La naturaleza del Kurdistán Oriental bajo ataque

La naturaleza de Rojhilat, conocida por su belleza, vegetación, agua y fertilidad, también está siendo atacada.

La naturaleza de Rojhilat (Kurdistán Oriental, Irán) es una gran bendición para sus habitantes, se trata de una cuenca generosa con su belleza y abundancia.

El aire fresco de las tierras altas de Hawraman, las granadas rojo sangre, los viñedos de Marivan, los jardines, las huertas y el lago Zirebar vistiendo la ciudad como una novia, son de hecho como un premio. El agua, el aire y las fuentes naturales de las mesetas de Saqiz te llevan al mundo real. Saqiz es como los lugares donde fluye la leche y la miel, que se mencionan mucho en esos libros sagrados. Solo aquellos que lo ven pueden hablar sobre la belleza de las montañas Shaho y Kosalan.

¿Qué pasa con los viñedos de Serdesh y las manzanas rojas de Urmia, el lugar donde nació Zaratustra iluminando a la humanidad?

Los vastos campos, las estepas de Selmas y Xoy, los lugares históricos de Kermanshah legados por los aqueménidas… Siyaw Chemane (un estilo de canto de la etnia kurda) cantado en lengua hawrami hace que estas cosas sean aún más bellas. No basta con describir la tierra de Rojhilat, su aire y sus bellezas. Hay que ir y vivir.

Enfrentar un sistema que no puede tolerar todas estas bellezas es otro problema. También está el mal de la oscuridad que considera la vida natural del zoroastrismo, su limpieza y la filosofía de la convivencia con la naturaleza como enemiga. En este sentido, la lucha que realizan tanto ambientalistas como guerrilleros es una guerra del bien contra el mal.

El año pasado, se iniciaron incendios en muchas partes de Rojhilat. Las montañas Zagros fueron incendiadas. Los robles son densos allí y se encuentran entre los árboles con las raíces más profundas. Al quemar árboles, Irán transmite el mensaje de que “podría quemar la historia, la resistencia y las raíces de esta gente como quemé robles”. Rechazando esto, los ambientalistas y ecomentalistas trabajaron muy duro para apagar los incendios. Ümit, Şerif y sus amigos de Marivan murieron quemados mientras intentaban apagar los incendios en la aldea de Pile y Salasi el 25 de agosto de 2018. Según la gente, su asesino es el estado. Sadun Mirzade de Marivan afirmó que las muertes sospechosas de personas conocidas que protegen la ecología no se limitan a Şerif Bacwer y sus amigos. Muxtar Xendanî, Bilal Emini y Yasin Kerimi, perdieron la vida al intentar extinguir el incendio que se produjo en Pawe el 28 de junio, se quemaron al intentar terminar con el incendio que se produjo en la carretera de protección.

Una de las destrucciones naturales que encontramos como política estatal en la región es allanar el camino para que la gente corte árboles. En la gran crisis económica, uno de los trabajos que hacen los pobres que no encuentran cómo ganarse la vida es vender el carbón que llaman Zuxal. Por supuesto, la tala de árboles está aumentando para producir carbón. 

ANF- ZEYNEP NERGÎZ BOTAN

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.