“La Revolución de Rojava ha tenido un impacto muy grande en las luchas internacionalistas”

La agencia de noticias ANF habló con Tekoşer, oriundo de Castilla, España, que asistió a la Primera Conferencia Internacionalista que se realizó recientemente en Rojava (Kurdistán sirio).

Al referirse al encuentro, explicó que fue “un momento histórico para todos nosotros; es la primera vez en la historia de Rojava que todos los internacionalistas que trabajan aquí pueden reunirse. Se han podido abrir muchos debates, hablar de nuestras preocupaciones, de nuestros deseos, de los problemas de aquí, de los problemas de nuestros países, de las dudas sobre nuestro papel aquí o en nuestros países. La verdad es que ha sido una experiencia muy, muy enriquecedora”.

Tekoşer agregó que la conferencia fue “una gran oportunidad para vivirla y, sobre todo, ha sido muy bonito conocer a compañeros y compañeras de todo el mundo y ver que luchamos por lo mismo”.

El internacionalista, que hace tres meses se encuentra en Rojava, señaló: “Creo que la revolución ha cosechado grandes éxitos, que ha traído muchas mejoras. Creo que todavía queda mucho por hacer y eso debería ser el principal motor para que sigamos trabajando en la misma dirección, porque es la dirección correcta”.

“La Revolución de Rojava ha tenido un impacto muy grande en todas las luchas internacionalistas –enfatizó Tekoşer-. Ha supuesto un antes y un después. Creo que el internacionalismo no estaba en su mejor momento antes de la Revolución de Rojava y del llamamiento que comenzó durante la liberación de Kobane. Ahora, sin embargo, hace menos de un año los compañeros y compañeras zapatistas vinieron a Europa a fortalecer el internacionalismo. Así que creo que la experiencia de Rojava, de tanta gente que ha venido aquí, ha aprendido y ha vuelto a sus países de origen está dando sus frutos”.

Para el militante español, “el internacionalismo debe basarse en la unidad. Al fin y al cabo, aquí en Rojava, venimos con ideologías muy diferentes y aprendemos a convivir, a hablar, a intercambiar experiencias, aprendemos métodos unos de otros, aprendemos a revisarnos, a generar autocrítica, a mejorar nuestras propias herramientas. Este es un valor muy importante, la unidad”.

“Otro valor muy importante es la dedicación, aprender a dejarlo todo para darlo todo –indicó-. Este es otro de los valores que aprendemos al venir a Rojava y creo que también es otro de los más importantes”.

Para Tekoşer, “el internacionalismo juega papeles muy diferentes en la defensa de la revolución; no sólo la defensa física, que quizás suele ser la más visible, sino también la difusión de las ideas en nuestros lugares de origen, la transmisión de los valores de la Revolución de Rojava, el trabajo diplomático que se hace. Un ejemplo de ello es cómo una región dentro del Estado español, Catalunya, ha reconocido a la autogestión como un actor legítimo con el que dialogar, intercambiar. Así es como el trabajo que hacemos los internacionalistas aquí se va materializando para luego volver a nuestros países de origen”.

“El internacionalismo, como he mencionado antes, significa aprender y compartir –analizó el internacionalista-. Si no estamos dispuestos a aprender de otras culturas, de otras formas de hacer las cosas, de otros valores, repetiremos siempre los mismos errores. Para mí está muy claro que es necesario viajar, que es necesario aprender de las revoluciones de todo el mundo para mejorarnos a nosotros mismos, para mejorar nuestros colectivos y nuestras luchas”.

Tekoşer destacó que “la verdad es que llegué a la conferencia sin saber muy bien qué esperar. Llevo poco tiempo aquí, pero a medida que pasaban los días notaba cómo crecía el sentimiento de comunidad, cómo crecía la ilusión dentro de mí para acabar finalmente muy contento, resignificando y volviendo a saber qué quiero hacer aquí y por qué estoy aquí, así que fue un momento muy importante”.

“Para mí, el papel de la mujer debe ser el de la vanguardia. Creo que las mujeres son, al final, como dijo Öcalan, la primera nación oprimida, por lo que deberían ser las primeras en liberarse –remarcó-. Creo que las mujeres, al no estar tan influenciadas por la mentalidad estatal, tienen la llave para liberar a toda la humanidad y creo que los hombres tenemos que hacer mucho más trabajo, porque estamos mucho más influenciados y no podemos permitirnos dejar que sean nuestras compañeras las que vengan a liberarnos, sino que tenemos que ser nosotros los que hagamos el trabajo de seguirlas en esta lucha”.

Al finalizar, Tekoşer resumió: “Para mí, las decisiones más importantes que se tomaron durante la conferencia fueron las destinadas a facilitar la organización de los internacionalistas aquí, para que podamos desarrollar proyectos que luego tengan un impacto en nuestros lugares de origen o que nos permitan tener un papel más protagonista en la Revolución de Rojava. Tengo que decirles que la revolución es posible, que Rojava no es un sueño, es una realidad. Que juntos y juntas podemos alcanzar un nuevo mundo. Creo que Rojava puede enseñarnos a darnos herramientas, métodos para lograrlo. Creo que en toda Europa está surgiendo una corriente revolucionaria y creo que es nuestro deber saber leer el momento y actuar en consecuencia”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.