La historia del pueblo kurdo en los cuentos de Zin Mihemed Mustafa

Cada anciana tiene una historia. Especialmente, las ancianas kurdas protegen sus valores al tiempo que evitan que se olvide la historia de su pueblo. Protegen su historia a través de cuentos y canciones.

Zin Mihemed Mustafa es una de estas mujeres. Tiene 108 años y es madre de 10 hijos e hijas. Vive en el pueblo de Minazê, en Kobane, en Rojava (Kurdistán sirio). Zin Mihemed Mustafa tiene una memoria fuerte. Ha vivido sola en su casa desde que murió su esposo, hace 15 años.

“Mis abuelos nos contaban cuentos. En el pasado, solo teníamos una radio. Los aldeanos se reunían alrededor de la radio y la escuchaban con atención. Todas las noches, como niños del pueblo, nos reuníamos para escuchar cuentos. Las madres contaban cuentos cuando sus hijos no podían dormir. Fueron buenos días”, recuerda Zin Mihemed Mustafa.

Los cuentos que ella relata son muy antiguos. “Algunos de ellos están basados ​​en una historia real. Deberíamos pensar en ellos. Escuchar cuentos de hadas en invierno es más agradable”, dice.

Zin Mihemed Mustafa ha visto crecer a tres generaciones: “Cuando me siento en mi jardín, los niños se reúnen a mi alrededor. Les cuento cuentos y comento esos cuentos. La tecnología aleja a los niños de su cultura y moral. Es un método de guerra especial. Los padres deben preservar su cultura”, resume la anciana.

FUENTE: Dilucan Bozi / JINHA / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *