compartan el poder con políticos rivales que no tienen las mismas opiniones revolucionarias.

Los participantes describen las conversaciones recientes como un esfuerzo bien intencionado para crear la unidad kurda.

Pero las conversaciones se ven con más precisión como un intento de Washington para apaciguar a Turquía, mantener un punto de apoyo en Siria y, quizás lo más importante, moderar las ambiciones revolucionarias de los kurdos.

Los kurdos sirios, la traición de Trump y sus consecuencias

Durante los últimos años, Estados Unidos ha estado trabajando con las fuerzas kurdas en el noreste de Siria en la guerra contra ISIS. Al proporcionar los kurdos armas, dinero, entrenamiento, cobertura aérea y apoyo logístico, Estados Unidos les ha permitido emprender una campaña militar eficaz que ha dejado al grupo derrotado y en gran parte desmantelado.

Esta asociación ha aumentado las tensiones con Turquía, que ha estado librando una guerra de décadas contra el pueblo kurdo. El gobierno turco ha acusado a los kurdos-sirios de ser parte del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), un grupo de resistencia kurdo militante, y retrata tanto al PKK como a los combatientes kurdos-sirios como terroristas que deben ser destruidos.

La izquierda internacional ha apoyado en gran medida a los kurdos, inspirada por sus esfuerzos por liderar una revolución social de izquierda en Rojava. Cuando el Estado sirio retiró sus fuerzas del noreste de Siria durante las primeras etapas de la guerra civil del país, los kurdos de izquierda comenzaron a transformar el área en una región autónoma. Empoderaron a las mujeres y a las minorías étnicas para participar en la política local y regional, y promovieron su visión de “confederalismo democrático” arraigada en la economía y la participación política igualitarias.

La visión de los kurdos del confederalismo democrático los ha llevado a comenzar a construir una nueva sociedad revolucionaria, que es administrada democráticamente por pequeñas unidades autónomas descentralizadas. Las comunidades locales y los grupos étnicos participan en comunas, consejos vecinales y consejos distritales, donde deciden cómo dirigir sus comunidades y gestionar sus recursos. Al adoptar el principio de liderazgo dual, los kurdos han empoderado a hombres y mujeres para trabajar juntos como socios iguales en todos los niveles de la sociedad. Si Rojava tiene éxito, podría convertirse en la base de un nuevo tipo de sociedad igualitaria y autónoma.

Los funcionarios de Washington siempre han albergado serias preocupaciones sobre su asociación con los kurdos revolucionarios. Temen reconocer Kurdistán sirio como una región autónoma dentro de Siria y han mostrado una indiferencia imprudente para la seguridad del Kurdistán sirio, mirando hacia otro lado mientras Turquía lanza ataques periódicamente, como fue la invasión brutal de Afrin en 2018.

La administración Trump ha sido una de las mayores amenazas para Rojava. Aunque Trump ha elogiado periódicamente a los kurdos por su valentía militar, ha permitido repetidamente la agresión turca. Cuando los funcionarios de la administración anunciaron, en octubre de 2019, que comenzarían a retirar las tropas estadounidenses de la frontera turca, despejaron el camino para que el presidente nacionalista de derecha de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, lanzara una operación militar que mató a cientos de civiles y desplazó a cientos de miles más.

Turquía “tuvo que limpiarlo”, dijo Trump, justificando la limpieza étnica.

Pero la decisión de Trump provocó una reacción violenta, incluso de muchos funcionarios estadounidenses, y dio marcha atrás al mantener un pequeño contingente de tropas estadounidenses en el noreste de Siria. Después de que las fuerzas rusas y sirias se mudaron al área, los funcionarios de la administración anunciaron que unos 500 soldados estadounidenses continuarían trabajando con las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), dirigidas por los kurdos, para proteger el petróleo de la región y luchar contra los restos del Estado Islámico.

“Todavía nos estamos asociando con las FDS”, reconoció el entonces secretario de Defensa Mark Esper varias semanas después de la invasión de Turquía. “Todavía les estamos brindando asistencia”, agregó.

¿Apoyo estadounidense a los revolucionarios de izquierda?

Muchos funcionarios estadounidenses han elogiado a los kurdos por construir un sistema político estable en un país devastado por la guerra.

En los últimos meses, la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos ha tomado la iniciativa dentro del gobierno de Washigton al destacar los logros de los kurdos en Rojava. En su informe anual, una audiencia pública y un artículo de opinión, la comisión elogió a los kurdos por crear una sociedad inclusiva que brinda libertad religiosa a sus diversos residentes.

La comisionada estadounidense Nadine Maenza, que visitó Rojava en octubre y noviembre, elogió repetidamente a los kurdos por crear un sistema de autogobierno que empodera a la población local.

“Establecieron todos estos comités y empezaron a satisfacer literalmente las necesidades de la comunidad -dijo Maenza-. Lo hicieron de una manera que promovió la diversidad étnica, la diversidad religiosa, la aceptación de los demás. Se crearon condiciones que son únicas en el resto de Medio Oriente”.

Más recientemente, algunos funcionarios de alto nivel en Washington han ofrecido palabras con elogios similares. “Parecen tener algo de éxito en unir todos estos grupos de diferentes orígenes étnicos bajo un tipo de democracia, que en realidad parece estar funcionando”, dijo el representante republicano de Texas, Michael McCaul, en una audiencia del Congreso a principios de este enero.

Pero como bien saben los kurdos, los funcionarios estadounidenses a menudo tienen otros motivos en mente cuando los elogian; a saber, su destreza militar.

Cuando las fuerzas de ISIS comenzaron a arrasar en el norte de Siria y el oeste de Irak en 2014 y 2015, los funcionarios estadounidenses descubrieron que las milicias kurdas eran las únicas fuerzas que podían contener el ataque. “Eran las únicas personas que podían luchar eficazmente contra ISIS en ese momento”, dijo un funcionario del Departamento de Estado al Congreso en 2019.

En el transcurso de la guerra, los combatientes kurdos hicieron grandes sacrificios, perdiendo más de 10 mil soldados. “Les subcontratamos a los moribundos”, admitió más tarde un funcionario estadounidense.

Ahora, con ISIS casi derrotado, Washington ha presentado una nueva razón para apoyar a los kurdos. Debido a que los kurdos controlan alrededor de un tercio del territorio sirio, los funcionarios estadounidenses creen que tienen una influencia significativa sobre el presidente sirio Bashar Al Assad. Mientras los kurdos sigan al mando de Rojava, apuestan los funcionarios estadounidenses, Assad no podrá restablecer el control sobre Siria.

Rojava “es el mayor punto de influencia de Estados Unidos en Siria”, señaló el Grupo de Estudio de Siria (GES) en un informe realizado por mandato del Congreso en 2019.

Esta fue una de las principales razones por las que el ataque de Turquía a Rojava en octubre de 2019 molestó a algunos funcionarios estadounidenses. El “enfoque del presidente ha cedido la influencia de Estados Unidos sobre una futura solución política en Siria”, se quejó el representante de Florida Ted Deutch. Los copresidentes del Grupo de Estudio de Siria estuvieron de acuerdo y condenaron a la administración Trump por “renunciar a una importante fuente de influencia”.

Con las fuerzas estadounidenses trabajando una vez más junto a los kurdos, muchos funcionarios estadounidenses creen que han recuperado esa influencia. Incluso si las acciones de Trump debilitaron el punto de apoyo de Estados Unidos en Siria, siguen convencidos de que Washington puede usar lo que queda del control kurdo de Rojava para presionar a Assad para que llegue a un acuerdo político que lo lleve a dejar el cargo.

Antony Blinken, quien está programado para convertirse en secretario de Estado en la administración entrante de Joe Biden, ve a Rojava como un elemento clave de la estrategia de Estados Unidos. “Ese es un punto de influencia, porque al gobierno sirio le encantaría tener dominio sobre esos recursos”, dijo Blinken el año pasado. “No deberíamos renunciar a eso de forma gratuita”, indicó.

Oposición de Estados Unidos a la revolución de izquierda

Al considerar a los kurdos como socios estratégicamente importantes, los funcionarios estadounidenses se han mostrado reacios a criticarlos. Muy pocas veces han revelado su oposición a las aspiraciones revolucionarias de los kurdos.

En diciembre de 2017, el ex diplomático estadounidense Stuart Jones envió una señal cuando instó al Congreso a asegurarse de que la asociación de Washington con los kurdos “no cree un monopolio político para una organización política que es realmente hostil a los valores y la ideología estadounidenses”.

En 2019, el Grupo de Estudio de Siria brindó otra señal, cuando se quejó de que el principal partido revolucionario kurdo en Rojava, el Partido de la Unión Democrática (PYD), había estado utilizando la cooperación de las FDS con Estados Unidos para establecer un gobierno civil en desacuerdo con las preferencias estadounidenses. “Estados Unidos nunca se comprometió explícitamente a apoyar la autonomía o el autogobierno de los kurdos en Siria”, insistió el GES.

Uno de los signos más claros de la oposición estadounidense se produjo durante una audiencia del Congreso en octubre de 2019, cuando el senador estadounidense Jeff Merkley preguntó repetidamente al entonces funcionario del Departamento de Estado, James Jeffrey, sobre sus puntos de vista sobre la revolución.

“Había, para ser justos, una visión de Rojava que circuló ampliamente”, explicó Merkley. Los kurdos imaginaron un “área autónoma autogobernada con toda una filosofía de control democrático”, señaló.

Jeffrey respondió coincidiendo con la caracterización de Merkley de la visión kurda, incluso sugiriendo que los kurdos podrían lograr sus objetivos revolucionarios, pero insistió en que Estados Unidos no respaldaba la revolución. “Quiero enfatizar que esta visión, que es la visión de nuestros socios, nunca fue la visión estadounidense”, dijo Jeffrey.

Y los funcionarios estadounidenses están interesados ​​en hacer realidad su propia visión. Muchos funcionarios y pensadores del establishment están haciendo todo lo posible para llevar al poder un liderazgo kurdo menos revolucionario.

En un resumen de políticas de 2018 , la Institución Brookings argumentó que Estados Unidos debería alentar al PYD a compartir el poder con el Consejo Nacional Kurdo (ENKS, por sus siglas originales), un grupo de oposición organizado por Turquía, que es mucho más pequeño. El informe sugirió que un acuerdo de poder compartido podría evitar que el PYD cree una región autónoma dentro de Siria. Estados Unidos podría adoptar “una postura que se adapte a las preocupaciones de seguridad nacional turcas”, señaló el informe.

El ataque de Turquía a Rojava en octubre de 2019 ejerció una presión significativa sobre los líderes kurdos para que tuvieran en cuenta las preocupaciones de Washington. Poco después del asalto, el comandante de las FDS, Mazloum Abdi, acordó comenzar las conversaciones con los líderes de la oposición, y los funcionarios estadounidenses instaron a las dos partes a crear un gobierno de unidad que incorpore a los líderes del ENKS.

El diplomático estadounidense William Roebuck, quien desempeñó un papel central en la facilitación de las conversaciones, señaló en un memorando interno que quería ver la estructura política de Rojava “evolucionar” al “incluir kurdos fuera del PYD y árabes más empoderados e independientes”.

Después de varias rondas de negociaciones a principios de 2020, a una de las cuales asistió Roebuck, las dos partes kurdas llegaron a un acuerdo. El 17 de junio, los líderes kurdos anunciaron que habían alcanzado una “visión política común” sobre cómo gobernar Rojava.

Roebuck, quien participó en la ceremonia, elogió a ambas partes por sus esfuerzos. “Han demostrado flexibilidad e inteligencia en la forma en que han abordado esto”, dijo.

La embajada de Estados Unidos en Siria estuvo de acuerdo, emitiendo una declaración que describió el acuerdo como “un primer paso importante hacia una mayor coordinación política entre las facciones políticas kurdas-sirias con el apoyo de Estados Unidos”.

Aunque no está claro si el acuerdo creará un camino para que los líderes del ENKS adquieran poder político, el acuerdo es una gran victoria política para Estados Unidos y un golpe a las ambiciones revolucionarias de los kurdos.

El futuro de Rojava

A pesar de los muchos logros de los kurdos, el futuro de Rojava permanece en duda. Incluso si los revolucionarios encuentran alguna manera de resistir la creciente presión de Estados Unidos, los kurdos aún enfrentan una amenaza existencial de Turquía.

La invasión de Turquía en octubre de 2019 expulsó a cientos de miles de personas de numerosas ciudades, que las fuerzas de Ankara y sus milicias aliadas continúan ocupando. Como parte de la operación militar, Turquía abrió una gran brecha entre las partes occidental y oriental de Rojava.

Los líderes turcos continúan respaldando a los militantes que lanzan ataques periódicos contra el pueblo kurdo. El mismo día en que los kurdos en Rojava anunciaron su acuerdo de unidad, Turquía lanzó una gran ofensiva contra la región kurda de Irak, incluso recibiendo el aliento de la administración Trump. Informes recientes indican que Turquía se está preparando para montar otro ataque contra Rojava.

Los kurdos también han perdido gran parte de la influencia que tenían sobre el gobierno sirio. Después de que Turquía invadió Rojava en octubre de 2019, los líderes kurdos no tuvieron más remedio que invitar a las fuerzas sirias y rusas al área para su protección. Los funcionarios estadounidenses estiman que entre 4.000 y 10 mil fuerzas sirias ocupan ahora varias partes del noreste de Siria.

Rusia también ha estado presionando a los kurdos, a pesar de que las fuerzas militares rusas acudieron inicialmente en su ayuda durante el ataque turco. Los líderes rusos tienen la intención de devolver a Rojava a la órbita del gobierno sirio, que Rusia ha estado respaldando en la guerra civil. A principios de 2020, Rusia cerró un cruce fronterizo iraquí que había estado suministrando a Rojava alrededor del 40 por ciento de su ayuda médica.

El coronavirus y los problemas económicos son otro desafío para los kurdos. Los informes indican que el virus se está propagando por Rojava; los funcionarios han colocado periódicamente a las ciudades en un bloqueo total. En el aspecto económico, la rápida inflación ha dificultado que las personas compren bienes básicos y esenciales. Los agricultores están luchando por encontrar compradores para sus cultivos. Las sanciones de Estados Unidos han empeorado la crisis.

“La gente común tiene problemas para comprar los productos básicos que necesitan para sobrevivir”, reconoció el diplomático estadounidense William Roebuck en agosto pasado.

A pesar de todo, los funcionarios en Washington insisten en que todavía apoyan a los kurdos. Continúan pagando a los kurdos para que gestionen varios campos que albergan a unos 10 mil combatientes del Estado Islámico detenidos y unos 70 mil civiles, muchos de los cuales son esposas, hijos y familiares de los combatientes de ISIS.

Cientos de soldados estadounidenses permanecen en el terreno en Rojava, donde continúan trabajando con las fuerzas kurdas para atacar a los focos restantes de yihadistas. Aunque la administración Trump ha anunciado reducciones de tropas en Irak, Somalia y Afganistán, los funcionarios estadounidenses han indicado que mantendrán una presencia militar en Rojava.

La administración entrante de Biden sigue siendo una especie de comodín, pero el presidente electo ha señalado que tiene la intención de seguir trabajando con los kurdos. En 2019, Biden dijo que “tiene mucho sentido” mantener varios cientos de tropas estadounidenses en Rojava “para proteger a los kurdos y garantizar la seguridad en la región”. Otros funcionarios estadounidenses han indicado que no habrá cambios inmediatos en la política estadounidense bajo la administración Biden.

Sin embargo, mucho más silenciosamente, Washington continúa entrometiéndose en la política kurda. Los funcionarios estadounidenses insisten en que están tratando de crear unidad entre varios partidos políticos kurdos, pero lo que realmente están tratando de hacer es crear un liderazgo kurdo más moderado. Quieren apaciguar a Turquía, mantener las fuerzas estadounidenses en Siria y poner fin a la revolución en Rojava.

En resumen, Estados Unidos ha comenzado una nueva batalla importante por Rojava, y la liberación kurda es su última preocupación.

FUENTE: Edward Hunt / Jacobin Magazine / Fecha original de publicación: 8 de enero de 2021 / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *