La próxima guerra de Sinjar

Una vez más, la ciudad de Sinjar (Shengal) se encuentra en una encrucijada. Para los yezidíes, se trata de una cuenta más en una cadena de incertidumbres constantes no deseadas durante cientos de años. Llaman a la embestida del ISIS en Sinjar el 74º “genocidio” o catástrofe; una clara señal de que para ellos este ataque es la continuación de siglos de opresión y masacres. Si el ciclo de la historia fuera una cosa, la historia de los yezidíes es la mejor manifestación de la misma.

Para entender el carácter repetitivo de la violencia contra los yezidíes, vale la pena mirar la historia de la tribu de la premio Nobel, Nadia Murad, los mandikan. En la década de 1850, las tropas otomanas atacaron Sinjar y dieron a los mandikan dos opciones: convertirse al Islam o enfrentarse a la muerte. Eligieron la primera opción antes de volver al yezidismo una vez que la amenaza desapareció. En 2014, se ofreció la misma opción a la misma tribu, en Kocho. Sin embargo, esta vez los miembros se negaron a convertirse, lo que provocó el asesinato de cientos de hombres, mientras que las mujeres fueron esclavizadas.

Rivalidades yezidíes

La situación actual en Sinjar es cuanto menos sombría, dado que los yezidíes están más divididos que nunca. Hay cuatro facciones principales: los alineados con el PKK, los alineados con el PDK (Partido Democrático de Kurdistán), los nacionalistas yezidíes y los alineados con las FMP (Fuerzas de Movilización Popular) y el Irak federal. Las divisiones son tan profundas que los yezidíes tienen príncipes rivales: Mir Tahseen, con sede en Sheikhan y respaldado por el PDK, y Mir Naif, con sede en Sinjar, que cuenta con el apoyo de las otras tres facciones, que por ahora están estrechamente aliadas. El grueso de los combatientes yezidíes de las FMP fueron entrenados originalmente por el PKK, a partir de 2014, y pasaron a formar los combatientes de las Unidades de Resistencia de Sinjar (YBŞ). Hay coincidencias ideológicas entre los nacionalistas yezidíes y los alineados con las FMP y el PKK. Las tres facciones se oponen a que Sinjar sea administrada por el Gobierno Regional del Kurdistán; presionan para que los yezidíes se auto-administren dentro de Irak y creen que su identidad diferenciada requiere una administración y un ejército localizados. Sin embargo, el bando favorable al PKK tiene una visión más ambigua sobre el kurdismo de los yezidíes, ya que se consideran parte de la “nación kurda” en el contexto de Oriente Medio en general, aunque reconocen su identidad diferenciada. Por primera vez, la división de los yezidíes es también geográfica. Los que residen actualmente en Sinjar, que se calcula que son unos 100.000, y los que han emigrado al extranjero, que se calcula que son otros 100.000 o 110.000, son en su mayoría partidarios de los tres grupos aliados; mientras que los que aún viven en los campos de desplazados internos de la provincia de Duhok, que se calcula que son más de 200.000 personas, apoyan mayoritariamente al PDK (sin embargo, no está claro cuántos de los desplazados internos seguirán apoyando al PDK una vez que se trasladen a Sinjar o al extranjero). Hay un número menor de yezidíes que apoyan al UPK (Unión Patriótica de Kurdistán) y que también están cerca de las otras facciones aliadas.

Las FMP también apoyan a las YBS, porque abogan por un gobierno localizado y descentralizado dentro de Irak, alejado del GRK (Gobierno Regional de Kurdistán), ya que la ubicación estratégica de Sinjar se encuentra en un territorio disputado entre Bagdad y el GRK. Además, las YBS son flexibles y están dispuestas a satisfacer algunas de las exigencias de las FMP y de Irán, incluida la actividad transfronteriza hacia Siria.

¿Quién tiene qué en Sinjar?

Los grupos armados yezidíes también están divididos según estas líneas ideológicas. Hay cuatro regimientos de las FMP, cada uno de los cuales consta de 150 combatientes: el regimiento Lalish, dirigido por Khal Ali; el regimiento Mártires de Kocho, dirigido por Talib Jaso (hijo del jefe de la tribu Madikan, Naif Jaso); el 4º regimiento, dirigido por Dijwar Faqir; y el 79º regimiento, dirigido por Sheikh Marwan. La mayoría de las 600 FMP yezidíes pertenecían a las YBŞ. Las YBŞ cuenta con unos 1600 combatientes, incluidas las fuerzas especiales de las YBŞ y unas 400 combatientes femeninas, que forman las YJS. Hay entre 700 y 1.000 miembros de la Asayisha Ezidxan, cuyo trabajo principal es vigilar los puestos de control dentro de las ciudades y entre ellas, además de tener la responsabilidad de la respuesta general a los incidentes, incluida la prevención y la respuesta a los ataques del ISIS. Las YBŞ, las YJS y la Asayisha Ezidxan se conocen colectivamente como la Asamblea Autónoma Democrática de Sinjar (MXŞD). Las YBS están estacionadas fuera de Sinjar, mientras que Asayisha Ezidxan está estacionado dentro de Sinjar y se le ha prometido que se integrará en las FMP tribales.

Los yezidíes respaldados por el PDK son entre 2.300 y 2.500 combatientes: 2.000 forman parte del Comando de Sinjar, dirigido por Qasim Shesho, cuyas fuerzas están directamente vinculadas al Cuartel General de Barzani, y entre 300 y 500 combatientes conocidos como la Fuerza de Protección de Êzîdxan, dirigida por Hayder Shesho. Sin embargo, sólo hay unos 200 Peshmerga a las órdenes de Qasim Shesho que están estacionados en la tumba de Sharafadin, mientras que el resto están inactivos.

Además de los grupos yezidíes, a día de hoy hay 2.000 soldados iraquíes en Sinjar (las brigadas 15 y 20 del ejército federal) y 400 policías federales. También hay más de 10.000 FMP chiíes de las milicias Badr, Nujaba, Asaib Ahl al-Hak, las brigadas Said al-Shuhada y las brigadas de Hezbolá.

La ideología del PKK, el yezidismo y las FMP

Además del hecho de que el PKK desempeñó un papel importante en el rescate de los yezidíes durante la embestida del ISIS en Sinjar en 2014, cuando los Peshmerga del PDK se retiraron, la visión administrativa del PKK es atractiva para muchos yezidíes porque es similar a la autoadministración que imaginan: una forma de autogobierno o un cantón, protegido por su propia milicia armada, con suficiente autoridad administrativa para gestionar sus propios asuntos. El sistema de comunas del PKK no es demasiado diferente a la estructura social de Sinjar. La ideología izquierdista, pro-minoritaria e irónicamente irreligiosa del PKK atrae a muchos jóvenes yezidíes, a diferencia del carácter conservador, nacionalista kurdo y suní del PDK. Esto es muy oportuno, ya que los yezidíes, a pesar de compartir la misma historia y la misma lengua con los kurdos suníes, han sido objeto de violencia por parte de las dinastías kurdas suníes durante siglos. Las fuerzas de Mir Muhammed Kor de Rawanduz mataron a decenas de miles de yezidíes en Sheikhan entre 1837 y 1938. La magnitud de la masacre cambió por completo el centro de gravedad de los yezidíes, que pasaron de Sheikhan, la ubicación de su lugar más sagrado, a Sinjar. Una segunda masacre sangrienta fue dirigida por Mir Badirxan Beg, quien expulsó a miles de yezidíes de la región de Botan, en lo que hoy es el sureste de Turquía. Muchos yezidíes supervivientes huyeron a Sinjar por su aislamiento y relativa seguridad gracias a la montaña de Sinjar.

La débil alianza entre los nacionalistas yezidíes, los partidarios del PKK y las FMP se debe, en parte, a la animosidad que comparten con el PDK. Las facciones del FMP y las YBS, en particular, no sólo son cercanas, sino que en muchos casos están entrelazadas. Los combatientes de las YBŞ siguen recibiendo un salario pagado a través de las FMP, aunque cada salario se reparte entre dos.

El papel de las tribus en Sinjar

Sinjar es una sociedad mayoritariamente tribal y las tribus han desempeñado un papel importante en los asuntos yezidíes durante siglos, aunque su papel ha disminuido parcialmente en los dos últimos siglos. Al igual que en la sociedad yezidí en general, las tribus están divididas en sus inclinaciones políticas, ya que cada tribu tiene varios jeques. La tribu más numerosa de Sinjar es Hababat, que apoya mayoritariamente a los grupos pro-PKK y sus miembros constituyen una gran proporción de los combatientes de las YBŞ y la Asayisha Ezidxan. El actual alcalde en funciones de Sinjar, Fahid Hamid (que forma parte de la autoadministración alineada con el PKK y está estrechamente aliada con las FMP) pertenece a la tribu Hababat; esta tribu reside principalmente en el interior de la ciudad de Sinjar y sus alrededores. Las otras cuatro tribus más importantes de Sinjar son la Qiran, la Fuqara, la Khalta y la Simokyan. La tribu Qiran, situada en su mayor parte en los complejos de al-Jazeera, del suroeste de Sinjar, también apoya en gran medida a las YBS. El principal jeque qiraní, Khidhir Haji Mirza, formó parte de una delegación que visitó Bagdad para oponerse al acuerdo Bagdad-Erbil, e instar a los funcionarios iraquíes a formalizar la integración de las YBS en las fuerzas de seguridad iraquíes. La tribu Khalta también está aliada principalmente con las YBS, las FMP y los nacionalistas yezidíes. La tribu Fuqara, que desempeñó un papel importante en la defensa de Sinjar contra las incursiones otomanas en el siglo XIX, está muy dividida. Uno de los jeques más influyentes, Khalid Dakhil Sedo, está alineado con el PDK, pero otros jeques fuqara, como Naif Shamo Khudida (bisnieto del célebre líder yezidí del siglo XIX, Hamo Sharo), y Shamo Khudida Abdo, que dirige otra rama, apoyan a las YBS y a las FMP. La última de las cinco tribus principales, Simokyan, está mayoritariamente aliada con el PDK, con su jeque más veterano, Ahmed Ismael Tamo, aunque una pequeña parte se posiciona con la UPK.

Otras tribus yezidíes importantes también están divididas. La tribu Rishkan, que procede en su mayoría de Tal Banat, en el sureste de Sinjar, apoya a las YBS, y el jefe de Rishkan, Omar Ajaj Barakat, visitó Bagdad para expresar su oposición al acuerdo Bagdad-Erbil. La tribu Shirkan es cercana a la UPK y su jeque Omar Kab’u es miembro de la UPK. Las tribus Mihirkan y Hiskan apoyan ampliamente al PDK. La tribu Zindidan, cuyo jefe, el jeque Khudida Hussein Bashar, es alcalde de la ciudad de Wardiya, en el suroeste de la montaña de Sinjar, también es cercana a las YBS y a las FMP.

¿Qué hay que hacer?

Es poco probable que el acuerdo sobre Sinjar entre el gobierno iraquí y el GRK -reconocido únicamente por el PDK- se mantenga por varias razones. En primer lugar, los combatientes alineados con el PKK y las FMP yezidíes, que el acuerdo estipula que deben ser expulsados de Sinjar, son locales de la región, y en muchos casos lucharon contra el ISIS en 2014 cuando los Peshmerga del PDK huyeron. En segundo lugar, una gran mayoría de los actuales residentes de Sinjar están en contra del acuerdo; los yezidíes que lo apoyan viven en su mayoría en los campamentos de la provincia de Duhok, por lo que tienen menos influencia en la dinámica sobre el terreno. Por último, el acuerdo está diseñado en gran medida para complacer a los actores no yezidíes, en lugar de ser un acuerdo inclusivo que abarque a todos los segmentos de la sociedad yezidí. El único otro apoyo al acuerdo procede de una coalición de tribus árabes suníes con base en el territorio disputado por Bagdad y Erbil.

Sin embargo, un punto crucial que a menudo se pierde entre líneas es que el acuerdo general es una victoria para el primer ministro iraquí Mustafa al-Kadhimi, dado que el GRK aceptó efectivamente la supremacía de la autoridad federal iraquí sobre Sinjar. Parece que después de la caótica retirada de Sinjar en 2014, el PDK se ha dado cuenta de que las posibilidades de que las cosas vuelvan a ser como antes de 2014 son escasas, lo que puede explicar en parte su fácil retirada de nuevo en octubre de 2017 sin disparar una sola bala, lo que llevó a la realidad actual. Además, mientras que el PDK todavía quiere tener un papel en Sinjar, el acuerdo con el gobierno federal parece ser más un acuerdo entre Turquía y los Estados Unidos que entre Bagdad y Erbil, ya que The Telegraph informó que Erdogan ha estado trabajando en un acuerdo con Bagdad que aseguraba la expulsión de los elementos pro-PKK y la otra parte sobre la expulsión de las FMP parece ser el trabajo de los Estados Unidos, ya que la presencia de las FMP en Sinjar tiene una dimensión regional: Sinjar ha sido utilizado tanto por Irán como por sus clientes proxy de las FMP para acceder a Siria.

Para que cualquier acuerdo sobre Sinjar tenga éxito debería distinguir entre las YBS y el PKK. Mientras que las YBŞ ha abrazado ideológicamente el Confederalismo Democrático del PKK y ha sido entrenado por veteranos combatientes del PKK, una enorme mayoría de combatientes de las YBS nunca ha luchado fuera de Sinjar y no tiene ganas de luchar contra Turquía en nombre del PKK. La afirmación de que el PKK utiliza Sinjar como conexión entre Qandil y Rojava no se sostiene; mientras que el acceso desde Rojava a Sinjar es fácil, no hay ninguna forma fácil de llegar a Qandil, ya que todas las rutas están controladas por el PDK. Quizás el puente terrestre más cercano entre Sinjar y el territorio del PKK sea a través de Zakho, pero de nuevo están a más de 100 kilómetros de distancia, el terreno es llano y la zona está controlada por el PDK. Para el PKK, el hecho de que sus aliados locales yezidíes aspiren a poner en práctica la ideología confederalista democrática es mucho más importante que el apoyo militar, pero Turquía, por otro lado, considera que cualquiera que sea partidario de la ideología de Abdullah Öcalan es del PKK, independientemente de que ese grupo haya luchado realmente contra ellos.

Del mismo modo, las FMP yezidíes son locales y, en su mayoría, supervivientes del genocidio y muchos fueron entrenados por el PKK y antes formaban parte de las YBŞ; ahora están integrados en las fuerzas de seguridad iraquíes. Es poco lo que se puede hacer para desmantelar la arraigada conexión entre las FMP-YBŞ-PKK; por el contrario, el acuerdo Bagdad-Erbil ha consolidado las relaciones y ha difuminado aún más las líneas entre ellas. Sin embargo, aunque debería haber un acuerdo para integrar a estos grupos yezidíes en el gobierno de Sinjar, no se les debería permitir monopolizar el poder, como sugieren las actuales declaraciones de los grupos alineados con el PKK. La sociedad yezidí está extremadamente dividida y los diferentes grupos armados yezidíes pertenecen a agendas irreconciliables, por lo que debe haber una elaboración más delicada y cuidadosa por parte del gobierno iraquí si realmente quiere abordar la cuestión de Sinjar. La única forma de salir del estancamiento es mediante un acuerdo inclusivo en el que las diferentes milicias yezidíes se integren gradualmente en las fuerzas iraquíes, de forma que no puedan operar por su cuenta. Antes de que se alcance dicho acuerdo inclusivo, Bagdad y Erbil deben asegurarse de que Sinjar no entre en el conflicto por delegación entre Irán, el PKK y Turquía. De lo contrario, Sinjar y los yezidíes seguirán viviendo bajo la sombra de otros.

Abdulla Hawez / Fecha de publicación original: 1 de abril de 2021 / Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *