Guerrilla kurda denuncia que Turquía asesinó a 12 soldados retenidos por la insurgencia

El comando del Cuartel General de Defensa Central del Pueblo (HSM), afiliado a las Fuerzas de Defensa Popular (HPG), emitió una declaración detallada sobre el ataque militar turco a la región de Garê, en Bashur (Kurdistán iraquí), y la resistencia guerrillera ante este nuevo hecho de injerencia.

En el comunicado se explicó que “el ataque lanzado por las fuerzas estatales turcas colonialistas el 10 de febrero en la madrugada, ha terminado después de cuatro días, el 13 de febrero por la noche. Este ataque llevado a cabo por el régimen AKP/MHP/Ergenekon obviamente tenía una serie de objetivos políticos y militares serios. No consideramos necesario en este punto entrar en el propósito político de este ataque integral, pero desde el punto de vista militar el ataque presenta ciertas novedades en su alcance y contenido”.

Según el HSM, el régimen turco, al que califica de “fascista”, se encuentra “en una posición difícil y quería sumar puntos políticos con esta operación basada en tecnología sofisticada. Por tanto, se han aceptado riesgos en la planificación del ataque. En el curso del bombardeo intensivo de toda la región de Garê, que duró cuatro días, el ejército turco quiso establecer un punto de apoyo permanente en la zona y, al mismo tiempo, poner sus manos sobre los prisioneros (soldados turcos) que estaban con nosotros”.

“Está claro que este ataque operativo se llevó a cabo sabiendo que nadie sobreviviría –agregó el comunicado-. Ciertamente, el ataque no tenía como objetivo liberar a los prisioneros, sino destruirlos. Además, es seguro que se planeó un despliegue permanente en un perímetro estratégicamente importante en Garê, si el ejército hubiera podido mantener los lugares apuntados en el primer avance como estaba planeado”.

El HSM manifestó que para el gobierno de Ankara “el motivo fundamental de la operación fue presentar como realidad sus supuestos éxitos y así alargar la vida del régimen. Por tanto, el ataque tuvo un significado estratégico para ellos. Fue planeado y ejecutado al más alto nivel y organizado en forma de ataque especial. La operación fue planificada con el conocimiento de las fuerzas que dominaban la zona afectada y, en algún nivel, con su apoyo, y tuvo como objetivo un resultado absoluto”.

En la declaración se remarcó que “las guerrillas lideradas por el heroico comandante Şoreş Beytüşşebap han respondido al plan enemigo preparado durante meses de la forma más dura. Justo en el primer paso, el enemigo recibió un fuerte golpe. El Estado turco quería lograr su objetivo bombardeando toda la zona con más de cuarenta aviones de combate, acompañados de drones armados y desarmados. Este ataque fue frustrado por nuestras fuerzas guerrilleras en Garê con el espíritu desinteresado apoísta (en referencia a Abdullah Öcalan), con gran maestría, con creatividad táctica y con la forma correcta de moverse”.

“Sobre esta base –se destacó-, se han asestado graves golpes al enemigo en los puntos de contacto directo. En las condiciones desfavorables para la guerrilla de un terreno abierto sin cobertura alguna, la nueva forma de combatir, basada en pequeños grupos profesionales (tim), ha llevado a un claro éxito. Como se observó anteriormente en la resistencia Heftanîn (Cenga Heftanînê), los ataques del enemigo basados ​​en información y tecnología de inteligencia no han tenido éxito debido a la nueva forma de lucha de guerrillas y la maniobrabilidad adecuada. Sobre esta base, ha sido posible asestar golpes demoledores”.

En la declaración también se puntualizó que “durante el asedio al campo de la aldea de Siyanê, donde se encontraban los prisioneros, por un lado se impidió que las fuerzas de ocupación fascistas se extendieran por la zona. Por otro lado, las fuerzas que asediaban el campamento fueron rodeadas e inmovilizadas. El ejército turco sólo podía defender estas fuerzas mediante intensos ataques aéreos. El campo con los prisioneros fue atacado intensamente desde el aire. Como resultado de los esfuerzos del enemigo por penetrar el campamento desde el suelo, se produjo una situación de batalla física que se extendió al interior del campamento. Nadie puede afirmar que los presos pudieron haber sobrevivido en esta situación de combate que se prolongó durante días y horas. Para defender a los prisioneros, seis de nuestros compañeros lucharon y murieron hasta el final. Como resultado, murieron doce prisioneros pertenecientes a las fuerzas de seguridad turcas y un detenido temporal del Kurdistán del Sur”.

El HSM denunció que “después de que dos personas cayeran en manos del enemigo el cuarto día, de una manera que aún no nos queda clara, el ejército colonialista turco atacó el campamento de manera marcial, usando gas. Llegados a este punto, evidentemente se ha mostrado una actitud cobarde, que no ha dependido de una lucha por sus propias fuerzas, sino del uso de la tecnología y el gas para lograr resultados. Al parecer, tras el uso masivo de este, las personas que habían perdido la vida en el interior fueron ejecutadas con disparos en la cabeza. El Estado turco había sufrido una gran derrota en el campo de batalla y no podía penetrar dentro del campamento. Solo logró hacerlo con la información de las personas que había capturado y con este tipo de métodos sucios”.

“El Estado turco debe tener en cuenta el hecho de que no rehúye matar cruelmente incluso a su propia gente y usarla para disfrazar su propia realidad y salvar su prestigio –aseveraron en el comunicado-. Los representantes de esta mentalidad fascista, que desperdician así a los hijos del pueblo para mantener su poder, pueden hacer lo que quieran, pero no encontrarán la salida del profundo agujero en el que han caído. El brutal ataque militar con el que el régimen del AKP/MHP quiso mantenerse en el poder, y que se basó exclusivamente en tecnología bélica, ha sufrido una derrota total en Garê. Para el régimen fascista, que siempre se presenta como exitoso y por lo tanto engaña a la sociedad, esta derrota muestra que su final no está lejos. El régimen del AKP/MHP no logró ninguno de sus objetivos en la guerra de cuatro días en Garê. Ha sido derribado por la guerrilla y derrotado. Así como la derrota en Zap, en febrero de 2008, fue el comienzo de la pérdida de la supremacía del ejército, la derrota en Garê en febrero de 2021 significa el comienzo del fin del régimen fascista”.

Desde la insurgencia señalaron que durante los cuatro días de combates, las guerrillas han establecido con clara certeza 37 bajas del ejército turco. Además, también se han visto decenas de heridos. Dado que algunas de nuestras unidades cayeron antes de que pudieran transmitir su informe de guerra, el número mencionado no es la totalidad de las pérdidas enemigas. Se cree que el enemigo tiene pérdidas aún mayores. La cifra dada es solo aquellos casos que han sido confirmados con certeza. Además, nuestras fuerzas alcanzaron dos helicópteros Sikorsky. No chocaron sino que tuvieron que alejarse del área”.

Al mismo tiempo, se reveló que durante los ataques “seis de nuestros camaradas, al mando de Heval Şoreş, que protegía el campo con los prisioneros, cayeron en heroica resistencia. Otros cinco camaradas cayeron en diferentes momentos durante los ataques a las fuerzas enemigas. Otros tres cayeron fuera del área de operaciones mientras se dirigían a una tarea en un paramotor, durante la huida del enemigo. Un camarada murió en su posición durante un ataque aéreo. Durante la operación de cuatro días, 15 de nuestros combatientes fueron martirizados en heroico combate. Dos personas cayeron en manos del enemigo. Los datos personales de los mártires se publicarán en los próximos días”.

El HSM indicó que “los soldados, oficiales de policía y miembros del MIT capturados que murieron en la situación de combate son Adıl Kabaklı, Aydın Köse, Hüseyin Sarı, Mevlüt Kahveci, Muhammed Salih Kanca, Müslüm Altıntaş, Sedat Sorgun, Sedat Yabalak, Semih Özbey, Sürleyman Sungurı. Vedat Kaya. Además, Cotyar Muhsin, de Duhok, quien fue arrestado temporalmente, también murió en el incidente”.

“Ofrecemos nuestro más sentido pésame a las familias de los presos y detenidos que murieron en el ataque del régimen fascista del AKP/MHP –expresaron desde la guerrilla-. Los pueblos de Turquía y nuestro pueblo deben saber que hemos protegido a estas personas durante seis años y hemos tratado de defenderlas hasta el final. No somos responsables de su suerte, sino de los representantes del régimen del AKP/MHP que decidieron y planearon este ataque. Tendrán que justificarse ante la historia”.

Por último, en la declaración manifestaron que “la resistencia en Garê fue una gran e histórica resistencia contra la tecnología moderna, y demostró la voluntad y la creatividad de los militantes equipados con la ideología apoísta. En la persona de Heval Şoreş como comandante de esta gran resistencia en un momento históricamente importante, recordamos a todos nuestros heroicos mártires. Expresamos nuestras condolencias a sus familiares, a todo el pueblo patriota de Kurdistán y a los amigos de nuestro pueblo. Esta gran resistencia fue obra de nuestros valientes mártires. Estamos en deuda con ellos por el resultado obtenido. Con su lucha, han demostrado cómo se puede lograr la victoria. Como antorchas de la victoria, siempre vivirán en nuestra lucha”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *