La principal organización de mujeres del norte y el este de Siria demanda la libertad de Öcalan

Kongra Star, la principal agrupación de mujeres del noreste de Siria, envió una carta a la Organización de Naciones Unidas (ONU), al Comité Europeo para la prevención de la tortura (CPT) y al Consejo de Europa (CE) alertando sobre la situación que se vive en la isla-prisión de Imrali, en Turquía, donde se encuentra encarcelado desde 1999 el líder kurdo Abdullah Öcalan.

Kongra Star dio a conocer la misiva luego de que en redes sociales de Turquía se publicara que Öcalan había fallecido. El fundador del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), junto a otros cinco presos políticos que están en Imrali, están totalmente incomunicados y sometidos a un sistema carcelario que viola todas las leyes internacionales.

En la carta se puntualizó que “Öcalan está recluido en la prisión cerrada de alta seguridad de tipo F de İmrali desde el 15 de febrero de 1999 en régimen de aislamiento total. Hasta 2009 era también el único preso de la isla. En 2009, otros cinco presos fueron enviados a İmrali”.

Además, desde el Kongra Star denunciaron que “Öcalan ha estado en aislamiento desde el día en que fue detenido. Se han prohibido constantemente las visitas de abogados y familiares. La última vez que se reunió con sus abogados fue el 7 de agosto de 2019. No se ha recibido ninguna información sobre los otros cinco presos”.

“En el pasado, el Estado turco realizó provocaciones contra el líder Abdullah Öcalan –se recordó-. En 2007, hubo rumores de que había sido envenenado. En 2020, se produjo un incendio en la prisión de Imrali. La opinión pública estaba preocupada por la situación del líder Öcalan. La salud del líder Öcalan es la salud de todo el pueblo kurdo. Los kurdos no pueden vivir en paz mientras no haya información fiable sobre el líder Öcalan”.

En la carta se remarcó que “Öcalan tiene un importante papel que desempeñar para la solución de los problemas en Turquía y Oriente Medio. El silencio de la comunidad internacional contra este aislamiento demuestra que son socios del crimen”. Por esta razón, “deben establecerse canales de comunicación con el líder Öcalan” y “el aislamiento debe terminar”.

El Kongra Star reclamó “urgentemente información sobre la salud de Öcalan” y que las autoridades turcas cumplan “con sus deberes y responsabilidades”. A su vez, “las visitas a la prisión de Imrali deben ser concedidas y los derechos legales deben ser otorgados”, como también la política de aislamiento impuesta por el Estado turco debe terminar.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *