“Estamos dispuestas a aprender de vuestro trabajo y vuestra lucha”

Una delegación de mujeres kurdas cuyos grupos de autodefensa hicieron caer el Estado Islámico en Siria, permanecerá en Euskal Herria hasta el 10 de diciembre para dar a conocer los aspectos más destacados de su proyecto político e institucional.

En sus visitas a los Parlamentos vascos y navarro, incidirán en el papel de la liberación de la mujer en Oriente Medio y Siria, el carácter multiétnico de sus instituciones y la necesidad de acabar con la guerra siria mediante un acuerdo político que reconozca a la autoadministración –que controla en torno al 30% del país y no se alinea ni con el régimen de Bashar Al Assad ni con la oposición islamista– en una Siria federal.

La estancia tiene su punto neurálgico en Durango, ya que la visita viene de la mano de Suargi elkartea, en colaboración con el Ayuntamiento, tras un viaje de varios jóvenes de la localidad que les permitió descubrir cómo se puede crear “un modelo de sociedad igualitario desde las ruinas”, en palabras de Esther Martín, de esta asociación.

Meses después, Suargi impulsó en 2017 el hermanamiento con Kobanê, la ciudad-mártir kurda que quedó devastada en 2014 tras los combates y bombardeos que supusieron la primera gran derrota militar del ISIS.

“Escribir nuestra historia”

La presidenta de la Unión de Escritoras del norte y este de Siria, Nariman Evdike; la ministra de Cultura del cantón de Jazira, Rawda Hasan, y la representante de la organización que agrupa a las asociaciones de mujeres, Manal Mohammad, fueron las protagonistas de la recepción que se les ofreció en Durango. Participaron en ella representantes de Gernika y Otxandio, localidades que también sufrieron bombardeos fascistas.

Hasan agradeció todo el apoyo recibido en estos cuatro años y explicó que haber conocido Durango y los daños que ocasionaron los bombardeos “nos da moral” al ver que fue capaz de reconstruirse. “En nuestro caso, es ahora cuando estamos escribiendo nuestra historia”, remarcó.

“Tender puentes”

Por parte del Ayuntamiento, tomaron la palabra la alcaldesa Ima Garrastatxu, y el teniente de alcalde, Julián Ríos. A ellos se sumó Esther Martín.

“Estamos dispuestas a aprender de vuestro trabajo y vuestra lucha”, enfatizaron. “Queremos tender puentes y estrechar lazos para que esta cooperación pueda continuar mucho tiempo”, insistieron, en referencia a proyectos como el de la Casa de la Mujer, que la administración durangarra ayudó a reconstruir y donde se atiende a víctimas de violencia machista. También se organizan actividades para reforzar el empoderamiento de las mujeres que viven en Kobanê.

“Atropellos judiciales”

Desde la asociación Durango 1936, Andoni Barreña les mostró su “solidaridad” y lamentó “los atropellos judiciales que seguimos viviendo en nuestra tierra”, como el archivo de la querella por crímenes de guerra y lesa humanidad contra los autores de los bombardeos que devastaron la villa en 1937.

El alcalde de Otxandio, Egoiz Garmendia, por su parte, reconoció que “somos un pueblo pequeño que supimos sacar lo mejor de una experiencia tan atroz y es lo que os deseo. Que saquéis de lo peor lo mejor”. En nombre del Ayuntamiento de Gernika, Iñaki Gorroño se sumó también a estas palabras.

FUENTE: Durangon

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *