Fuerte apoyo al partido HDP en Turquía

El co-presidente del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Mithat Sancar, participó en el encuentro “Defendemos el derecho del HDP a hacer política”, organizado por 46 agrupaciones profesionales y laborales, partidos políticos y ONG’S de Turquía.

La convocatoria al encuentro fue realizada por la reconocida Asociación de Derechos Humanos (IHD), con sede en Ankara.

Durante el evento, Sancar pronunció un discurso en el cual afirmó que observar la determinación de los participantes “nos da mucho entusiasmo y fuerza. Unirnos y ver nuestra determinación de caminar juntos es la fuente más fuerte de esperanza en este país”.

El co-presidente del HDP señaló que los intentos estatales por ilegalizar a su partido no apuntan solamente a esa fuerza política, que es la tercera en el parlamento. “Aunque el objetivo principal parece ser el HDP, su objetivo final es reprimir las fuerzas de la democracia, eliminar la política democrática y la lucha por los derechos –advirtió-. En otras palabras, el caso de cierre y la campaña anti-HDP, la violencia y la represión apuntan a las fuerzas de la democracia, a la búsqueda de la democracia y la insistencia en la libertad y la paz en Turquía”.

Para derrotar este plan del gobierno turco, Sancar aseguró que “la única forma de hacer esto es plantear la lucha común”. “A menos que seamos capaces de hacer crecer la lucha conjunta, no nos será posible introducir una fuerte resistencia contra este poder cruel, contra la mentalidad que considera permisibles todo tipo de medios sucios, ilegítimos e ilícitos”, indicó.

“Esta reunión es muy valiosa porque es una fuerte declaración de voluntad que, creo, se va a fortalecer –manifestó-. Esta unidad levantará la voz más fuerte contra este orden de guerra, violencia y saqueo. Esta unidad revelará el poder de eliminar este orden. También hay que abrir otra página en la lucha por la libertad. Continuaremos nuestra lucha legal. Seguimos diciendo esto, pero no somos tan ingenuos para resolver todos los problemas a través de la ley. Consideramos la lucha legal como una esfera importante de lucha política”.

Sancar apuntó que el gobierno de Recep Tayyip Erdogan “no tiene ningún problema en hacer caso omiso de la ley. De hecho, la decisión del Tribunal Constitucional sobre Ömer Faruk Gergerlioğlu hace cuatro días, que pidió su liberación, no es implementada por este gobierno. Su escaño parlamentario fue injustamente revocado y su derecho a la libertad fue violado. El propio Tribunal Constitucional dice que su detención fue ilegal e inconstitucional, pero aún lo mantienen en prisión. Aquí, declaramos una vez más que defendemos la libertad de Ömer Faruk Gergerlioğlu y la libertad de todos nuestros compañeros que han sido hechos prisioneros en la lucha por la democracia”.

El co-presidente del HDP además denunció que “nuestros compañeros se reunieron para la Vigilia de la Justicia frente a la prisión de Sincan. Lamentablemente, las fuerzas de seguridad intervinieron de forma muy violenta. Detuvieron a muchos, incluido Salih Gergerlioğlu, hijo de Ömer Faruk Gergerlioğlu, utilizando la violencia. También condenamos esto. Exigimos la liberación inmediata de Gergerlioğlu y otros presos políticos”.

Durante el encuentro celebrado en Ankara, el co-presidente de la IHD, Öztürk Türkdoğan, también habló y dijo que en Turquía “estamos atravesando un período en el que se suspenden el diálogo y las negociaciones, se ignoran las leyes y los derechos humanos, y están surgiendo algunas fuerzas oscuras”.

“A medida que el lenguaje de la violencia se vuelve dominante, los problemas sociales, especialmente la violencia contra las mujeres y los niños, se han intensificado y la gente sigue bajo una gran presión”, expresó.

Türkdoğan alertó que los partidos de oposición en Turquía, “que son los elementos clave de una democracia, son el objetivo del gobierno y se ha creado un clima de odio. Los líderes de la oposición son linchados y amenazados abiertamente, y los trabajadores del partido son asesinados en los edificios del partido”.

A su vez, consideró los intentos de ilegalizar al HDP, “junto con la presión judicial contra sus miembros, representantes y trabajadores, y los ataques físicos que reciben, como un golpe político a democracia en Turquía”.

“Quienes gobiernan Turquía deben respetar los derechos humanos fundamentales y los valores democráticos garantizados por la Constitución y revocar la retirada del Convenio de Estambul –remarcó-. El derecho a la asociación política, que es uno de los principios básicos de los derechos humanos y las libertades, no puede bloquearse por ningún motivo. Esperamos que el Tribunal Constitucional tome una decisión justa que cumpla con los derechos humanos y los principios democráticos presentados en la decisión del TEDH (Tribunal Europeo de Derechos Humanos)”.

Por su parte, el Secretario General de la Asociación Médica Turca (TTB), Vedat Bulut, manifestó: “¿Puede ser saludable una sociedad cuyos alcaldes son reemplazados por fideicomisarios (interventores) designados por el gobierno? Ahora hay un caso de cierre contra HDP. Los hemos visto fallar antes. Apoyamos al HDP”.

En tanto, Şükran Kablan, co-presidente de la Confederación de Sindicatos de Trabajadores Públicos (KESK), declaró que “lucharemos hasta que creemos un mundo en el que las personas vivan libre e igualitariamente, se libere el trabajo y se destruya el capital. Diremos que no a los cierres de los partidos”.

A su  vez, Fevzi Ayber, miembro del Consejo Central de Disciplina del Partido Laborista (EMEP), explicó que “defendemos el derecho a hacer política. Consideramos cada ataque y caso de cierre contra el HDP como un ataque contra todas las fuerzas democráticas, que luchan por la democracia, la paz, la libertad y el trabajo”.

Por otra parte, el escritor Fikret Başkaya dijo que “este régimen considera a la oposición como un enemigo, y a los que piensan de manera diferente como traidores. Cuando los políticos no asesinan a los periodistas, los encarcelan o los obligan a convertirse en refugiados. La historia de los últimos cien años es la historia de asesinatos y masacres. Este régimen no se puede cambiar nada. Es incapaz de enfrentarse a su pasado. Sin embargo, es muy posible cambiarlo”.

Başkaya señaló que los partidos gobernantes AKP-MHP son los “títeres del Estado” y agregó: “Quieren cerrar el HDP porque está interrumpiendo los planes del ‘Estado santo’. El Estado no tiene otro medio que imponer la violencia. Esta situación brinda grandes oportunidades para los partidos de oposición”.

El escritor advirtió que “hay millones de personas detrás del HDP. El país tiene verdadera oposición. Se trata de activar ese potencial. No existe perder durante la lucha por los derechos, la libertad, la democracia y la igualdad social. Cada etapa de la lucha es un nuevo logro. Una vez que das un paso, comienzas a liberarte”.

En la misma línea, el poeta Ahmet Telli afirmó que “es necesario llevar las fuerzas de la democracia al campo de acción. No debe olvidarse que la forma y el método para hacerlo es seguir siendo revolucionarios y creer en la hermandad de los pueblos”.

Güneş Gümüş, presidenta del Partido Socialista de los Trabajadores (SEP), también habló: “Ahora está claro que todas las fuerzas de la oposición deben unirse. Si queremos derrocar al gobierno del AKP, es necesario unir a la oposición. Tenemos que hacer que la clase obrera también sea parte de esta lucha”.

Por último, el secretario general de las Casas del Pueblo (Hakevleri), Mustafa Eberliköse, expresó que “siempre que el fascismo está en crisis en Turquía, el primer partido al que se dirige es el HDP. Por lo tanto, defender el derecho del HDP a hacer política es, en realidad, defender a los pueblos de Turquía”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *