La relación en evolución entre Erdogan y Assad

A medida que los ataques turcos en el norte y el este de Siria aumentan constantemente, con más muertes de civiles, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, parece estar señalando su deseo de reconciliarse con el régimen de Bashar Al Assad. Erdogan ha sido citado diciendo: “No nos preocupa derrotar o no a Assad… No tenemos ojos en el territorio de Siria porque el pueblo de Siria son nuestros hermanos. Ahí no tenemos ese problema. La integridad de su territorio es importante para nosotros… El diálogo político o la diplomacia entre estados nunca se puede cortar. Siempre hay este tipo de diálogos, debería haberlos”.

Muchos miembros de los grupos de oposición sirios respaldados por Turquía han interpretado esto como un presagio de que Turquía puede dejar de ser su aliado contra Assad.

Y Erdogan no es el único que da esta impresión. Mevlüt Çavusoglu, el Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, hizo las siguientes declaraciones sobre su conversación con el Ministro de Relaciones Exteriores de Siria, el 13 de agosto: “Le dije lo que digo ahora. La única salida para Siria es un consenso político. Los terroristas deben ser absueltos. Sean quienes sean, se llamen como se llamen”. El ministro turco también dijo: “Necesitamos reconciliar de alguna manera a la oposición y el régimen en Siria. De lo contrario no habrá paz duradera, esto es lo que siempre decimos”.

Tras esta declaración, estallaron protestas en las regiones ocupadas por Turquía en el norte y el este de Siria por parte de miembros de la oposición siria respaldados por Ankara, que temen que el gobierno de Turquía deje de apoyarlos y a su lucha contra Assad. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (SOHR) informó que los manifestantes quemaron banderas turcas y corearon “¡Abajo Turquía, abajo el régimen (sirio)!”.

Desde entonces, el ministro de Relaciones Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, ha dicho que no se ha organizado ninguna reunión entre los respectivos presidentes de Siria y Turquía, pero insinuó que el gobierno turco estaría abierto a las conversaciones con Damasco y que las conversaciones deberían estar “orientadas a objetivos”. ¿Y cuáles podrían ser estos objetivos? El único objetivo que especificó Çavusoglu fue eliminar a los “terroristas” de la región, quienes quiera que fueran.

Está claro quiénes podrían ser estos supuestos terroristas, según ambos países. Turquía ha utilizado la afirmación de que las Unidades de Protección Popular (YPG) y el Partido de la Unión Democrática (PYD) son vástagos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), al que Turquía clasifica como terrorista, para justificar todas sus acciones militares en el norte y el este de Siria. Por otro lado, la mayor preocupación del régimen sirio sería el Ejército Nacional Sirio (ENS), que tiene sus raíces en el Ejército Libre de Siria (ELS). El ENS se puede describir como una colección de grupos de oposición militantes que trabajan para derrocar el gobierno de Assad.

Muchos de estos grupos están alineados y respaldados por el Estado turco. Los grupos de oposición han contado con el apoyo de Turquía desde el principio. En noviembre de 2011, solo unos meses después del comienzo de la guerra civil siria, Reuters informó que Erdogan pidió directamente a Assad que “renunciara”.

Ahora debemos preguntarnos por qué después de once años de guerra civil en Siria, Turquía parece tan dispuesta a cambiar de tono. No siempre fue el caso que Turquía vio la posibilidad de reconciliación con el régimen sirio. La Agencia de Prensa del Norte ha compartido recientemente una cita de Erdogan, del año 2017, en la que dijo: “Assad no es parte de una solución potencial en Siria, que debería ser liberada de Assad. Siempre que Assad permanezca en el poder, no puede haber una solución absoluta en el país”.

Esta declaración está directamente en contradicción con los comentarios más recientes de los funcionarios turcos.

Actualmente, la situación es que Turquía está decidida a iniciar una nueva incursión militar en el norte y el este de Siria, y el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, declaró el lunes que la operación ya está en marcha. Los ataques con drones en la región han aumentado drásticamente, pero no estamos viendo la misma invasión a gran escala que se vio en octubre de 2019, cuando Turquía atacó Serekaniye y Tel Abyad. Esto probablemente se deba al hecho de que Turquía no ha obtenido luz verde de ninguno de los otros actores importantes en Siria, sobre todo Rusia y Estados Unidos.

¿Podría ser el caso que, desesperada por establecer su llamada “zona segura”, Turquía ahora está dispuesta a trabajar con el régimen de Assad, traicionando potencialmente a sus aliados en los grupos de oposición sirios, para lograr su objetivo? Si continúan las discusiones entre Ankara y Damasco, ¿cómo responderán los grupos respaldados por Turquía y qué acuerdos podrían alcanzar con respecto a la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria (AANES)? Ninguna cantidad de especulaciones puede asegurarnos lo que depara el futuro, especialmente considerando la inconsistencia de Erdogan al respecto. Tendremos que esperar y ver.

FUENTE: Robin Fleming / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.