Guerra en Ucrania: “El derecho de los pueblos a la autodeterminación debe ser reconocido”

El fin de semana pasado, se formó en Turquía una alianza entre el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), el Partido del Trabajo (EMEP), el Partido del Movimiento Proletario (EHP), las Casas del Pueblo (Halkevleri), la Federación de Consejos Socialistas (SMF), el Partido de los Trabajadores de Turquía (TİP) y el Partido de la Libertad Social (TÖP).

A continuación publicamos la declaración conjunta que la alianza difundió sobre la guerra en Ucrania:

Mientras el mundo se esfuerza por curar las heridas de la pandemia, se enfrenta a una nueva gran amenaza de guerra. Al capitalismo no le interesa el pan ni la salud de la humanidad, sino que está creando las bases para una nueva guerra, en la que los pueblos son masacrados por los monopolios de la energía y las armas. De eso trata la guerra y la ocupación que comenzó con la escalada del conflicto entre Ucrania y Rusia en Donbass. No estamos al lado de Rusia ni de la OTAN liderada por Estados Unidos, que desprecian la voluntad de los pueblos con su expansionismo. Rechazamos las guerras injustas y las consignas de guerra. Nuestro bando es la paz, nuestro bando es el mismo que el de los pueblos que se oponen a la guerra en todo el mundo.

Saludamos a las fuerzas democráticas que han salido a la calle en Turquía exigiendo la paz. Llamamos a todo el mundo a salir a la calle por la paz mundial y contra la expansión global del aparato de guerra. Turquía no debe ser parte de una guerra y una polarización que enciende la mecha de la Tercera Guerra Mundial. Advertimos al gobierno del AKP, que colabora con las potencias regionales e internacionales, y que lleva mucho tiempo en una posición agresiva y de constante conflicto con los pueblos vecinos: Turquía no debe ser incluida en el bloque de guerra de la OTAN o de Rusia. Los pueblos que quieren la paz no lo permitirán.

La guerra es el enemigo de los trabajadores que luchan por la igualdad y la vida humana. Los trabajadores, los pobres, las mujeres y los jóvenes son los que más pierden en la guerra. Todos los pueblos, los trabajadores de nuestro país, deben unirse contra la guerra, el militarismo y el chovinismo. La guerra es también el enemigo de la democracia. Es el camino más corto hacia la dictadura, la autocracia y la oligarquía. La guerra significa más desplazamientos, agresiones y violaciones a las mujeres. La guerra significa la destrucción del medio ambiente. Amenaza a todos los seres vivos, no sólo a los seres humanos.

Todas las fuerzas que luchan por la democracia en nuestro país deben unirse contra la guerra. Es una necesidad imperiosa de la lucha por la democracia detener esta guerra e impedir que la matanza de los pueblos y los barones de la guerra se hagan aún más fuertes. Para ello debemos mostrar la mayor solidaridad.

En Donetsk, Lugansk y Ucrania, los civiles están siendo asesinados, la gente está siendo desplazada en masa. Todas las fuerzas de guerra y de ocupación deben ser retiradas de la región y el derecho de los pueblos a la autodeterminación debe ser reconocido. El imperialismo y el fascismo han llegado a un nivel de locura y desesperación que, al parecer, se está considerando incluso el uso de armas nucleares. Hiroshima, Nagasaki, Vietnam y Halabja son advertencias históricas contra esas formas de guerra criminal. No nos quedaremos de brazos cruzados. Ahora es el momento de alzar la voz contra la guerra y por la paz y la fraternidad.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.