La capitulación de la Unión Europea ante Turquía

A la luz del hecho de que una gran mayoría del Parlamento Europeo (PE) 15 días atrás había pedido duras sanciones contra Turquía, la decisión del Consejo Europeo (CE) de marcar el tiempo es una abdicación vergonzosa de responsabilidad.

Como señalé en el Jerusalem Post después de la invasión turca del noreste de Siria, en octubre de 2019, la respuesta de la Unión Europea (UE) fue más como la de un caballo de circo, con las patas delanteras en una dirección y las traseras en otra.

Las conclusiones de la UE comienzan con una fanfarria de trompetas: “El Consejo Europeo recuerda que la Unión Europea, sus estados miembros y sus instituciones están comprometidos con la promoción y el respeto de los valores en los que se basa la Unión, incluido el estado de derecho”.

Habiendo abordado el presupuesto, la pandemia de la COVID-19, el cambio climático y la seguridad, la atención del Consejo se centró en el espinoso tema de la agresión de Turquía en el Mediterráneo Oriental. Dio un paso adelante, dando un paso atrás, y volvió a sus conclusiones en la cumbre de octubre, que, a su vez, se refirió a su decisión un año antes, es decir, patear la lata por el camino.

El presidente francés, Emmanuel Macron, había instado anteriormente a la UE a recuperar su soberanía militar, pero esto fue ignorado. En cambio, la UE prefiere esperar y escuchar qué posición tomará la nueva administración estadounidense.

El claro ganador es el presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Como era de esperar, la UE escuchó el llamado de Turquía al diálogo y, como instó el portavoz de Erdogan, Ibrahim Kalın, eligió ver las relaciones con Turquía a través de una “mentalidad estratégica” y no distraerse con “disputas bilaterales”.

Sin embargo, varios estados de la UE estaban motivados en una buena parte por el interés propio.

Como ha señalado Die Welt, los bancos españoles, franceses, italianos y alemanes han invertido más de cien mil millones de dólares en Turquía, y claramente no están interesados ​​en quedar atrapados en la recuperación. La declaración de solidaridad del Med’7 con Chipre y Grecia, y el llamado a tomar medidas restrictivas en Ajaccio en septiembre, se derritieron frente a la realidad económica.

El desafortunado enviado a Siria del presidente Donald Trump, James Jeffrey, atrapado entre la política de apaciguamiento del jefe de Estado hacia Turquía y el exitoso apoyo de Estados Unidos a la campaña de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), dirigidas por los kurdos contra el Estado Islámico (ISIS), tiene el siguiente consejo para la administración Biden: “Erdogan no retrocederá hasta que le muestres los dientes”. Sería prudente que la administración, poco entusiasta de la UE, tomara esto en cuenta. 

En la configuración de la UE, Macron y la canciller alemana, Angela Merkel, desempeñan el papel de policía malo y policía bueno para Turquía, respectivamente. Francia es el país que envía buques de guerra y aviones de combate Rafale para frenar la expansión de Erdogan en el Mediterráneo Oriental, mientras que Alemania suministra a Turquía las armas, incluidos tanques y submarinos, para hacerlo posible. Por lo tanto, no sorprende que el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, encuentre un embargo de armas de la UE sobre Turquía “estratégicamente incorrecto”.

Angela Merkel intervino en julio para evitar un enfrentamiento entre Grecia y Turquía por la pequeña isla griega de Kastellorizo, ​​frente a la costa sur de Turquía. Es Angela Merkel quien en la cumbre de la UE en octubre fue la defensora de “un diálogo constructivo” y “una agenda positiva” con Turquía. Y fue Angela Merkel quien en la cumbre de diciembre frenó cualquier amenaza de sanciones efectivas.

Después de la cumbre de la UE en octubre, fue la canciller alemana a quien el presidente Erdogan se dirigió en una videoconferencia, y pidió no sacrificar los principales intereses de Europa por los intereses menores de algunos países miembros del bloque. En una llamada de Navidad a Merkel, Erdogan enfatizó el deseo de Turquía de “pasar una nueva página” en sus relaciones con la UE, y colocó al canciller en la categoría de “líderes previsores” que estaban dispuestos a promover la agenda de Turquía.

Erdogan también instó a la UE a actualizar el acuerdo alcanzado el 18 de marzo de 2016, que además de lidiar con la crisis de refugiados, ofrecía la perspectiva de una liberalización de visas y una mejora de la unión aduanera del bloque. Para mantener al lobo alejado de la puerta, la UE ha acordado desembolsar otros 465 millones de euros además de los 6.000 millones ya acordados en ayuda para los refugiados sirios en Turquía.

En agosto de 2015, Merkel, en un momento digno la Madre Teresa, abrió las puertas de Europa y llamó a las masas apiñadas de Oriente Medio con la invitación “Wir schaffen das” (“Sí, podemos hacerlo”). Cuando se dio cuenta de la magnitud del desastre, se apresuró a ir a Estambul para reparar el daño.

Poco antes de las elecciones turcas de noviembre de ese año, se sentó en el trono con Erdogan en el palacio de Yıldız y le ofreció el paquete completo: 3.000 millones de euros en efectivo, viajes sin visado y una renovación de las conversaciones de adhesión (a la UE). Después de una sesión de toda la noche con el primer ministro turco, Ahmet Davutoğlu, en marzo siguiente, subió la apuesta a 6.000 millones.

Ahora, el presidente Erdogan tiene a Merkel en un palo hendido.

Pero el cambio de actitud de Turquía, donde Ankara ahora ve su futuro en Europa y en ningún otro lugar, está impulsado por la pura necesidad y el fracaso de las “erdoganomics”. Como decimos los británicos, “amor de armario”.

La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dictaminado que el encarcelamiento del copresidente del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Selahattin Demirtaş, desde noviembre de 2016, “perseguía el objetivo ulterior predominante de sofocar el pluralismo y limitar la libertad de política y de debate, que está en el centro mismo del concepto de sociedad democrática”, y pidió su liberación. La furiosa reacción del presidente Erdogan muestra que el leopardo no cambia sus manchas.

FUENTE: Robert Ellis / Ahval / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *