La relación actual entre Estados Unidos y las Fuerzas Democráticas Sirias

Tres años después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, permitiera que Turquía invadiera y ocupara las ciudades de Serêkaniye y Tal Abyad, en el noreste de Siria, la asociación entre Washington y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) se ha recuperado en gran medida. Pero la invasión de 2019 ha tenido impactos duraderos que continúan sacudiendo la relación y desestabilizando la región, y la política estadounidense aún no ha corregido completamente el rumbo.

¿Cómo comenzó la asociación entre Estados Unidos y las FDS?

Mientras se izaban las banderas negras de ISIS alrededor del enclave kurdo de Kobane, en 2014, y el grupo terrorista estaba a punto de tomar el control de la ciudad, se desarrollaban intensas conversaciones en todo el mundo. En Washington, los funcionarios estadounidenses siguieron los acontecimientos sobre el terreno en Siria y reflexionaron sobre cómo hacer frente a su enemigo recién fortalecido.

Antes del sitio de Kobane, los líderes mundiales condenaron duramente al presidente sirio Bashar Al Assad y dijeron que carecía de legitimidad después de su violenta represión de las protestas y las posteriores campañas militares contra el pueblo sirio. La administración del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, decidió apoyar al Ejército Sirio Libre (ELS) contra Assad, con un programa de capacitación y equipamiento. Los grupos de las ELS que participaron en este programa luego vendieron armas, e incluso se unieron a Jabhat Al Nusra, un grupo que se consideraba ampliamente como la rama siria de Al Qaeda y que se designó como una organización terrorista en sí misma. Por lo tanto, la ayuda estadounidense que se habría destinado a luchar contra Assad y reemplazar su régimen con un gobierno moderado fue, en el mejor de los casos, ineficaz.

Esta experiencia llevó a Estados Unidos a pensar dos veces antes de apoyar a cualquier otra parte en el conflicto sirio. Pero el surgimiento de ISIS y su control de ciudades estratégicas, como Raqqa y Mosul, así como el genocidio del grupo terrorista a los yezidíes en Sinjar (Shengal), en agosto de 2014, llevaron a Estados Unidos a apoyar a los combatientes kurdos sirios, entolados en las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) y las Unidades de Protección de la Mujer (YPJ) mientras luchaban para defender Kobane. Las YPG y las YPJ habían resistido más de lo esperado en Kobane, y Estados Unidos era consciente de sus capacidades por su papel en el rescate de los yezidíes de Sinjar.

Los informes que llegaron a la Casa Blanca pintaron un panorama sombrío de la situación y creció el temor internacional a ISIS. Pero con el apoyo estadounidense, las fuerzas kurdas pudieron liberar Kobane y poner a ISIS a la defensiva. Esto marcó el comienzo de la alianza estadounidense-kurda en Siria.

Las YPG y las YPJ continuaron luchando contra ISIS región por región, y finalmente expulsaron al grupo de Al Hol, Shaddadi, Manbij, Raqqa, de grandes áreas del campo de Deir Ezzor y la frontera sirio-iraquí. En el camino, se unieron formalmente con facciones árabes y sirias locales aliadas, estableciendo las FDS en 2015. La asistencia de Estados Unidos, que comenzó en forma de apoyo aéreo solo en Kobane, evolucionó gradualmente para incluir apoyo militar sobre el terreno, la cooperación de inteligencia, el establecimiento de pistas de aterrizaje y bases militares, y las fuerzas estadounidenses que luchan hombro con hombro con los combatientes de las FDS. En Baghouz, en marzo de 2019, las FDS y la Coalición Global liderada por Estados Unidos, lograron oficialmente la derrota territorial de ISIS.

Obstáculos a la Alianza

Desde el principio, la asociación de Estados Unidos con las FDS enfrentó una seria oposición de Turquía, que considera que las YPG y a las FDS son organizaciones terroristas indistinguibles del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Turquía pasó años pidiendo a Estados Unidos que pusieran fin a su apoyo a las FDS y proponiendo planes según los cuales Turquía y las fuerzas respaldadas por Turquía liderarían operaciones para liberar ciudades como Manbij y Raqqa.

Sin embargo, Estados Unidos respaldó a las FDS, con el argumento de que eran la fuerza más eficaz para la misión. Durante un período de tiempo, Turquía no pudo intervenir contra las FDS y la Administración Autónoma (AANES).

Sin embargo, las perspectivas de una asociación duradera comenzaron a deteriorarse cuando Washington atendió las demandas de Ankara.

La asociación entre Estados Unidos y las FDS enfrentó su primer revés importante en 2018, cuando Turquía inició una operación militar contra las FDS y la AANES en Afrin, una región kurda en el extremo noroeste de Siria. La Coalición liderada por Estados Unidos no tenía presencia en Afrin debido a un acuerdo no declarado entre Washington y Moscú: las áreas al este del río Éufrates fueron designadas como la esfera de influencia estadounidense, mientras que las áreas al oeste del Éufrates estaban bajo los auspicios de Rusia. Como resultado, los kurdos sirios quedaron solos frente a la invasión turca.

Si bien Estados Unidos emitió algunas declaraciones débiles de condena, pidiendo a las fuerzas turcas que mostraran moderación, los funcionarios estadounidenses afirmaron que Afrin estaba fuera de su área de influencia y que no había nada que Estados Unidos quisiera o pudiera hacer para detener el ataque. Después de 58 días de resistencia, las FDS y las YPG se vieron obligadas a retirarse de Afrin. La invasión desplazó a unos 300.000 kurdos. Las violaciones generalizadas de derechos humanos cometidas por grupos rebeldes respaldados por Turquía, desde robos y asaltos hasta violaciones, secuestros y asesinatos, continúan en las áreas ocupadas hasta el día de hoy.

El golpe más significativo a la alianza kurda-estadounidense ocurrió en octubre de 2019. La administración Trump dio luz verde a Erdogan para invadir Siria después de asegurar a las FDS que, si eliminaban sus fortificaciones defensivas y se retiraban de la frontera sirio-turca, se produciría una invasión. Como resultado del acuerdo Trump-Erdogan y la posterior retirada militar estadounidense, Turquía pudo invadir y ocupar Serêkaniyê y Tal Abyad, lo que obligó a las FDS a hacer un acuerdo de alto el fuego apresurado con Rusia y el régimen sirio.

Los kurdos vieron la posición estadounidense como una traición, particularmente después de la pérdida de más de 11.000 combatientes de las FDS en la guerra conjunta contra ISIS. Al igual que en Afrin, los kurdos se quedaron solos para enfrentar el poder destructivo de los ataques aéreos turcos. 250.000 habitantes de Serêkaniyê y Tel Abyad fueron desplazados. Al igual que en Afrin, las violaciones atroces de los derechos humanos continúan en estas áreas hasta el día de hoy.

Sin embargo, a diferencia de Afrin, Estados Unidos tuvo una participación directa en los eventos. El problema no fue solo una respuesta fallida, sino opciones políticas específicas de Washington que llevaron a una tragedia prevenible para la gente del noreste de Siria y dañaron los logros de la lucha contra ISIS.

¿Un reinicio posterior a Trump?

Muchos kurdos sirios esperaban que la llegada del presidente estadounidense Joe Biden a la Casa Blanca deshaga parte del daño causado por Trump. Sin embargo, los problemas causados ​​por la invasión de octubre de 2019 aún persisten y la respuesta de Estados Unidos ha sido relativamente débil.

Los drones turcos continúan persiguiendo y apuntando a los comandantes de las FDS que lideraron la lucha contra ISIS, así como a muchos civiles inocentes, a quienes Ankara considera objetivos legítimos simplemente por el hecho de que viven en el noreste de Siria.

El 24 de julio, un dron turco mató a Jiyan Afrin, comandanta de las Unidades Antiterroristas (YAT) de las FDS, junto con dos de sus compañeras. Las YAT es la fuerza principal que lleva a cabo redadas contra los escondites de ISIS y lidera la lucha contra las células durmientes del grupo terrorista. A raíz del ataque, el Comandante en Jefe de las FDS, Mazloum Abdi, exigió que los “socios de las FDS deben hacer mayores esfuerzos para detener las violaciones”, dirigiéndose tanto a Washington como a Moscú.

Si bien el CENTCOM ofreció sus condolencias a las familias de las víctimas, su tuit no solo no mencionó al perpetrador, sino que escribió mal el nombre de la comandanta asesinada. Mientras tanto, los drones turcos continúan violando el espacio aéreo del noreste de Siria, apuntando al personal de las FDS y a los civiles, incluidos los niños.

A pesar de los ataques con drones y las constantes violaciones del alto el fuego turco, las FDS continúan cumpliendo con su deber de combatir las células terroristas. El 25 de agosto, las FDS lanzaron una operación de seguridad en el campamento de Al Hol, con el apoyo de la Coalición Global. Cuando la operación llegó a su fin el 17 de septiembre, las FDS anunciaron que habían arrestado a docenas de agentes durmientes de ISIS, destruido varios túneles y búnkeres y confiscado varias armas.

Durante el período de la operación, mientras Estados Unidos ayudaba a las fuerzas de las FDS en Al Hol, Turquía no intensificó significativamente sus ataques en la región. Sin embargo, tan pronto como terminó la operación, la artillería turca apuntó una vez más al norte de Siria, y la Coalición volvió al silencio. Solo un día después del final de la operación, las FDS anunciaron la muerte de tres combatientes que fueron atacados por un dron turco en Ain Issa. La Coalición tampoco dijo nada.

Estos desarrollos envían un mensaje claro de Washington a las FDS: “Estamos con ustedes contra ISIS, pero no queremos provocar problemas con Turquía”. Tres años después de la llamada telefónica de Trump a Erdogan, y la posterior invasión, Estados Unidos una vez más apoya a sus aliados kurdos, pero aparentemente solo en áreas alejadas de la frontera turca, mucho más allá de la franja de 30 kilómetros donde vive la mayoría de los kurdos sirios y que Ankara ha designado como una “zona segura”.

El destino final de la asociación Estados Unidos-FDS no se puede predecir en ausencia de una estrategia estadounidense para Siria y los problemas kurdos en particular y para el Medio Oriente en general. Sin embargo, lo que se puede predecir es que el abandono de Washington de sus aliados kurdos en Siria e Irak afectará, en gran medida, la estabilidad de la región, lo que podría conducir a un resurgimiento de ISIS. Nuevas invasiones y ocupaciones por parte de Turquía darán lugar a más oleadas de desplazamientos y a las mismas terribles condiciones que las regiones actualmente bajo ocupación turca están presenciando en la actualidad.

FUENTE: Hoshang Hasan / Kurdish Peace Institute / Fecha original de publicación: el 10 de octubre de 2022 / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *