“La gente del norte y el este de Siria está convencida de crear una sociedad que refleje la diversidad”

Meghan Bodette es una investigadora independiente, centrada en cuestiones kurdas, el norte y este de Siria, la política turca, el conflicto civil sirio y otros temas de Oriente Medio. En septiembre y octubre de 2021, visitó el norte y el este de Siria y a su regreso compartió sus ideas con Syrian Democratic Times.

Bodette analizó lo que observó sobre un pueblo que busca la autodeterminación, el espíritu y los valores democráticos que son visibles en todas partes de la región, su visión de la revolución de las mujeres en el norte y este de Siria, y la situación de la política de Estados Unidos hacia la región para el futuro.

La investigadora recordó haber entrado en el edificio del Consejo Civil de Raqqa y haber “visto mujeres en todas partes” en la vida pública, en la misma ciudad donde ISIS estaba en el poder hace apenas media década. También compartió sus reflexiones sobre la agresión y la ocupación turca de algunas zonas del norte y este de Siria. Debido a esto, estimó que Estados Unidos debe acercarse al norte y el este de Siria para promover las negociaciones entre Turquía y los grupos kurdos, y que, al mismo tiempo, “ponga fin a su apoyo a los esfuerzos de Turquía para buscar una solución militar” a la cuestión kurda.

Bodette estimó que la lucha en el noreste de Siria “no ha terminado. Y como su lucha no ha terminado, la nuestra tampoco. Cualquiera que tenga algún interés en la paz y la democracia debe seguir hablando sobre el norte y el este de Siria”.

-Acabas de regresar del norte y el este de Siria. ¿Podría compartir con nosotros algunas observaciones de lo que viste?

-Bueno, ¿por dónde empezar? Realmente, si quieres entender el lugar tienes que ir tú mismo. Entiendo que eso es inaccesible para la mayoría de la gente, así que si no lo hace, hay que leer todo lo que pueda y hablar con la gente de allí tanto como pueda.

Para decirlo de la manera más simple posible: este es un lugar que está en el centro de todos los problemas importantes de la política mundial: terrorismo, competencia entre grandes potencias, cambio climático, pobreza, nacionalismo y sectarismo; todos los desafíos sociales, económicos y políticos que cualquier sociedad, cualquier pueblo del sistema internacional, puede enfrentar.

Y a pesar de estar en el centro de todos los problemas que hay en la política internacional, esta gente ha hecho algo milagroso. Como todos sabemos, en 2011 y 2012 la gente de las ciudades de mayoría kurda a lo largo de la frontera (entre Siria y Turquía) comenzó a crear un nuevo sistema político y sus propias fuerzas de defensa siguiendo un tercer camino: no se aliaron ni con el gobierno ni con la oposición, mientras el conflicto entre estos dos bandos se intensificaba. Y cuando ISIS atacó en 2014, solo estas pequeñas áreas de mayoría kurda del norte de Siria pudieron resistir. Cuando las fuerzas armadas de los estados regionales estaban perdiendo batallas contra ISIS y, a veces, abandonando el territorio al poder del ISIS por completo, fueron las YPG y las YPJ (Unidades de Protección del Pueblo y de las Mujeres) las que contraatacaron. Todos sabemos cómo termina esta historia: cinco años después, en 2019, lograron la derrota territorial de ISIS.

Y durante todo ese tiempo, mientras luchaban en esta guerra existencial por la supervivencia contra una de las organizaciones terroristas más brutales de la historia, construyeron un sistema político que no se parece a nada que se pueda ver en cualquier otro país del mundo. Se han centrado en el pluralismo, en incluir a todas las personas que viven allí. Es un lugar muy diverso y siempre lo ha sido. Una cosa que me llamó la atención de ver en persona fue realmente ese compromiso con esa diversidad. Ver los tres idiomas oficiales en los letreros de las calles y los edificios gubernamentales, poder ir a las instituciones de mujeres y escuchar a las mujeres de todas las comunidades hablar sobre los problemas compartidos que enfrentan todas las mujeres sirias, independientemente del idioma y de la religión que practiquen. Ver institutos creados para preservar las religiones y las culturas minoritarias, y garantizar su promoción. Y simplemente el hecho de que todas las personas con las que hablé, ya fueran kurdos, árabes, siríacos, yezidíes, me hicieron hincapié en que esta era una patria común para muchos pueblos que querían seguir viviendo allí juntos.

Todos hemos oído hablar de las YPJ. Todos sabemos sobre las mujeres y los roles de liderazgo que han alcanzado, política y militarmente, pero puede ver en el terreno, en todos los niveles, desde los niveles más bajos de gobierno y hacia arriba, que la liberación de las mujeres allí es muy real. Han hecho mucho para desafiar las actitudes patriarcales y conservadoras de la sociedad, y cambiar las leyes e instituciones para garantizar la protección formal de los derechos y la representación de las mujeres. Esta lucha social y política, y por supuesto la lucha militar de las mujeres en las YPJ y de las SDF (Fuerzas Democráticas de Siria), ha creado un entorno en el que la liberación de la mujer está en el centro de casi todas las decisiones que se toman allí.

La primera ciudad en la que pasé unos días consecutivos fue Raqqa. Nunca olvidaré entrar al edificio del Consejo Civil de Raqqa y ver a mujeres en todas partes: dirigiendo reuniones, discutiendo con hombres como iguales, algunas con sus hijos pequeños con ellos, vistiendo colores brillantes. La atmósfera allí era más enérgica y emocionada que cualquier cosa que haya visto en un ayuntamiento o un edificio del gobierno federal en este país (por Estados Unidos). Y pensé para mí misma: este es un lugar donde ISIS estaba en el poder hace menos de media década; ISIS esclavizó a mujeres aquí. Las mujeres no podían salir de sus casas, las niñas pequeñas no podían ir a la escuela. Y ahora, gracias a la AANES (Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria) y a las SDF, mujeres de todos los orígenes están trabajando para participar en el gobierno y construir un futuro mejor para la próxima generación de niñas. Es realmente algo asombroso: dicen que “la sociedad nunca puede ser libre sin la liberación de las mujeres”, y están luchando por ese principio en ciudades que alguna vez fueron controladas por yihadistas.

El hecho de que hayan logrado todo esto mientras luchaban primero contra ISIS y ahora contra Turquía y los extremistas respaldados por Ankara, hace que el sistema que han podido crear sea aún más impresionante. ¿Son perfectos? No. ¿Son conscientes de sus defectos? Sí. ¿Quieren mejorar? También sí, y eso fue algo increíble de ver. En este momento, están trabajando para reescribir su Contrato Social a través de un proceso participativo que comenzó con consultas realizadas por el Consejo Democrático Sirio (MSD) con personas de toda la región. Esos esfuerzos llevaron a la creación de un comité que ahora está trabajando para crear un nuevo Contrato Social para toda la región, y que me dijeron que es representativo de la demografía local y tiene una representación equitativa de las mujeres. Así que todo el tiempo, bajo todas estas amenazas, se están desarrollando y avanzando sin pedir permiso a ningún poder externo y sin necesidad de representación en los procesos políticos existentes. Además, están muy dispuestos a criticarse a sí mismos y mejorar su proyecto en función de los éxitos y errores pasados. Entonces, realmente, lo que han hecho en las condiciones en las que tienen que hacerlo, es increíble.

-Una de las cosas que acabas de describir va un poco en contra de cómo imaginamos la región en Occidente: a menudo se los conoce como los “kurdos sirios”, y nos enfocamos mucho en el elemento kurdo de sociedad, pero lo que estás describiendo es mucho más multiétnico y diverso. ¿Cuáles son algunas de las expresiones de esa diversidad que pudiste ver?

-Bueno, sería difícil ir allí y no verlo. Cuando vas a cualquier edificio del gobierno, o ves algún documento oficial, está en los idiomas oficiales: kurdo, árabe y arameo. Todo está escrito en al menos dos, si no los tres, y con algunos otros idiomas minoritarios también incluidos, dependiendo de dónde se encuentre. Han incluido todos sus contratos sociales existentes hasta ahora y, según tengo entendido, incluirán a medida que avancen el principio de que la libertad de religión, los derechos lingüísticos y la libertad cultural son una parte integral de su sistema.

También ves su compromiso con el pluralismo reflejado en su compromiso con la libertad de las mujeres. Cuando hablaba con mujeres árabes, en ciudades como Raqqa o Manbij que estuvieron bajo la ocupación de ISIS durante mucho tiempo, donde las mujeres sufrían mucho, siempre les preguntaba qué pensaban sobre las ideas del norte y el este de Siria sobre la libertad de las mujeres. A la gente en Washington, como sabes, le gusta decir que estas ideas solo se aplican a la comunidad kurda, o que incluso la propia comunidad kurda no las acepta. Pero en el terreno de la región, estas mujeres se sorprendieron de que una persona pudiera afirmar que estas ideas solo pertenecen a una comunidad. Lo que me dijeron fue, muy simplemente, que creen que todas las mujeres sirias deben tener las oportunidades de empoderarse y participar en la política y la sociedad, como lo brinda la AANES. Dijeron que querían ampliar lo que habían hecho en el norte y el este de Siria para las mujeres de todas las comunidades y, con suerte, ver estos cambios adoptados en toda Siria como parte de un acuerdo político. Quieren que cualquier mujer de cualquier ciudad siria, independientemente del idioma que hable, de la religión que practique, tenga el tipo de oportunidades que tienen las mujeres del noreste. Entonces, ver eso, en diferentes comunidades y en diferentes lugares, realmente, creo, hablaba de la universalidad de estas ideas y el pluralismo del sistema.

Otra cosa que escuché una y otra vez de la gente en la región fue que el conflicto religioso y nacionalista es algo que ha sido impuesto a los sirios por actores poderosos -estados, grupos armados y otros con prejuicios nacionalistas y extremistas religiosos-. Como sociedad, me dijeron, creen que han vivido juntos durante mucho tiempo, y que en el futuro quieren seguir viviendo juntos. El norte y el este de Siria es un lugar que, durante mucho tiempo, ha sido el hogar de muchos grupos diferentes de personas. No se puede separar a ninguna comunidad de ella.

Creo que no deberíamos ser tan reduccionistas en nuestra visión de la región como para asumir que solo porque es un proyecto donde los kurdos han encontrado la autodeterminación, no puede ser también un proyecto de autodeterminación para los otros pueblos que viven allí. Hay desafíos, siempre los habrá en cualquier sociedad que haya enfrentado guerras y dictaduras. Pero la gente del norte y este de Siria está convencida de que puede crear una sociedad que refleje la diversidad de la región y le permita prosperar.

-Has sido una investigadora desarrollando experiencia en la región durante bastante tiempo y has trabajado extensamente en el norte y este de Siria y en temas regionales. Has liderado el proyecto Missing Afrin Women. Sé que visitaste muchos refugios para mujeres y otras oficinas para mujeres. ¿Qué viste allí entre las mujeres comunes?

-Los avances para las mujeres no se limitan a las mujeres en la cima. Las mujeres normales están muy involucradas en todos los niveles del sistema. Conocí a mujeres de todas las edades, algunas casadas y algunas solteras, algunas con hijos y otras sin ellos, que participaban en todas las diferentes instituciones con las capacidades que mejor funcionaban para ellas.

Por ejemplo, tuve la oportunidad de conocer a los fundadores de la Casa de Mujeres de Qamishlo, quienes se organizaron en secreto antes de la guerra para ayudar a las víctimas de la violencia de género. En las Casas de la Mujer, las mujeres mayores que son conocidas y respetadas en sus comunidades tienden a ser activas, porque tienen experiencia y relaciones que les permiten hacer este trabajo de manera efectiva.

Su estrategia para promover los derechos de las mujeres también se basa en un cambio social de abajo hacia arriba, en lugar de una estricta aplicación de arriba hacia abajo. Esto suena contraproducente al principio, pero parece estar funcionando sobre el terreno. Por ejemplo, en algunas áreas liberadas de ISIS por las SDF, no pudieron implementar su prohibición de la poligamia al principio, porque la sociedad era muy conservadora, había muchos matrimonios polígamos existentes y no estaban en un lugar donde se podría hacer cumplir una prohibición. Pero ahora me dijeron que, varios años después de la liberación, los casos de poligamia se están enviando a los tribunales en estas ciudades, porque la organización social ha llegado a un punto en el que las mujeres quieren protecciones más fuertes.

Así que esta estrategia está dando sus frutos, y las mujeres ahora, incluidas las mujeres que originalmente sospechaban de ella, que no veían las razones por las que debían cambiar las costumbres patriarcales arraigadas, están cambiando de opinión, y volviéndose políticamente activas.

A partir de esto, me queda claro que el enfoque de la AANES en la liberación de la mujer existe tanto a nivel de base como en el sistema legal, en el liderazgo del sistema político y también en el liderazgo de las estructuras militares, donde las mujeres de las YPJ desempeñaron un papel clave en el mando de importantes batallas contra ISIS. No hay parte de la sociedad donde esto no sea una prioridad. Está en todas partes, es una revolución social tanto como una revolución política y militar. Y todos los datos que tenemos, todas las investigaciones que existen, muestran que las sociedades donde los derechos de las mujeres están protegidos, y donde las mujeres gozan de más libertades y participación política y social, son más pacíficas a nivel internacional, son más democráticas, más estables.

-¿Puedo preguntarte ahora sobre la relación de Estados Unidos con el norte y el este de Siria? Entonces, mientras viajaba como ciudadana estadounidense en la región, ¿escuchaste de mucha gente hablar acerca de la relación estadounidense y sus opiniones sobre esa relación? Si es así, ¿qué escuchaste?

-La gente del norte y el este de Siria cree firmemente que la gente de los Estados Unidos, y de los países de todo el mundo, los apoya y comparte sus valores. Vieron muy claramente en octubre de 2019, cuando Trump permitió que Erdogan invadiera y ocupara Serêkaniyê y Tel Abyad, que la gente en todo Estados Unidos, a través de grupos políticos y comunidades, estaba molesta. Saben que esa decisión no era lo que quería el pueblo estadounidense. Saben que la gente de aquí reconoce que el norte y el este de Siria luchó contra ISIS y trató de crear una visión más libre e igualitaria de la sociedad en medio de esa guerra. Saben que una llamada telefónica del presidente invitando a Erdogan a cometer una limpieza étnica no es representativa de la opinión pública. Basado en esto, creen que construir relaciones con las comunidades y las organizaciones de la sociedad civil en los Estados Unidos es esencial.

Por otro lado, al igual que yo, y al igual que muchas otras personas en los Estados Unidos, son bastante críticos con la política estadounidense. No creo que sea necesario decirles cómo se sienten las personas en el norte y el este de Siria sobre la decisión de Trump de permitir que Turquía invada y ocupe sus ciudades. Son muy críticos con la continua inestabilidad en el frente, que ocurre a pesar de un alto el fuego negociado por Estados Unidos, y de los ataques con aviones no tripulados turcos dirigidos tanto al personal de las SDF como a los políticos civiles, desde el espacio aéreo que nominalmente está bajo el control de Estados Unidos. Estas son amenazas importantes para la seguridad y la estabilidad de la región y para la capacidad de las personas para vivir allí, y la gente siente que Estados Unidos está permitiendo que sucedan sin ninguna acción real contra Turquía.

También escuché muchas críticas a las sanciones de Estados Unidos a Siria. Estas sanciones, independientemente de su objetivo previsto, simplemente están perjudicando a los sirios más pobres y vulnerables, personas que ya han sobrevivido a la guerra y al desplazamiento. Han provocado una crisis económica que solo agrava el impacto de diez años de conflicto e inestabilidad. Están haciendo que la reconstrucción sea extremadamente difícil. Es evidentemente absurdo que los hombres y mujeres que derrotaron a ISIS estén siendo relegados a la ruina económica, y no es solo el noreste, en realidad, es todo el país. El noreste, a pesar de sus dificultades, en realidad está mejor que el gobierno y el territorio de la oposición. No es necesario que apoyar al gobierno, a la oposición o a las SDF en absoluto para comprender que Estados Unidos está exacerbando una crisis humanitaria existente aquí y que esto, como el apoyo a Erdogan, está mal.

-¿Si pudieras hacer recomendaciones sobre política de los Estados Unidos, cuáles serían?

-Estados Unidos debe poner fin a su apoyo a los esfuerzos de Turquía para buscar una solución militar a la cuestión kurda y, en cambio, empujar a Turquía a la mesa de negociaciones para una solución política. Esta es la única forma de prevenir otra invasión y abordar la crisis más amplia de autocracia en Turquía. Turquía no podría apuntar al norte y este de Siria, ni a los kurdos y otras minorías a nivel nacional, sin las armas estadounidenses y europeas, la asistencia de seguridad y el apoyo diplomático. Vimos en octubre de 2019, y en muchas otras ocasiones, que el público estadounidense no quiere tener nada que ver con Erdogan, que es el único líder extranjero que ha ordenado atacar a manifestantes pacíficos atacados en suelo estadounidense por el “crimen” de oponerse a él. Una política a favor de la paz sería beneficiosa para la estabilidad regional, beneficiosa para los derechos humanos, y más acorde con la opinión pública que la actual política a favor de la guerra. Permitiría a Estados Unidos retirarse de Siria sin precipitar una invasión turca inmediata y contribuiría a los esfuerzos para buscar una solución política al conflicto sirio en general.

Además de apoyar la paz en Turquía, otra línea de esfuerzo diplomático debe involucrar la inclusión del norte y este de Siria en las conversaciones para resolver la crisis siria en sí. La región ha sido excluida del proceso y los esfuerzos de Ginebra, en virtud de la Resolución 2254. A pesar de eso, existen como un hecho sobre el terreno, con poder militar, económico y político, posiblemente más que la oposición dominante en este momento. Siempre han mantenido una puerta abierta a las negociaciones con otras partes en conflicto. Quieren el reconocimiento como región autónoma dentro de una Siria democrática y multiétnica, que es un objetivo que requiere negociaciones con el gobierno. Su inclusión en un acuerdo político podría hacer que la Siria de la posguerra sea más democrática, más pluralista y más inclusiva para las mujeres, objetivos que todos deberían apoyar.

El alivio de las sanciones también es importante. Hoy es difícil encontrar personas que defiendan las devastadoras sanciones impuestas a Irak en la década de 1990. La gente ahora sabe que esta política perjudicó a innumerables iraquíes comunes, incluidos a los kurdos iraquíes que fueron más víctimas del régimen, sin dañar al régimen en sí mismo. Las sanciones contra Siria son el mismo tipo de catástrofe humanitaria y cruel. El norte y el este de Siria no pueden tener éxito si su gente no puede mantener un nivel de vida básico, y las sanciones están aumentando la posibilidad de una devastación económica.

-Durante años, te centraste en el norte y el este de Siria y acabas de visitar la región por primera vez. ¿Qué fue diferente acerca de lo que vio y lo que esperaba ver?

-Es muy diferente, de una manera que es muy difícil de describir. Una vez más, diría que vayas allí, que lo veas por ti mismo. Lo que se hace evidente en el terreno es lo difícil que lo tienen. Ves los edificios destruidos en ciudades que fueron liberadas de ISIS. Ves el ritmo muy lento de la reconstrucción, porque tienen recursos limitados y porque las sanciones, los conflictos y los vecinos hostiles, hacen que sea muy difícil para ellos obtener apoyo internacional para la reconstrucción. También hay mucha pobreza debido a la guerra y la crisis económica. Hay problemas ecológicos en este momento: el cambio climático está provocando sequías y Turquía está utilizando el agua como arma de guerra y cortando el flujo del río Éufrates. El norte y el este de Siria es una región agrícola: el agua es esencial.

El lugar donde es más evidente esto es cuando conduces por la carretera principal que sale de Qamishlo: está justo al lado de la frontera, Turquía está justo ahí. Cuando miras el lado turco de la frontera, todas sus ciudades están iluminadas. Y luego está el muro. El muro también está iluminado, con esas imponentes luces fluorescentes pálidas hasta donde alcanza la vista. Es muy alto y está cubierto de alambre de púas. Está tan fuera de lugar que casi parece que está compensando el hecho de que la tierra en ambos lados se ve igual y la gente de ambos lados habla los mismos idiomas, pertenece a las mismas culturas. Pero, de todos modos, todo está iluminado; luego miras las ciudades del lado sirio y están bastante oscuras. No tienen electricidad las 24 horas. Tienen que conservar sus recursos, por la crisis económica y la crisis del agua y el impacto de la guerra en la infraestructura. Ver esa disparidad, y pensar en cómo ese Estado mucho más grande y rico está tan amenazado por esta pequeña región, fue muy sorprendente.

Pero por otro lado, a pesar de todo eso, no creo haber visto nunca, y no creo que en este mundo exista, una sociedad de personas más resilientes y más dispuestas a luchar por su futuro. No creo que yo mismo pueda transmitir esto correctamente. Estas personas, que se han sacrificado tanto, que han estado luchando durante diez, once años por la revolución y, en algunos casos, durante muchos años antes, que han vivido bajo ISIS, han sido desplazadas por Turquía, todavía están comprometidas, después de todo, con la idea de que pueden transformar la sociedad. Fui testigo de esto en todas partes. Todas las personas con las que hablé, desde la gente común que participaba en las asambleas de sus vecindarios locales hasta los líderes políticos con los que tuve la suerte de poder reunirme, creen que pueden seguir adelante, que pueden mejorar, y que estos últimos diez años no son una revolución completa, sino simplemente el comienzo de una. Y viendo eso de primera mano, puedes leer sobre eso todo lo que quieras, puedes hablar con la gente todo lo que quieras, pero hasta que hayas estado allí y hayas visto este lugar y hables con estas personas, y hayas escuchado lo que creen que pueden hacer con sus proyectos, es muy difícil de entender.

-¿Cuáles fueron algunas de sus experiencias sobre cómo las comunidades y sociedades pueden diferir de las de los Estados Unidos?

-Si quieres entender la revolución y su sistema político, tienes que entender la sociedad. Y una cosa que es verdaderamente hermosa sobre la sociedad en el norte y el este de Siria es lo comunal y social que es. Nunca estuve sola todo el tiempo que estuve allí. Nunca me dejaron fuera de una conversación, a pesar de estar un poco nerviosa al hablar kurdo al principio y avergonzarme de que pudiera ralentizar una conversación. Hicieron todo lo posible para incluirme y asegurarse de que me sintiera parte de su comunidad, de una manera que no se ve en este país o en muchos otros lugares. Un amigo me dijo que querían que todo, incluso las interacciones más básicas entre las personas, reflejaran el tipo de sistema y sociedad que imaginaban para lucha; nunca lo olvidaré.

Todo esto es para decir: ¡ve a verlo tú mismo! O usa los medios virtuales para comenzar a construir esas conexiones. Si eres un investigador o periodista, si tienes una institución, un grupo comunitario, cualquier tipo de plataforma, y ​​quieres comenzar a construir esos lazos con personas en el norte y este de Siria, tal vez tengas un grupo de mujeres y estés interesado en el movimiento de mujeres allí, tal vez esté interesado en la libertad religiosa y les gustaría hablar con algunas de las minorías religiosas allí, entonces hagamos esas conexiones. Si puedes ir a la región, te lo recomiendo. Si no es así, ten esas conversaciones en línea, edúcate a sí mismo y a tu comunidad, habla con estas personas, lee lo que están diciendo sobre la teoría y la práctica de su movimiento, y construye esas relaciones virtualmente. Conocer mejor el norte y el este de Siria beneficiaría a cualquiera que esté interesado en cualquier aspecto de lo que está sucediendo allí. También es algo que la gente realmente quiere sobre el terreno y una de las mejores formas de crear un apoyo público duradero que se traduzca en mejores políticas.

-¿Cuáles son las lecciones clave que te gustaría que la gente aprendiera de esto?

-Creo que todos deberían saber que existe un lugar llamado Norte y Este de Siria, y que la gente de allí, durante los últimos diez años, contra todo pronóstico, ha estado creando un nuevo sistema político y una nueva sociedad basada en valores que no existen. No solo son valores kurdos, y tampoco son solo valores del norte y este de Siria ni del Medio Oriente, sino que son valores universales. Creen en una idea de libertad, democracia e igualdad para todas las personas, de libertad de todo tipo de condiciones opresivas, que tiene muchas de las respuestas a las preguntas que se hacen hoy en muchas sociedades de todo el mundo.

No tienen todas las respuestas, serían los primeros en decirte que nadie las tiene, pero creo que lo que verás cuando mires el norte y el este de Siria es una sociedad que ha logrado mucho en serio pese a las amenazas. Insisten en que, si tienen la oportunidad, lograrán aún más en el futuro. Su lucha no ha terminado. Y como su lucha no ha terminado, la nuestra tampoco. Cualquiera que tenga algún interés en la paz y la democracia debe continuar hablando sobre el norte y el este de Siria, para involucrar a nuestras comunidades, para mantenerla en las noticias, asegurarse de que la gente escriba y hable al respecto, y mantener vivo el mensaje. Necesitamos construir relaciones con personas e instituciones allí; creo que hay mucho que ganar para ambas partes en eso.

FUENTE: Syrian Democratic Times / Traducción: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.