Las cárceles como espejo de Turquía

El Estado turco es ahora conocido en todo el mundo por su represión de las y los presos. En cualquier caso, ya había alcanzado una dudosa notoriedad por la represión del pueblo kurdo. La reputación mundial de Turquía está condicionada por estas dos cuestiones. Uno recuerda bien el alboroto y la protesta del Estado turco contra la película Expreso de Medianoche, que mostraba la tortura en las cárceles turcas ya en 1978. De hecho, se sabe que los métodos de tortura que se muestran en la película se han practicado en las cárceles turcas decenas de veces. La tortura se utilizó y se utiliza sistemáticamente en las prisiones. La película Expreso de Medianoche sólo lo transmitió de forma cinematográfica.

A la vista de las torturas en la prisión número 5 de Diyarbakır, tras el golpe militar del 12 de septiembre de 1980, Expreso de Medianoche sólo puede considerarse muy ingenua. Mientras tanto, la situación en las cárceles turcas se ha deteriorado aún más y ha empeorado en todas partes que en Diyarbakır. Ahora hay docenas, incluso cientos de prisiones de Diyarbakır, y jefes torturadores como Esat Oktay. No es una exageración. Süleyman Soylu es peor que Kenan Evren. Las y los presos son ejecutados de facto. Las prácticas de ejecución se llevan a cabo todos los días. Apenas hay un día en el que no salgan cadáveres de las cárceles. Así es como se vengaron de los kurdos encarcelados.

Turquía está a la cabeza de esta política organizada y planificada de represión y crueldad carcelaria en el mundo. El gobierno del AKP/MHP está a la cabeza de la intimidación, la humillación y el asesinato gradual en las cárceles. Ningún otro país del mundo tiene tantas presas y presos políticos en relación con la población total. Si se observa sólo la población kurda, se supera diez veces la media mundial del número de presas y presos políticos. Y los que no están tras los muros de la cárcel, están en una prisión abierta.

El número de muertes en las cárceles ha aumentado en los últimos días. Se dice que estas muertes seguirán aumentando a medida que la pandemia mortal entre allí. Desde hace años se sabe que a las presas y presos enfermos no se les presta deliberadamente atención médica, o se les presta una atención inadecuada, por pura venganza. Las organizaciones de derechos humanos tienen una larga lista de presas y presos enfermos. Si no se les libera y se les trata, se producirá una gran masacre en las cárceles.

En Turquía hay más políticas y políticos encarcelados que en ningún otro país del mundo. Muchos de estos están gravemente enfermos. Pronto, los cadáveres de las y los políticos también podrían salir de la cárcel. Aysel Tuğluk, por ejemplo, es abandonada deliberadamente para que muera bajo custodia.

No sólo matarán. Incluso las personas que deberían ser liberadas no salen. Las y los presos políticos reciben duras condenas porque no se arrepienten, y no son liberadas porque no se arrepienten. Así que la gente es castigada y mantenida en prisión una y otra vez. Se dice que la mayoría de las personas kurdas detenidas por motivos políticos permanecen en prisión hasta que mueren.

Todas las muertes en prisión son políticas. El líder del PKK, Abdullah Öcalan, también lo declaró. Dijo que cuando muere, no es por voluntad propia, sino por razones políticas. Así, dejó claro cómo debía tratarse la cuestión de su salud.

Esta es la situación en las cárceles de Turquía. Las fuerzas democráticas y los pueblos de Turquía no pueden quedarse de brazos cruzados. Si no se pone fin a esta práctica en las cárceles de enfermar, mutilar y asesinar a las y los presos, todos se convertirán en cómplices y estarán manchados por este crimen. Las personas que se queden al margen y observen los crímenes, no quedarán limpios. Para la gente que está mirando, esto será traumático. Si las fuerzas democráticas y el pueblo turco no quieren llegar a esta situación, deben intervenir y detener la represión en las cárceles lo antes posible.

Las prisiones son el espejo de este país. Muestran su identidad y su esencia. El gobierno del AKP/MHP se muestra públicamente de forma más clara con su práctica en las prisiones. Este régimen es de tortura, en todos los sentidos. La política económica, de nombramiento de funcionarios y también medioambiental son políticas de tortura. No es posible oponerse a una política de tortura y tolerar otra. Por tanto, hay que decir “basta” a las crueldades en las cárceles. No basta con que sólo se opongan el HDP (Partido Democrático de los Pueblos) y algunas fuerzas democráticas. Todos los partidos políticos de la oposición y las fuerzas democráticas que están en contra del gobierno del AKP/MHP deben oponerse a él. De lo contrario, es cuestionable hasta qué punto estas personas y organizaciones son realmente opositoras y democráticas.

FUENTE: Hayri Hazargöl / ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.