Kurdistán: esperando la invasión

Para todos los que se preocupan por los kurdos, este es un momento preocupante. Pero es mucho más preocupante para aquellos que esperan que sus hogares y sus libertades ganadas con tanto esfuerzo sufran ataques violentos en cualquier momento. La situación no puede ser más difícil por el conocimiento de que la mayor parte del mundo parece sumamente indiferente ante esta situación, incluso de su importancia potencial para cambiar el mundo.

Al igual que la semana pasada, la gente de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) se está preparando para la prometida invasión de Turquía. Ahora saben que está previsto que los primeros objetivos del presidente Recep Tayyip Erdogan sean Tel Rifaat y Manbij, como lo dijo el miércoles ante miembros del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP); y que después de limpiar esas ciudades de “terroristas”, Turquía “hará lo mismo con otras regiones paso a paso”. El periodista Amed Dicle señala que este anuncio coincidió con el aniversario del inicio de la operación para liberar a Manbij de ISIS, realizada por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) hace seis años; y observa que Turquía no tuvo ningún problema en aceptar el control de la ciudad por parte de ISIS, de 2014 a 2016, cuando se abastecía desde el otro lado de la frontera turca.

Manbij es una ciudad multiétnica de mayoría árabe, y desde que pasó a formar parte de la Administración Autónoma (AANES), los esfuerzos se han centrado en incorporar a las diferentes etnias y potenciar las buenas relaciones entre ellas. Tel Rifaat había estado bajo un grupo islamista militante diferente, Liwa al-Fatah, que posteriormente se convirtió en parte del Ejército Sirio Libre (ESL) respaldado por Turquía.

Las FDS tomaron el control después de un fuerte bombardeo ruso, también en 2016. Tel Rifaat alguna vez fue en gran parte árabe, pero en 2018 se convirtió en el hogar de muchas de las personas, en su mayoría kurdas, que habían sido desplazadas de Afrin por la invasión de Turquía. La AANES tiene una estructura descentralizada y federal, y ambas zonas son administradas y defendidas por la población local. Sus fuerzas de defensa forman parte de las FDS, pero están separadas de las Unidades de Protección del Pueblo kurdo (YPG) y de las Unidades de Defensa de la Mujer (YPJ), que deben mantenerse fuera de la franja fronteriza de 30 kilómetros, en consonancia con los acuerdos de alto el fuego de 2019 que Turquía firmó con Estados Unidos y Rusia.

Manbij y Tel Rifaat son las piezas que faltan para la ocupación turca de la franja fronteriza al oeste del Éufrates. Dicle especula que las fuerzas turcas atravesarían Ayn Issa para rodear y estrangular a Kobanê, con la esperanza de evitar la reacción violenta que resultaría de un ataque directo a esta ciudad icónica de la resistencia kurda contra ISIS. También predice que Manbij libraría una feroz batalla.

La invasión planeada de Turquía resultaría en una gran pérdida de vidas y está calculada para destruir todo lo que la AANES ha estado construyendo cuidadosamente. Dirigiéndose a las fuerzas internacionales, que se preocupan principalmente por sus propios intereses, el copresidente de Relaciones Exteriores de la Administración, Ebdulkerim Omer, explicó que la guerra significaría “destruir la estabilidad de la región y apoyar a las bandas de ISIS para que se reorganicen”. Además, indicó que la limpieza étnica planificada de Erdogan “causaría conflictos a largo plazo entre los pueblos de Siria”.

Mazloum Abdi, comandante general de las FDS, tuiteó: “Cualquier ofensiva dividirá a los sirios, creará una nueva crisis humanitaria y desplazará a los/as habitantes originales, y a los y las desplazadas internas. La nueva escalada también afectará negativamente nuestra campaña contra ISIS. Hacemos un llamado a los actores para que eviten nuevas tragedias y apoyen la desescalada”.

Tanto Estados Unidos como Rusia tienen bases en la región, y una invasión terrestre turca necesitaría que sus fuerzas se apartaran. El secretario de Estado, Anthony Blinken, ha reiterado la oposición de Estados Unidos a “cualquier escalada en el norte de Siria”. En su declaración, dada en una conferencia de prensa conjunta con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, tuvo cuidado de no sugerir ningún favoritismo hacia la Administración Autónoma, y ​​se centró únicamente en cómo una ofensiva podría afectar la lucha contra ISIS.

Manbij y Tel Rifaat están rodeadas de bases rusas. Hace una semana, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, dijo a Russia Today que la participación de Turquía en Siria era “comprensible”. A Rusia le gusta contrastar su propia posición, invitada al país por el presidente Bashar Al Assad, con la deEstados Unidos, y Lavrov describió al ejército estadounidense como ocupante de “una gran parte de la orilla oriental del Éufrates” y responsable de crear “abiertamente cuasi -estados, fomentando directamente el separatismo y explotando los sentimientos de una parte de la población kurda”. No solo deslegitima a Estados Unidos, sino que también tergiversa las demandas originarias multiétnicas de autonomía regional, como si simplemente fueran esquemas organizados por Washington para el separatismo kurdo.

El jueves, por primera vez, Rusia emitió una declaración pública pidiendo la moderación turca y respaldando las objeciones hechas por el gobierno de Al Assad: “Esperamos que Ankara se abstenga de acciones que podrían conducir a un peligroso deterioro de la ya difícil situación en Siria. Tal medida, en ausencia del acuerdo del gobierno legítimo de la República Árabe Siria, sería una violación directa de la soberanía y la integridad territorial de Siria” y “causaría una mayor escalada de las tensiones en Siria”. Sobre el terreno, se ha informado que las fuerzas del régimen sirio llegaron a Tel Rifaat y sus alrededores.

Sin embargo, ni Estados Unidos ni Rusia se han comprometido de manera inequívoca a prevenir un ataque turco; y el deterioro de las relaciones entre la OTAN y Rusia también debe problematizar la discusión y la coordinación.

Mucho se ha escrito sobre la decisión de Turquía de operar un acto de equilibrio entre la OTAN y Rusia. Para la Administración Autónoma, no hay elección. Deben apostar por un juego cuidadoso con ambos, aunque tienen una mano mucho menos fuerte que Turquía y están arriesgando apuestas mucho más altas. Este es un punto que la discusión centrada en los Estados Unidos tiende a ignorar.

Narrativa de la OTAN

Mientras tanto, Turquía sigue manteniendo la presión sobre la OTAN a través de su veto a las solicitudes de ingreso a la organización de Suecia y Finlandia, y también mediante una postura cada vez más belicosa hacia Grecia. Las negociaciones con los países nórdicos están en curso y, hasta el momento, solo hemos escuchado posibilidades de concesiones, pero nada definitivo. Sin embargo, las respuestas dadas por Stoltenberg en la conferencia de prensa conjunta con Blinken, son escalofriantes en su tergiversación. En respuesta a una pregunta sobre estas negociaciones de membresía, Stoltenberg declaró: “Todos los aliados de la OTAN están, por supuesto, listos para sentarse y discutir las preocupaciones, incluidas las amenazas que el PKK representa para Turquía. Se trata de amenazas terroristas, que, por supuesto, es algo que nos estamos tomando muy en serio. Sabemos que ningún otro aliado de la OTAN ha sufrido más ataques terroristas que Turquía, y que Turquía es un aliado importante, sobre todo por su ubicación geográfica estratégica que limita con Irak y Siria. Han sido importantes en nuestra lucha contra ISIS, y (son) también un país del Mar Negro cercano a Rusia”. Es difícil imaginar cómo se podría haber incluido más desinformación en un breve párrafo.

El papel de Turquía en la lucha contra ISIS fue, y sigue siendo, casi completamente negativo. Aparte de algunos ataques simbólicos, Turquía ha proporcionado a ISIS su principal fuente de apoyo. Recientemente, militantes de ISIS capturados han contado cómo Turquía apoyó la fuga de miembros ISIS de la prisión de Hesekê, en enero, y un nuevo informe de Siria por la Verdad y la Justicia (SVJ) registra que se sabe que siete de los militantes de ISIS que escaparon se refugiaron en la Serêkaniye, ciudad ocupada por Turquía, con la ayuda de un grupo del Ejército Nacional Sirio (ENS) patrocinado por Ankara. Las áreas ocupadas por Turquía son reconocidas como refugios seguros para las células de ISIS. Brett McGurk, ex enviado especial de la Coalición Internacional que lucha contra ISIS, no se hizo ilusiones. En 2019, le dijo  a CNN: “Dirigí la campaña de ISIS. 40.000 combatientes extranjeros, yihadistas de 110 países de todo el mundo, todos vinieron a Siria para luchar en esa guerra y todos vinieron a través de Turquía… Estuve en Turquía más que en cualquier otro país para que sellaran su frontera, y no lo hicieron. Dijeron que no podían hacerlo, pero en el momento en que los kurdos tomaron parte de esa frontera, la sellaron por completo con un muro”.

De hecho, Turquía ha sufrido grandes ataques terroristas, pero estos se han relacionado con ISIS. Las víctimas eran desproporcionadamente kurdas y el gobierno ha sido acusado de complicidad. En octubre de 2015, más de cien personas murieron y cientos más resultaron heridas cuando dos atacantes suicidas atacaron una manifestación masiva por la paz que protestaba contra la guerra del gobierno turco contra las ciudades kurdas; a principios de ese año, 33 personas murieron cuando un terrorista suicida atacó a un grupo de jóvenes socialistas que se preparaban para ir a ayudar en la reconstrucción de Kobanê.

El PKK ha estado luchando por los derechos del pueblo kurdo durante casi 38 años. Como concluyeron los tribunales belgas en 2020, son parte de una guerra civil y están sujetos a las leyes de la guerra; no son “terroristas” sujetos al derecho penal. También han estado exigiendo negociaciones de paz durante más de la mitad de ese tiempo, por lo que si la OTAN estuviera realmente preocupada por el futuro de Turquía como un país justo y democrático, podría intentar y presionar para que se reanuden esas negociaciones y se respeten los derechos humanos de las y los kurdos.

Sin embargo, Stoltenberg ubica correctamente la geografía estratégica de Turquía, que es, por supuesto, donde comienzan los problemas.

¿Rendir cuentas al poder?

Ha sido previsiblemente aleccionador observar el bajo nivel de cobertura mediática que se le ha dado a eventos tan cruciales. Tanto la poca cobertura que hay (parece que el cambio de nombre oficial de Turquía a Türkiye se considera una noticia mucho más importante) como (salvo algunas excepciones) el fracaso de los medios para interrogar la narrativa turca. El premio para este último debe ir para The Economist, que simplemente invitó a Erdogan a escribir una columna. Tal vez, la semana que viene invite a Putin… Dado que el artículo de Erdogan es un artículo y no una entrevista, no puede cuestionarse su escandalosa afirmación de que “Turquía ha sido una potencia estabilizadora y una fuerza para el bien en Oriente Medio, el Cáucaso y el Regiones del Mar Negro”.

Con su característico estilo áspero, el presidente turco subraya la importancia de la OTAN y del papel de Turquía dentro de ella -dando un golpe de lado al presidente francés Emmanuel Macron- y afirma que la OTAN debe reformarse para incluir la acción colectiva contra el “terrorismo”. (Menciona específicamente el financiamiento del terrorismo, pero no menciona que la propia Turquía ha sido incluida en la “lista gris” del Grupo de Acción Financiera Internacional) por tener “salvaguardias insuficientes contra el lavado de dinero, la proliferación y el financiamiento del terrorismo”). Erdogan usa las páginas de The Economist para reforzar sus demandas de que los países nórdicos frenen las actividades de todas las “organizaciones terroristas” (para las cuales la definición de Turquía es notoriamente elástica) y extraditar a sus miembros para que se enfrenten a los tribunales de Turquía, y que también pongan fin a su embargo de armas. Afirma de forma grandilocuente que sin estas acciones, su admisión en la OTAN pone en riesgo la seguridad de Turquía y el futuro de la organización.

Para The Guardian, la principal preocupación parece ser el asentamiento forzoso de refugiados sirios de Turquía, en lo que describen como “zonas de amortiguamiento”. Por supuesto, esto es importante, pero es solo una parte de una historia mucho más preocupante, como aprenderían si hablaran con las personas amenazadas por una invasión.

Mala semana para refugiadas e inmigrantes

Esta también ha sido una mala semana para las y los refugiados en el Reino Unido. El martes, hasta treinta solicitantes de asilo y refugiados/as kurdos/as fueron deportados/as a la región del Kurdistán de Irak (Bashur). The Guardian informó que algunos habían estado en el Reino Unido durante décadas y muchos tenían hijos o nietos británicos. Un hombre, que llegó al Reino Unido hace veinte años, le dijo a un reportero que algunos de los retornados ya habían recibido amenazas de personas en Erbil (capital de Bahsur). Al mismo tiempo, se enviaron los primeros avisos de expulsión a los solicitantes de asilo, que serán reubicados en centros de detención en Ruanda bajo el controvertido nuevo sistema introducido por la ministra del Interior de línea dura, Priti Patel, cuyos propios padres eran inmigrantes ugandeses-asiáticos. Cuando algunos solicitantes de asilo iniciaron una huelga de hambre en protesta, el gobierno envió a uno de ellos una carta amenazando con deportarlos con anterioridad. La amenaza de ser enviados a Ruanda ha llevado a varios solicitantes de asilo a intentar suicidarse.

También hay solicitantes de asilo en huelga de hambre en Polonia: kurdos de Irak y Turquía que protestan por las condiciones similares a las de una prisión y los procedimientos lentos. Los vuelos directos que trajeron multitudes de inmigrantes a la frontera entre Bielorrusia y Polonia el pasado invierno se han detenido, pero el número de inmigrantes está aumentando de nuevo y el trato que se da en esta frontera es muy diferente al que se da a los refugiados de Ucrania.

En Alemania se ha revelado que las asociaciones kurdas han sido monitoreadas ilegalmente por las agencias de inteligencia estatales desde 1994, y se teme que la información haya pasado a la inteligencia turca.

Erdogan está utilizando las negociaciones sobre el ingreso en la OTAN de Suecia y Finlandia para tratar de presionar también a otros países europeos y obligarlos a tomar medidas drásticas contra las manifestaciones kurdas y la exhibición de banderas kurdas. La semana pasada, el gobierno turco convocó a los embajadores de Francia y Alemania para protestar por las manifestaciones kurdas celebradas en sus respectivos países. Las actividades ya están restringidas en muchos lugares, y será necesario resistir cualquier intento de restricción adicional.

La guerra total

Las banderas deben estar listas el 11 de junio, que ha sido designado como el Día de Acción Global para la Defensa del Kurdistán. Cuando se planeó por primera vez este día, la preocupación más urgente era la invasión de Turquía en el norte de Irak y el sur de Kurdistán. Ahora, esto podría ser superado por una invasión turca a Siria, pero la invasión de Irak aún continúa. Ha habido afirmaciones de que, frente a constantes reveses, Turquía está recurriendo a métodos más clandestinos, incluidas operaciones secretas, los secuestros y las torturas, y difusión de información falsa. También ha habido un informe sobre el envío de un imán a Turquía para recibir instrucciones sobre cómo predicar contra el PKK. Los Equipos de Pacificadores Comunitarios han calculado que, desde 2015 hasta la fecha, se sabe que 112 civiles han muerto por ataques aéreos turcos en el norte de Irak, y se cree que el número real es mucho mayor.

En la propia Turquía, epicentro de todos estos ataques, continúa la opresión contra toda la oposición, con más detenciones de periodistas, activistas y políticos. El martes, al menos once mujeres, incluidas ex co-alcaldesas del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) y activistas del Movimiento de Mujeres Libres, fueron detenidas en arrestos domiciliarios. El viernes se emitió una orden de detención para 42 personas, incluidos políticos del HDP y del Congreso Democrático de los Pueblos (HDK), del que forma parte el HDP; y la policía allanó un edificio del HDK en Estambul.

Mientras que el HDP está siendo el objetivo de la eliminación total, el Poder Judicial politizado también se está utilizando para obstaculizar al Partido Popular Republicano (CHP). El martes, Canan Kaftancıoğlu, presidenta provincial del CHP en Estambul, a quien se le atribuye haber ayudado al partido a ganar la alcaldía de Estambul en 2019, comenzó su sentencia de prisión de casi cinco años por publicar tuits en las redes sociales. Este fue un momento político importante, a pesar de que fue puesta en libertad bajo supervisión por la noche. Ekrem Imamoğlu, el hombre al que ayudó a ser elegido alcalde, también enfrenta una posible sentencia de prisión por “insultar a funcionarios públicos”. Su caso debía concluir el miércoles, pero fue aplazado hasta septiembre. Ambos políticos podrían enfrentar restricciones en la actividad política.

Estos eventos deberían crear simpatía entre el CHP y el HDP, especialmente porque los votantes del HDP jugaron un papel vital en la elección de Imamoğlu. Sin embargo, Erdogan ha atraído al CHP a una trampa que dificultará que los kurdos los apoyen. Como se ha enfatizado repetidamente, un ímpetu importante para la agresión exterior de Erdogan es ganar el apoyo popular. Cuando hace sonar el tambor patriótico y antiterrorista, sabe que la “oposición” principal se alineará detrás de él, y en esto no se ha sentido decepcionado. El miércoles, el vicepresidente de CHP, Engin Özkoç, dio una conferencia de prensa donde respondió diez preguntas de Erdogan. No solo anunció que el CHP apoya todas las operaciones transfronterizas de Turquía, sino que también trató de superar el militarismo de Erdogan, castigándolo por intentar negociaciones de paz con el PKK en el pasado, negociaciones que el mismo Erdogan finalmente interrumpió y rechazó.

Los kurdos han sido descritos como hacedores de reyes para las próximas elecciones, pero ¿cómo puede un kurdo votar por eso?

FUENTE: Medya News / ANF / Traducción: y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.