Hozan Serhat: músico, revolucionario y guerrillero

Todo empezó con una cuerda rota de un Tembûr. Cuando Süleyman Alpdoğan, de siete años, manejaba el laúd de cuello largo de su hermano, se produjo una gran discusión entre ellos. Arif Alpdoğan recordó: “Probablemente, fue el primer Tembûr que existió en Patnos. Llevábamos un año ahorrando para ello. Por eso era sagrado para nosotros. Suleyman me lo robaba siempre que podía y trataba de averiguar cómo tocarlo. No se rendía. Era persistente, nunca estaba dispuesto a rendirse o a ceder. Cuando se rompió la cuerda, no sólo discutimos, sino que entonces comenzó su pasión por la música que no decayó hasta su muerte”.

Este era Hozan Serhat, artista, revolucionario, guerrillero. Dio forma a la música guerrillera kurda como ningún otro, y se hizo inmortal por ello.

Un “niño cantante” en Unkapanı

Hozan Serhat nació el 24 de julio de 1970 en Eleşkirt, en la provincia kurda de Ağrı, y era el menor de cinco hijos. Perdió a su padre a la edad de un año. La madre se trasladó entonces a Patnos con los niños. “Era un niño muy inteligente. Había pasado aproximadamente un año desde nuestra discusión sobre la cuerda rota, y ya era muchas veces mejor que yo en el Tembûr. Así que había llegado el momento de apoyarle en todo”, dijo Arif Alpdoğan.

En 1985, Hozan Serhat probó suerte en Unkapanı. El barrio europeo de Estambul era el centro de la industria musical comercial en Turquía. Bajo el seudónimo de Murat Esen, allí grabó su primer álbum, Gûlo. Era la época de los “niños cantores” que surgieron a mediados de 1980, pocos años después del golpe militar. Hozan Serhat vivió con uno de ellos, Küçük Emrah, en un apartamento durante un tiempo. Pero el éxito no llegó y las dificultades económicas le hicieron volver a Patnos. Allí terminó su educación con el Abitur. Su pasión por la música lo seguía impulsando.

Estudios en Izmir

En 1988, Hozan Serhat obtuvo el segundo mejor resultado entre 1.800 compañeros en la prueba de aptitud para obtener una plaza de estudio en el Conservatorio Estatal de la Universidad Ege, en Izmir. En contra de lo que se esperaba, no estudió allí el Tembûr, sino el Tar azerbaiyano. Al mismo tiempo, aprendió a tocar el Kaval, así como la guitarra, el Saz y el piano. Y conoció mejor el Movimiento de Liberación Kurdo. Su conciencia política se vio cada vez más influenciada y comenzó a involucrarse en el arte y la cultura dentro de la lucha de liberación kurda. La primera canción en kurdo que añadió a su repertorio fue Batmanê Batmanê.

Heftanîn, Bekaa, Damasco

Hozan experimentó su punto de inflexión tras asistir a un concierto en la Universidad Ataturk, de Erzurum. Él y su hermano pasaron la noche con un amigo, tuvieron una larga charla sobre historia, política y la realidad del pueblo kurdo. “A partir de ese momento comenzó para Serhat el proceso de cuestionamiento constante”, recuerda Arif Alpdoğan.

Poco después, a principios de 1991, Hozan Serhat conoció a su futura esposa, Yıldız, durante su época de estudiante. Sólo un mes después, se casaron en Denizli. Al mismo tiempo, el Estado turco intensificó la guerra contra la población kurda. Por ello, ambos tomaron la decisión de unirse al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK). Sin embargo, Yıldız Alpdoğan fue capturada y posteriormente condenada a más de 12 años de prisión. Hozan se adentró en las montañas y llegó a la zona de la guerrilla kurda del sur de Heftanîn. Desde allí, se dirigió a la Academia Mahsum Korkmaz, en el valle libanés de la Bekaa. Los primeros cuadros del PKK ya habían llegado al campamento, no lejos de la frontera siria, a finales del verano de 1979. Más tarde, fue a la escuela del partido en Damasco.

Su espíritu musicalmente revolucionario dejó una profunda huella en los dirigentes del PKK. Le pidieron que fuera a Alemania para participar en las actividades de la Asociación de Artistas Patrióticos en Europa (Hunerkom).

Hunerkom fue la primera organización con objetivos artísticos exclusivamente kurdos y apoyaba a grupos de folclore y música, publicaba discos y organizaba un festival de folclore y música kurdos cada año a principios de verano.

El grupo musical Koma Berxwedan (Grupo de Resistencia), entre cuyos miembros se encontraba también Hozan Serhat, estaba vinculado a la asociación. La banda se estableció rápidamente como el principal instrumento para transmitir la música de resistencia del PKK y se convirtió en parte integrante del Movimiento de Liberación Kurdo. El ejemplo de Koma Berxwedan dejó claro que la música desempeña un papel importante en la resistencia. Para el movimiento kurdo, la música siempre ha sido un poderoso medio de expresión social y política y, al mismo tiempo, una forma de transmitir la cultura y la historia de una sociedad a las nuevas generaciones.

Cuatro años en Hunerkom en Alemania

Hozan pasó unos cuatro años con la población kurda exiliada en Europa. Apenas hubo un acto cultural en el que no estuvieran él y su Tembûr. Su extraordinaria presencia escénica y su impresionante y aterciopelada voz, encantaron a todos. Cuando la primera cadena de televisión kurda, Med TV, empezó a emitirse en 1995, él aparecía regularmente en la pantalla. Al poner música a las canciones en todas las lenguas kurdas, Hozan llegó a las cuatro partes del Kurdistán. Escribía sus propias canciones y reinterpretaba las melodías folclóricas tradicionales con la influencia de motivos modernos.

“No podemos permitir que nuestras canciones se pierdan. Depende de todos nosotros preservarlas”, solía decir.

De vuelta a Kurdistán

En 1996, Hozan regresó a Kurdistán. “Volver a casa es la tarea de un revolucionario. Nos corresponde volver a nuestras raíces y demostrar que la cultura kurda sigue viva”, explicó. Los primeros meses se trasladó a la región de Zap. Después fue a Hewlêr y trabajó en el Centro Cultural Mesopotámico (NÇM). Sus actividades se extendieron a Suleimaniya y a la región de Behdînan. Dio conciertos en todas partes y también formó parte de la orquesta de bellas artes.

Cuando el ejército turco entró en la noche del 13 al 14 de mayo de 1997, con unos 200.000 soldados y varios miles de guardias de aldea, en el Kurdistán del Sur para la Operación Martillo (Çekiç Operasyonu) contra el PKK, el Partido Democrático de los Pueblos (PDK) le prestó apoyo. El segundo día de la invasión, el 16 de mayo de 1997, un hospital de la organización kurda Heyva Sor a Kurdistanê, llamado “Fundación para la Vida y la Reconstrucción del Kurdistán” (Dezgay Jiyan û Awedan, DJAK) llevó y atendió a heridos del PKK y otras instituciones de organizaciones relacionadas con el PKK. Sólo en el hospital, el PDK asesinó a 62 guerrilleros heridos. Un total de 83 miembros del PKK fueron asesinados en la masacre de Hewlêr. Entre ellos había periodistas y activistas por los derechos de las mujeres.

Capturado y caído en el Botán

Hozan estaba de vuelta en las montañas en el momento de la masacre. Pero había perdido a muchos amigos y compañeros. Su canción Hewlêr está dedicada a las víctimas de esta “matanza fratricida”. A partir de 1998, se implicó cada vez más en la lucha contra los militares turcos.

En octubre de ese mismo año, comenzó la odisea de varios meses de Abdullah Öcalan por varios países de Europa, que acabaría con su secuestro ilegal en Kenia en febrero. Poco después, Hozan participó en el Sexto Congreso del PKK antes de dirigirse al bastión de la resistencia kurda de Bakur (Kurdistán turco), Botán, con un grupo de artistas entre los que también se encontraba el cineasta, periodista y revolucionario Halil Uysal. En julio, el grupo sufrió una emboscada del ejército turco en la provincia de Hakkari y Hozan Serhat resultó herido y fue capturado tras los combates. El 22 de julio de 1999, los militares le dispararon cerca de la meseta de Faraşin, cerca de Beytüşşebap, y le arrojaron desde un helicóptero. Sus restos aún no han sido encontrados.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.