La defensa ideológica del principio de autodefensa

La historia del colonialismo es también la historia de invertir el significado de la autodefensa contra los pueblos oprimidos a favor de los gobernantes.

Los estados de Europa occidental, que estaban en la carrera por colonizar a otros, enfrentaron resistencia en todos los lugares que intentaron ocupar. Se enfrentaron a una rebelión de las personas a las que esclavizaron. Sin embargo, siempre han reescrito la historia y cambiado los hechos y los significados de lo que habían hecho contra las personas a las que oprimían.

El colonialismo, que es en realidad un método de eliminación de la autodefensa de un pueblo, jugó un papel dominante en la construcción de la civilización capitalista. En ese sentido, la idea de la autodefensa debe ser destruida en su conjunto (algo que incluye la comprensión, la conciencia, la práctica y la tradición de la autodefensa) para que pierda su valor. Debería verse como innecesario, al igual que las personas que viven en “tierras vírgenes para ser conquistadas”. Los pueblos que serán esclavizados, no deben tener el poder de resistir de ninguna manera.

Con este propósito, en cualquier lugar que habían ocupado, los estados occidentales primero secuestraron las armas de pueblos indígenas y les prohibieron portar cualquier cosa que pudieran usar como defensa. Además, prohibieron todos los medios de organización para evitar que los pueblos indígenas se preparen para una rebelión.

Por ejemplo, a mediados del siglo XIX, en los estados del sur de Estados Unidos incluso se prohibió a los negros llevar bolígrafos.

Fueron amenazados con “ser juzgados por intento de asesinato y condenados a muerte” si incluso llevaban bolígrafos. Así, el objetivo era evitar que los negros se comunicaran entre ellos a través de notas, creando los documentos necesarios para organizar y comunicar lo que estaba sucediendo al mundo exterior.

Los opresores blancos y racistas, por otro lado, estaban completamente armados. Así, se creó una fuerza de ocupación, que incluía a civiles blancos. Esta fuerza paramilitar, compuesta por civiles armados para “proteger sus vidas, honor y bienes”, aseguró la continuación de la opresión contra los negros en los Estados Unidos hasta el día de hoy. La cultura del linchamiento, que también está institucionalizada dentro del Estado, es en esencia un régimen genocida. En general, una cultura de linchamiento se basa en el régimen del genocidio. Todavía es así hoy. Esa verdad está en la raíz de la impunidad contra los crímenes contra un pueblo oprimido.

De esa manera, se legalizó la violencia de los gobernantes y, al mismo tiempo, se criminalizó la autodefensa de los pueblos. Esta ecuación, que en esencia apunta a prevenir la resistencia a la explotación, opera de la misma manera en la actualidad. Si bien la autodefensa de los kurdos es criminalizada como “terrorismo” por el orden estatal, los linchamientos y ataques genocidas contra los kurdos continúan con esta criminalización de la autodefensa.

La autodefensa no es solo una cuestión práctica. Más bien, se basa principalmente en una conciencia. Esta conciencia se basa en la memoria. La civilización capitalista, por tanto, prioriza la explotación e invasión de la mente de los pueblos para evitar que se defiendan. De esta forma, el sistema intenta asegurar la “docilidad” de los pueblos a los que oprime.

La autodefensa también es una cuestión ideológica. Los pueblos oprimidos pueden crear una fuerte fuerza de autodefensa y defenderse cuando son capaces de darse cuenta de los efectos de todo tipo de ataques ideológicos, políticos y militares contra ellos mismos, causados ​​por el colonialismo. Lo pueden hacer cuando analizan la severa destrucción psicológica que el colonialismo ha causado en sus mentes colectivas. El poder de una defensa ideológica es tan importante como el poder de una defensa física.

De hecho, la defensa física deriva su poder de la esfera ideológica. Este tema es de gran importancia hoy para los pueblos de Medio Oriente, que han enfrentado severos ataques genocidas durante los últimos diez años, desde que la Tercera Guerra Mundial se intensificó en la región.

Esto es especialmente dirigido contra el pueblo kurdo. Pero no debemos analizarlo solo como un peligro. También proporciona la justificación y la base para una lucha conjunta contra los regímenes genocidas, tanto a nivel regional como mundial.

FUENTE: Meral Çiçek / Yeni Ozgur Politika / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.