Jinwar: la aldea de mujeres sigue construyendo una nueva forma de vida

Fundada hace cuatro años en el norte de Siria, la aldea de mujeres de Jinwar sigue desafiando las duras condiciones de la región provocadas por la guerra y el embargo. En un boletín informativo, las residentes informan sobre su situación actual y desean a todos los simpatizantes un buen comienzo en los meses de primavera.

Las mujeres de Jinwar escriben: “Hemos estado siguiendo las últimas noticias y acontecimientos en torno al coronavirus. Se ha extendido y sus efectos a corto y largo plazo en nuestras vidas siguen siendo devastadores dos años después. Las acciones de los estados, el alarmismo y, sobre todo, el distanciamiento social dejarán consecuencias aún más profundas, similares a las cicatrices de la guerra que se libra aquí desde hace años”.

A esto, agregan: “Al mismo tiempo, vemos la importancia de la vida política y social, que garantiza que actuemos de forma independiente y encontremos soluciones para una vida igualitaria y ecológica en el proceso de construcción de una sociedad”.

“En el transcurso del aislamiento y la soledad debido a las regulaciones del coronavirus, la violencia contra las mujeres y el número de feminicidios han aumentado considerablemente advierten-. Las madres, en particular, sufren cuando se cierran las escuelas o las guarderías porque son las principales cuidadoras de los niños y, al mismo tiempo, las primeras en ser enterradas en el trabajo. Además, en la situación actual, las mujeres tienen menos o ninguna oportunidad de salir de casa, intercambiar ideas, encontrar lugares donde ir y organizarse. A su vez, existe una mayor presión para asumir los roles tradicionales en lugar de organizarse y co-crear con otras mujeres”.

Las mujeres de Jinwar afirman que “en los dos últimos años hemos vuelto a ver y sentir lo importante que es preservar nuestros recursos naturales y nuestro modo de vida ecológico. Esto significa construir relaciones saludables entre la naturaleza y las personas y entre las personas”.

“Aquí en Jinwar -la aldea de mujeres y niños del noreste de Siria- la vida continúa. Es importante que la vida continúe y no se detenga. Organizamos nuestras vidas y continuamos nuestro trabajo. Aunque las condiciones se hayan vuelto más difíciles y las fronteras sigan cerradas. El embargo contra la Administración autonómica está en marcha y los ataques de Turquía y sus bandas tienen lugar cerca. Hace apenas dos semanas perdimos a 121 personas en la acción de autodefensa contra la fuga de prisioneros del ISIS en Hesekê”, explican.

Por último, remarcan: “Aunque aquí, como mujeres, no experimentamos la violencia directa en nuestra vida diaria y tenemos la oportunidad de compartir, profundizar en nuestras relaciones, planificar y discutir cómo queremos vivir nuestras vidas juntas, seguimos sintiendo el dolor de todas las mujeres que hoy están luchando y resistiendo en muchos lugares diferentes del mundo”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.