La economía municipalista desde una perspectiva holística

El portal online Libyajamahinya preguntó a los co-presidentes de la Unión de Comunidades de Kurdistán (KCK), Besê Hozat y Cemil Bayik, sobre los principios básicos del movimiento de liberación kurdo.

La primera parte de la entrevista trató sobre el concepto de independencia en la modernidad capitalista, el modelo obsoleto del Estado-nación y la comprensión de la autonomía democrática en un sistema confederal, que fue configurado por el líder kurdo Abdullah Öcalan.

En esta segunda parte, los co-presidentes de la KCK hablan sobre el modelo económico propuesto por el Movimiento de Liberación de Kurdistán.

A continuación se publica una síntesis de sus respuestas.

Superar el capitalismo no es sólo una tarea del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) y de todos los socialistas. La sociedad, la forma de existencia de la humanidad y la fuente de todos sus valores culturales, está siendo destruida por el capitalismo. Hay un ataque a la existencia de la humanidad, a la humanidad en su conjunto. El capitalismo no puede existir, no puede sobrevivir sin consumir o destruir la sociedad y todos sus valores sociales. Al igual que las células cancerosas del cuerpo humano atacan y destruyen las células sanas, el capitalismo ataca y consume la sociedad.

Por esta razón, Rêber Apo (Abdullah Öcalan) ha definido el capitalismo como un fenómeno canceroso. Dado que el capitalismo ataca y consume a la sociedad, Rêber Apo también ha considerado siempre que el término “sociedad capitalista” es erróneo. Habló del hecho de que el capitalismo y la sociedad no pueden unirse.

La cuestión de la superación del capitalismo, además, no debe verse sólo como un problema económico. Se trata más bien de un problema social fundamental. El capitalismo es la causa de la profundización de todos los problemas sociales. También es el único resultado concebible de este tipo de explotación y de su modernidad, que se mantiene viva consumiendo a la sociedad.

Rêber Apo ha analizado el capitalismo en su conjunto. Sin duda, Marx y Engels han hecho una gran contribución al análisis del capitalismo y han llegado a resultados importantes. Rêber Apo ha rendido homenaje a los logros de estos líderes socialistas, y al mismo tiempo ha completado puntos que habían quedado incompletos en el análisis de Marx y Engels. De este modo, ha hecho una gran contribución al análisis del capitalismo.

Hoy en día, ya no es posible desarrollar un enfoque holístico del capitalismo sin tener en cuenta el análisis de Rêber Apo. Ignorar su análisis conduciría a graves deficiencias en la lucha contra el capitalismo y en su superación. En particular, el concepto de “modernidad capitalista” debe ser examinado muy cuidadosamente. De lo contrario, la alternativa a ella, la Modernidad Democrática, no puede ser entendida adecuadamente. Todos estos son puntos importantes que hay que mencionar antes de elaborar la comprensión económica alternativa de Rêber Apo.

Consideramos que es un deber de todos los pueblos defenderse del capitalismo en todos los ámbitos de la vida. El ataque a la sociedad comenzó con los ataques a las mujeres. A partir de ahí, surgieron los diversos sistemas de explotación, opresión, poder y Estado. A la hegemonía sobre la mujer le siguió la explotación de la sociedad, la aparición de clases y los problemas sociales.

En el capitalismo han llegado actualmente a su punto culminante. Si queremos seguir existiendo como sociedad humana, es muy importante tomar posición contra el capitalismo y actuar. El capitalismo está poniendo cada vez más a la humanidad en una posición que ni siquiera los propios capitalistas pueden justificar o defender. Por eso, los grupos de reflexión y los intelectuales al servicio del capitalismo se ocupan intensamente de la cuestión de cómo el capitalismo puede ser aceptable para la humanidad.

Rêber Apo ha analizado exhaustivamente el capitalismo y con ello ha dejado claro que se ha convertido en un inmenso lastre para la humanidad, y que debe ser superado a toda costa. Para ello, ha presentado de forma muy convincente una gran variedad de pruebas y argumentos. El capitalismo no puede ser abolido de la noche a la mañana. Pero es importante empezar a hacerlo hoy mismo. Sin duda es necesario, en primer lugar, romper la hegemonía ideológica creada por el capitalismo. Paralelamente, hay que poner en práctica un modelo económico alternativo, es decir, una forma de hacer negocios que no destruya la sociedad sino que, por el contrario, la fortalezca.

A las distintas sociedades e individuos de hoy se les ha inculcado algo parecido a la siguiente mentalidad económica: “Uno es necesariamente el gran terrateniente, el gobernador, el jefe, el dueño de una fábrica o de una tienda, y el otro es, correspondientemente, un simple aldeano o un trabajador. Para vivir, todas las personas tienen que ganar un salario”. Históricamente, ésta es una de las peores formas de hegemonía ideológica. Porque no significa otra cosa que la internalización de la esclavitud, es decir, convertir la antigua forma de esclavitud en algo que se obedece voluntariamente.

En este sentido, la economía es la actividad más fundamental de la sociedad. Cuando los seres humanos se convirtieron en humanos, es decir, cuando empezaron a organizarse como sociedad, satisficieron su necesidad de alimento y refugio mediante la interacción social. Es totalmente impensable satisfacer estas necesidades individualmente. Aparte de lo que los humanos encontraban y comían individualmente en la naturaleza, todo se conseguía mediante el trabajo social común.

Por lo tanto, realizar las actividades sociales más centrales hoy en día como esclavo o trabajador, representa una de las distorsiones sociales más fundamentales. Se trata de una situación verdaderamente anormal. El hecho de que esto se considere normal hoy en día deja claro el tipo de distorsión al que nos enfrentamos. Sin cambiar esto, no podremos convertirnos en personas de verdad. Más bien, es necesario que hagamos nuestro propio trabajo, es decir, que satisfagamos nuestras necesidades como trabajadores de la sociedad, sin que ni siquiera una sola persona viva una vida de esclavo o de trabajador. El progreso técnico y la creciente profesionalización en este campo sólo pueden entenderse como una división social del trabajo.

Pero la división social del trabajo no requiere necesariamente la existencia de privilegios y explotación. Lo fundamental es que todos puedan vivir y contribuir a una vida sana y feliz. Esta hegemonía ideológica ha sido reforzada por la modernidad capitalista. Ha creado la grave idea errónea de que el individualismo es la característica más fundamental del ser humano y que el individuo puede existir sin la sociedad.

En relación con la concepción económica de que ciertas personas deben ser siempre jefes y el resto trabajadores, el individualismo se ha convertido en una cultura. Por lo tanto, a nadie se le ocurre producir juntos y compartir los productos de manera justa reuniendo a la gente y construyendo una economía social o una economía comunal. Hoy en día, no es una tarea fácil reunir a la gente y desarrollar procesos de producción comunes sobre esta base. Porque la idea dominante es trabajar en algún lugar como obrero o funcionario, y obtener el mejor salario posible.

Esto es, en definitiva, una actitud de aceptación de la esclavitud. El único objetivo es vivir un poco mejor que en la época de la esclavitud. Cuanto más se consume, más aumenta el beneficio de la modernidad capitalista. Por eso, hoy se intenta crear condiciones en las que, además de la clase media, los trabajadores también tengan poder de consumo. Haciendo que los trabajadores reinviertan sus salarios en productos de consumo, se garantiza que el dinero acabe de nuevo en los bolsillos de los empresarios.

El PKK pretende construir una sociedad libre y democrática que no esté sometida a la explotación. Si la democracia, como dirección por el propio pueblo, es un valor sublime, también hay que construir el correspondiente sistema económico del pueblo. En el campo de la economía, la democracia corresponde a una forma económica en la que no hay patrones ni grandes terratenientes.

En las democracias que podemos encontrar hoy en día en los países capitalistas, el gobierno del pueblo no existe. Del mismo modo, la economía no pertenece al pueblo, sino a las clases hegemónicas, ya que dominan el sistema en su conjunto. Pero si declaramos que la democracia, es decir, el poder del pueblo para gobernarse a sí mismo, es nuestro objetivo, entonces también debemos construir la correspondiente economía del pueblo.

Por lo tanto, nuestro objetivo debe ser crear un sistema económico en el que no haya patronos y grandes terratenientes, por un lado, y trabajadores por otro. A medida que el monopolio se hace más y más fuerte en el capitalismo, la economía pierde cada vez más su conexión con la sociedad. Al igual que la democracia en la vida social supone la superación de los sistemas autoritarios y homogéneos, en el ámbito económico supera cualquier monopolio y la política económica de las clases dominantes.

Rêber Apo reclama, en primer lugar, la comunitarización de la tierra, el agua y la energía, es decir, de los pilares fundamentales de la economía. Estos tres elementos económicos nunca deben ser monopolizados por nadie. Debemos entender este enfoque comunal como el primer paso para la construcción del sistema económico del pueblo. La economía sólo puede democratizarse si el sistema sociopolítico existente es democrático. Por lo tanto, el sistema sociopolítico democrático-confederal, basado en la sociedad organizada y democrática, es un requisito previo para construir una economía comunal.

Es necesario que el pueblo esté convencido de la economía democrático-comunitaria y la ponga en práctica por sí mismo. En este contexto, es muy importante romper la hegemonía ideológica de la modernidad capitalista en este ámbito. De lo contrario, el modelo económico que hemos descrito no podrá aplicarse. La economía comunal se basa en un gran número de asociaciones económicas diferentes, cada una de las cuales se organiza sobre una base comunal. Las distintas comunidades se organizan en este sistema en forma de comunas.

Estas pueden ser comunas de producción más pequeñas, pero también grandes. Estas comunas se ocupan de satisfacer las necesidades sociales en los ámbitos de la agricultura, la industria y el comercio. Las cooperativas son otra forma de economía comunitaria. Dentro de este marco, se puede establecer una gran variedad de cooperativas que se ocupan de la producción, la distribución, el comercio, el transporte o áreas similares.

Por supuesto, todas estas son decisiones que deben ser discutidas con el pueblo en el contexto del sistema democrático, que se basa en una sociedad organizada y democrática. No debe haber ningún tipo de coacción. Al mismo tiempo, el sistema democrático-social, por supuesto, apoyará activamente el establecimiento de este tipo de asociación económica.

Cuanto más reconozca la gente los aspectos positivos de este sistema económico construido por ellos mismos, más se expandirá la economía comunal con el paso de los días. Históricamente, siempre han existido formas de producción basadas en el trabajo de individuos o familias. Asimismo, siempre han existido pequeñas explotaciones que no han sido diseñadas para ser monopólicas. Mientras este tipo de empresas no se conviertan en el componente principal del sistema económico, harán su contribución a la economía comunal-democrática, completándola y manteniendo su existencia.

Es fundamental que prevalezca la economía comunal y que el sector económico basado en pequeñas empresas privadas, explotadas por particulares, no se convierta en el sector económico principal. En este marco, pueden coexistir tanto la propiedad privada como la comunitaria. No debe haber intentos de tomar posesión por la fuerza de la economía que se basa en el antiguo sistema social y político. La modernidad capitalista interviene en todos los ámbitos, fusionando pequeñas empresas de producción o haciéndolas redundantes para aumentar su propia influencia, y aumenta su influencia económica en todos los ámbitos, convirtiéndola finalmente en la fuerza dominante.

Por lo tanto, la economía comunal debe igualmente desarrollarse como un sistema holístico y productivo, avanzar en la participación de la gente en él, y asegurar así su propio desarrollo continuo. En la economía comunal, la productividad no se mide únicamente en términos de valores económicos-numéricos. Más bien, abarca una gran variedad de dimensiones, como los derechos sociales, la justicia, la eficacia, la psicología o la moral.

La ecología es un ámbito que también debe tenerse en cuenta. Si se tienen en cuenta principalmente los valores económico-numéricos y se ignoran los valores morales o los aspectos psicológicos, el resultado final será una situación como la que conocemos desde la época del colapso del socialismo real. Tomar la economía como base del socialismo real, pero definir la cultura, la ideología, etc., como superestructura, fue uno de los errores centrales de los líderes socialistas. No abordaron suficientemente la importancia de los valores morales porque asumieron que no tenían influencia directa en la base económica.

Por lo tanto, el socialismo real no sirve de base para el modelo económico que imaginamos. Nuestro objetivo es un modelo económico holístico basado en la democracia, la libertad y los valores morales y culturales. En pocas palabras: el capitalismo actual se ha convertido en una pesada carga para toda la humanidad. Incluso las fuerzas de la modernidad capitalista están buscando nuevos modelos económicos -que, por supuesto, no superan al propio capitalismo- para mantenerse con vida. En un momento así, las fuerzas que luchan por los pueblos, la libertad, la democracia y el socialismo entenderán naturalmente la construcción de un sistema económico social que supere el capitalismo como una de sus tareas más importantes.

FUENTE: Libyajamahinya / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *