La guerra de Erdogan por los votos

Para el presidente de Turquía, Recep tayyip Erdogan, cada problema merece la misma solución: lanzar una campaña militar agresiva y culpar a los kurdos. Si esa campaña es contra los kurdos, mucho mejor. A medida que el apoyo a su gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) se desploma, junto con el valor de la lira turca, y una economía en apuros con una inflación en aumento deja a los hogares en apuros y a la gente sin esperanza, las declaraciones belicosas de esta semana, dirigidas contra el norte y este de Siria, fueron tristemente predecible. No tenía por qué haber sido así.

Entre 2013 y 2015, las conversaciones de paz con Abdullah Öcalan y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) ofrecieron una ventana de oportunidad y optimismo. Pero desde que Erdogan puso fin a las conversaciones de paz en respuesta al éxito de las elecciones del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) y la victoria kurda sobre ISIS en Kobanê, se ha hundido en un agujero de guerra perpetua. Ante cada contratiempo, su respuesta ha sido seguir cavando. Su objetivo es impulsar una oleada de nacionalismo anti-kurdo y utilizar las condiciones de la guerra para rodear a las fuerzas de oposición y posicionarse como líder nacional.

La resistencia de las guerrillas del PKK ha asegurado que los intentos de Turquía de expandir su ocupación militar en las montañas de la región iraquí del Kurdistán (Bashur), no hayan logrado darle a Erdogan la victoria que anhela, por lo que el ejército turco está recurriendo al uso sistemático de armas químicas para intentar asfixiar a la guerrilla en sus túneles excavados en las montañas. Y ahora Erdogan está intentando fabricar un caso para una mayor agresión turca contra la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES). Esta semana, me concentraré en las amenazas turcas contra Siria, pero quiero comenzar con el creciente uso de armas químicas, que ha sido posible gracias a una falta casi total de respuesta y censura internacionales.

El PKK informa ataques químicos diarios con gas contra las entradas de los túneles o bombas químicas bajadas con cuerdas. Desde el 20 de septiembre, han informado de explosiones más grandes y nuevos tipos de gases. Los ataques químicos también han afectado a los residentes locales, aquellos que han tratado de permanecer con sus hogares y tierras a pesar de los combates. En una zona cercana a los ataques turcos, 548 personas tuvieron que ir al hospital con “lagrimeo excesivo de los ojos, visión borrosa, dolores de cabeza repentinos, hemorragias nasales, dificultad para respirar y erupciones”. El Partido Democrático de Kurdistán (PDK), que domina el Gobierno Regional del Kurdistán (GRK) y depende del apoyo turco, ha tratado de limitar el conocimiento de lo que está sucediendo; incluso se afirma que amenazó con castigar a los jefes de las aldeas si hablan sobre los ataques.

En contraste con la protesta internacional por los informes sobre el uso de armas químicas por parte del régimen sirio, el uso de armas químicas por parte de Turquía, miembro de la OTAN, ha pasado casi desapercibido. La eurodiputada sueca, Malin Björk, planteó su preocupación en una pregunta escrita a la Comisión de la Unión Europea (UE), pero esto fue ignorado en la respuesta del Alto Representante, Josep Borrell. Gökay Akbulut, del partido alemán Die Linke, también ha presentado una pregunta por escrito al parlamento alemán al respecto: se espera la respuesta.

Todos los días, el gobierno turco y sus milicias mercenarias rompen el alto el fuego negociado por Washington y Rusia, que puso fin al último gran ataque de Turquía en el norte y este de Siria. Hace poco más de una semana, en el acercamiento al segundo aniversario del lanzamiento de ese ataque, un portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) afirmó que en esos dos años Tel Tamr, Zeran y Ain Aissa habían sido objeto de 433 ataques terrestres con armas pesadas y drones, mientras que las FDS habían tenido que repeler 86 intentos de avanzar sobre la línea de alto el fuego. Afirmó que los ataques tenían como objetivo causar inestabilidad y desplazamiento de población, y que también obstaculizaron la lucha continua contra ISIS. No ha habido ningún intento visible de censurar o restringir a Turquía, a pesar de las protestas por la falta de acción fuera del cuartel general militar ruso en la región.

A pesar de todos estos ataques, que están bien documentados por los medios kurdos, Turquía está intentando presentarse como la parte agraviada. El domingo pasado, un misil alcanzó un vehículo blindado turco en la Siria ocupada, matando a dos policías turcos e hiriendo a otros tres. Las municiones también alcanzaron a Jarablus ocupada por Turquía y un área al otro lado de la frontera turca. Los medios turcos y el ministro del Interior turco se apresuraron a culpar a las Unidades de Protección de los Pueblo (YPG), que ahora están incorporadas a las FDS.

El lunes, un coche bomba explotó en Afrin. Las personas en el terreno informaron que “provenía de la ciudad de Idlib, de las áreas controladas por HTS (Hayat Tahrir al-Sham) y fue monitoreado por varias cámaras, y estaba destinado a detonar un edificio que contenía miembros del Jaysh al-Islam, del fuerzas de ocupación turcas”. Pero los medios turcos culparon a las YPG y esto fue repetido por Sputnik News de Rusia.

Las FDS niegan categóricamente su participación en estos ataques, y siempre han intentado evitar cualquier acción al otro lado de la frontera, lo que claramente sería peligrosamente provocativo. Una declaración hecha por las FDS el viernes, concluye: “Aunque es la ocupación turca la que ataca constantemente nuestras áreas seguras, está tratando de tergiversar los hechos, mostrando a nuestras fuerzas como atacantes. Hacemos un llamado a la opinión pública internacional, y en primer lugar al pueblo turco, para verificar los hechos y exponer mentiras”.

No habrá sido una sorpresa cuando, tras la reunión de gabinete del lunes, Erdogan advirtió: “El último ataque contra nuestra policía y el acoso contra nuestras tierras han llegado al fondo. Tomaremos las medidas necesarias lo antes posible. No tenemos paciencia para algunos lugares que son fuente de ataques terroristas contra nuestro país desde Siria. Estamos decididos a eliminar las amenazas que surgen de estos lugares, ya sea junto con las fuerzas activas allí o por nuestros propios medios”.

La amenaza de Erdogan fue reforzada por su ministro de Relaciones Exteriores, Mevlüt Çavuşoğlu, quien dijo a la prensa el miércoles: “Haremos lo que sea necesario para limpiar estas regiones de estos terroristas”. En el discurso de propaganda, Çavuşoğlu dijo “Cada una de nuestras acciones contra el PKK / YPG, como nuestras acciones contra ISIS, también son importantes para la integridad territorial y la frontera de Siria”. Por lo tanto, no solo equipara al PKK y a las YPG, con sede en Siria, (y clasifica a ambos como terroristas), sino que también presenta a Turquía que lucha contra ISIS, cuando se ha demostrado que los han ayudado, y trata de retratar la invasión y ocupación de partes de Siria por parte de Turquía como una forma de preservar, de alguna manera, la integridad territorial de Siria.

Como explica Ferda Çetin en Yeni Özgür Politika, la retórica actual es muy similar a la utilizada por Turquía antes de su última invasión. El objetivo esta vez parece ser Tel Rifat. Rusia ha estado presionando a Turquía para que mantenga su acuerdo de retirarse de Idlib y la autopista M4 adyacente, y la sugerencia es que podrían permitir que Turquía se mude a Tel Rifat a cambio de esto. Turquía ya ha reunido sus tropas en la zona.

Lo que suceda dependerá de si Rusia y Estados Unidos permiten el acceso de Turquía al espacio aéreo. Ambos quieren mantener a Turquía de su lado. Rusia, como aliada del régimen sirio, no quiere ver más el país bajo ocupación turca. Han utilizado la presión turca como una herramienta para forzar concesiones de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES), pero en las últimas semanas las fuerzas rusas se han dirigido cada vez más a las áreas ocupadas por Turquía. Después de que la retirada de las tropas estadounidenses por parte de Donald Trump permitiera la última invasión turca, y produjera acusaciones generalizadas de traición por parte de los kurdos, la retirada se revirtió parcialmente. Se espera que las 900 tropas estadounidenses ahora en la región, funcionen como garantía contra una mayor invasión, pero no ha detenido los constantes ataques de bajo nivel. Tanto Estados Unidos como Rusia permitieron la invasión de África en 2018.

La alianza militar entre Estados Unidos y las FDS ha proporcionado una fuente importante de tensión entre Estados Unidos y Turquía, y Washington nunca ha brindado un apoyo incondicional a los kurdos. Cuando se le preguntó sobre la amenaza de Erdogan, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo a la prensa que “condenaron el ataque transfronterizo contra nuestro aliado de la OTAN, Turquía”, y observaron, en un ejemplo de los peligros de la falsa equivalencia: “Es fundamental que todas las partes mantengan y respeten las zonas de alto el fuego”.

En una entrevista con la agencia de noticias Mezopotamya, Hişyar Özsoy, co-portavoz de Asuntos Exteriores del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), inyectó una nota más optimista: “Turquía pronto puede encontrar a Estados Unidos y Rusia en contra de sus políticas que prolongan esta guerra y profundizan las contradicciones. Las autoridades sirias han comenzado a hablar en voz alta para que Turquía abandone la región. Parece que hay un acuerdo entre las grandes potencias en Siria. Esto ha reducido significativamente el rango de acción de Turquía”. Debemos esperar que, esta vez, los diplomáticos estén trabajando arduamente por una solución pacífica.

Con las incursiones anteriores de Turquía en Siria, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), el principal opositor turco, fue un animador entusiasta, pero el HDP -pro-kurdo e izquierdista- se apresuraron a hacer pública la condena de las amenazas de Erdogan. El copresidente del HDP, Pervin Buldan, dijo en una reunión del partido: “Hay un poder que se aferra a la guerra cuando pierde poder… La economía se ha derrumbado, pero el gobierno dice la guerra. La gente dice elecciones, el poder dice guerra. La gente dice sustento, el gobierno dice guerra. Decimos: la gente no te quiere, no quiere políticas de guerra”.

En un oportuno recordatorio de lo que ha traído la ocupación turca de Siria, una organización africana de derechos humanos ha anunciado que durante los meses de agosto y septiembre documentaron 291 secuestros y cinco asesinatos en el África ocupada.

Paralelamente a su agresión externa, Turquía continúa una opresión interna que, de alguna manera, logra seguir encontrando nuevas formas de infligir crueldad. El domingo fue el aniversario del atentado suicida de una manifestación masiva por la paz en Ankara en 2015. La manifestación fue convocada por el HDP y los sindicatos, tres semanas antes de las elecciones de noviembre, para protestar por la guerra en curso de Turquía contra las ciudades kurdas en el sur del país. Ese día, las bombas mataron a más de un centenar de personas e hirieron a más de cinco veces ese número, y aunque en general se acepta que la culpa del bombardeo real fue de ISIS, la unidad de inteligencia de la Unión Europea (UE) ha llegado a la conclusión de que “dadas las circunstancias como la falta de registro de los autobuses que transportaban a los manifestantes y la ausencia casi total de la policía en un mitin masivo, hay razones razonables para creer que las fuerzas del AKP desplegaron específicamente a militantes de Daesh en este caso”.

La policía trató de evitar que las personas asistieran a la conmemoración de la masacre, que se llevó a cabo fuera de la estación de tren donde estalló la bomba. Muchas personas fueron detenidas. Un periodista que había ido a grabar el hecho informó que fue amenazado por la policía, y un policía declaró: “Te cortaré en cuatro pedazos”.

Esta semana se vieron más redadas de políticos y activistas, y más personas encarceladas en Turquía. Yakup Almaç, co-alcalde depuesto del HDP del distrito Özalp, en Van, fue condenado a ocho años y medio de prisión. El cineasta Veysi Altay fue condenado a un año por el cartel de su película sobre tres mujeres luchadoras en Kobanê, que incluía una bandera de las YPG. Y la policía allanó una boda en Ankara con el argumento de que algunos de los invitados vestían ropas tradicionales kurdas. El maltrato a los presos es cada vez mayor, y los presos están cada vez más aislados. A los presos gravemente enfermos, como el ex alcalde de Cizre, se les niega tratamiento médico.

Mientras tanto, y mucho más en el ojo público internacional, ha habido elecciones generales en Irak. Aunque esto se llevó a cabo de forma anticipada, como una concesión a las principales manifestaciones contra el gobierno en 2019, había poca fe en que pudiera traer los cambios necesarios, y muchas personas no votaron. La participación oficial fue del 41%, pero muchas personas ni siquiera inscribieron sus nombres en el registro. Esta baja participación permitió al partido bien organizado del clérigo populista Muqtada Al Sadr obtener avances sustanciales, a pesar de su papel brutal en la represión de las protestas de 2019. Si bien Sadr simpatiza con la política religiosa iraní, está en contra de cualquier interferencia externa en Irak, de Irán o Estados Unidos. Los mayores perdedores en las elecciones fueron los grupos pro iraníes vinculados a las milicias pro iraníes. Entre los partidos kurdos, el PDK ganó escaños, aunque con un número total de votos menor que en el pasado, y la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), que ha estado experimentando luchas de poder internas, perdió escaños; Gorran, que una vez se había presentado como una alternativa a los dos últimos, terminó sin nada, y el Movimiento de Nueva Generación, del empresario Shaswar Abdulwahid, ganó eescaños. Como antes, los partidos más grandes pudieron manipular el sistema que supuestamente da representación a las minorías y usarlo para conseguir candidatos que respaldaban. Se espera que las negociaciones para formar la coalición de gobierno lleven meses.

El Partido de la Libertad y la Democracia de Yezidí (PADÊ) ha pedido que se cancele el resultado en Shengal. Afirman problemas importantes con los registros no reconocidos, las ubicaciones de los colegios electorales y la coacción hacia los votantes.

Esta ha sido una semana preocupante por lo sucedido, por lo que podría pasar y, una vez más, por el silencio de los organismos internacionales y las potencias mundiales. El fin de semana pasado, personas de todo el mundo demostraron su apoyo en las redes sociales a Abdullah Öcalan y al movimiento por la libertad kurdo. Este apoyo deberá convertirse en acción si se quiere romper ese silencio.

FUENTE: Sarah Glynn / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.