La policía amenaza a la familia de Deniz Poyraz

Abdülillah Poyraz, padre de la militante asesinada Deniz Poyraz, fue amenazado por la policía.

Deniz fue baleada el 17 de junio pasado tras el ataque de Onur Gencer a la sede del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) en la provincia de Izmir. Deniz fue despedida un día después tras una ceremonia multitudinaria.

Pese a la situación, la policía amenazó al padre de la militante del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) y a otros miembros de la familia.

Según la agencia de noticias Mezopotamya, un miembro de la familia, que no quiso dar su nombre por razones de seguridad, dijo: “Uno de los policías que esperaba en los alrededores de la Mezquita de los Mártires del Aire, de Kadifekale, donde se celebró la oración fúnebre, se acercó a mí y me dijo: ‘Lo han hecho mal. Cuando Abdülillah Poyraz habló en la ceremonia, hizo propaganda del PKK. No lo dejaremos así’”.

La policía está amenazando a los miembros de la familia, por un lado, mientras que, por otro, muestra compasión con el asesino Onur Gencer, luego de ser detenido. Gencer formaba parte de los grupos de bandas armadas que el Estado turco entrenaba para enviar y perpetrar crímenes en Siria.

En ciudades como Ankara y Batman se realizaron grandes protestas para denunciar el femicidio del que fue víctima Deniz. Durante las manifestaciones, también se condenó la complicidad del Estado turco con el grupo terrorista Lobos Grisis, al que Gencer adhería.

Durante las protestas, la policía turca reprimió y encarceló a varias personas. Desde Ankara, el integrante del HDP Veli Saçılık, detenido durante la protesta el sábado pasado y posteriormente liberado, reveló que fue objeto de violencia policial.

En una publicación en su cuenta de Twitter, Saçılık declaró que un policía, que se sentó en su cuello durante 10 minutos, le insultó y le dijo: “Las heridas no son importantes”. El militante del HDO agregó que llevará “a juicio al jefe de policía que dio esta orden, y no me rendiré hasta que lo haga”.

“Junto a los policías de paisano que ayer se sentaron en mi cuello durante diez minutos, maldiciendo, había decenas de policías. Ninguno de ellos intervino. Están seguros de que se saldrán con la suya”, denunció.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.