La cárcel de Imrali se ha convertido en un agujero negro

El pasado 14 de marzo comenzaron a circular rumores anónimos en las redes sociales sobre la supuesta muerte del líder kurdo Abdullah Öcalan, encarcelado desde el 15 de febrero de 1999 en la isla-prisión de Imrali. Sus abogados no han podido verlo desde el 7 de agosto de 2019 y el último contacto con él fue una conversación telefónica con un familiar, la única llamada autorizada desde 1999. En un momento donde arrecian los ataques contra el movimiento kurdo y el Fiscal General de Turquía ha pedido al poder judicial la ilegalización del HDP (Partido Democrático de los Pueblos), Berria habla con Serbay Köklü, uno de los abogados de Öcalan.

-¿Desde cuando no tienen contacto con Öcalan?

-Desde el 27 de abril de 2020 no recibimos noticias de nuestro cliente, el Señor Öcalan. Además de impedirle reunirse con su familia y abogados, sus derechos de comunicación como cartas, fax o teléfono, también están vetados. En otras palabras, su conexión con el mundo exterior ha sido cortada por completo.

-Han circulado rumores sobre su posible fallecimiento, ¿qué piensa al respecto?

-El 14 de marzo han empezado a circular noticias sobre su estado de salud, incluso se ha dicho que se habría muerto. El 15 de marzo solicitamos una visita, insistiendo todos los días, pero no hemos recibido respuesta. La Fiscalía hizo un comunicado, el día 16 de marzo, afirmando que el Señor Öcalan se encuentra en buen estado de salud en general, pero no tenemos manera de confirmarlo. Nuestras preocupaciones permanecen y por eso seguimos solicitando una visita inmediata.

-¿Cómo valora este comunicado de la Fiscalía?

-Por lo que entendemos, la Fiscalía sintió la necesidad de hacer tal declaración como resultado de la reacción democrática que hubo inmediatamente y no solamente en Turquía, y por la sensibilidad del tema. Sin embargo, nuestras expectativas no se conforman con una declaración indirecta, sino con un reconocimiento de nuestro derecho a reunirnos con el Señor Öcalan para que se pueda confirmar directamente su estado de salud. Hoy nuestro cliente se encuentra dentro del grupo de edad más afectado por la pandemia de coronavirus en todo el mundo. Necesitamos hablar con él directamente y obtener información sobre sus condiciones para establecer directamente su estado de salud.

-¿Porque este odio en contra de Öcalan?

-En el siglo XX, se previó una vida muerta, bajo la amenaza de genocidio, para el pueblo kurdo en los cuatro estados-nación en los cuales está dividido. Se podría decir que los kurdos estaban condenados a una vida de silencio sepulcral. Sin embargo, con la llegada del Señor Öcalan al escenario de la historia, volvió a tomar sentido la frase de “renacieron de sus cenizas”.

La cuestión kurda, uno de los problemas fundamentales de Oriente Medio, ha pasado de ser un mar de sangre y lágrimas, a ser la clave en la solución del conflicto en Oriente Medio gracias al paradigma de la Modernidad Democrática y la Solución de Nación Democrática desarrollada por el Señor Öcalan. Esto molesta a las potencias internacionales, especialmente a los estados nacionales, que comparten intereses en Oriente Medio. Esa es la razón por la que el Señor Öcalan ha sido blanco de una conspiración internacional y sufre un sistema de aislamiento y tortura en la isla prisión de Imrali desde 1998. Sin embargo, esta misma situación ha creado un efecto multiplicador, derrotando las intenciones de los responsables de esa conspiración internacional, que llevó a su captura el 15 de febrero de 1999. Hoy, en la persona del Señor Öcalan es el libre albedrío de los kurdos el que está sometido a una política de aislamiento y tortura, y también el modelo de solución de nación democrática que Öcalan plantea.

-Este rumor se difunde unos días antes de las celebraciones del Newroz (Año Nuevo kurdo). ¿Considera eso una casualidad?

-Sin duda, el aumento de los ataques muchas veces coincide con algunos aniversarios importantes, como el 15 de febrero, aniversario de la captura de Öcalan, o el 21 de marzo, el Newroz. El Newroz es el día de la resurrección de los kurdos, y el arquitecto de esta resurrección es el Señor Öcalan, por eso difundir estas noticias antes del Newroz puede ser tomado como un mensaje contra los reclamos de libertad.

-¿Qué esperan de la comunidad y las instituciones internacionales?

-Turquía es miembro de instituciones internacionales con las cuales está comprometida mediante convenciones. La prisión de Imrali es también una prisión legalmente sujeta al control internacional, sin embargo, desafortunadamente, esta situación en İmrali ha sido ignorada y se ha convertido en un agujero negro. Vemos esto y lo denunciamos con mucha claridad. Las agencias internacionales no pueden seguir tolerando que Turquía continúe con las ilegalidades que aplica en Imrali. Nuestra petición a las instituciones internacionales es exijan a Turquía la aplicación de las convenciones internacionales de derechos humanos de manera fuerte y clara.

FUENTE: Orsola Casagrande / Berria

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.