Líneas de falla política

Turquía está entrando en una nueva fase política, en la que el gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP) y el régimen unipersonal que establecieron luchan por sobrevivir. Ahora, buscan abrir nuevas áreas de conflicto y profundizar las existentes, consolidando a toda la sociedad bajo su régimen autoritario.

El grupo más significativo que el gobierno ha elegido como zona de conflicto son los kurdos. Esto, se puede decir, se deriva de su desesperación frente a los movimientos presentados por el movimiento político kurdo.

Los intentos de atrapar la política kurda en una esfera estrecha se traducen en aniquilarla.

No es que no puedan ver esto, pero la única forma de mantener juntas a varias camarillas dentro del Estado y hacer que se alineen detrás de ellas es actuar de manera beligerante con respecto a la cuestión kurda.

Este es un callejón sin salida, y tal callejón sin salida requiere que jueguen en grande.

El movimiento político kurdo trabaja para explicar cómo la estrategia estatal de “jugar en grande” condena a la sociedad a la violencia, para llamar la atención sobre lo que podría pasar si no se supera esta situación. Mientras tanto, naturalmente, todos sus objetivos están orientados a anular esta estrategia.

Aquellos que se atreven a querer ganar en grande deben prepararse para perder en grande. ¿Podría el gobierno del AKP correr este riesgo? ¿Y podría ganar?

La operación militar de febrero en Gare, en el norte de Irak, fue un fracaso. Este fracaso hizo que las voces disidentes dentro del Estado se hicieran más fuertes, y aunque esa disidencia parece haber disminuido, no hay garantía de que no vuelva a ganar impulso.

Las políticas del gobierno para ahogar sus crisis internas a través de la guerra y para reprimir el creciente descontento contra el gobierno podrían elevar ese descontento a una ola masiva que se vuelva contra él en apenas un instante.

La crisis dentro del gobierno del AKP revela que el partido no es fuerte sino débil. No está unido sino fracturado. La crisis económica, combinada con la depresión del desgobierno y el cansancio que conllevan dos décadas en el poder, se cierne sobre el oficialismo como una pesadilla.

Cada día se hace más claro que el propio Estado está buscando un soplo de aire fresco. Por supuesto, es natural que busque eso dentro de la alianza establecida por el principal opositor, el Partido Popular Republicano (CHP), que fue el partido fundador de la República de Turquía.

El Estado está compuesto por dos clicas: la primera representada por la Alianza Popular del AKP y su socio Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), y la segunda por la Alianza Nacional dirigida por el CHP. Cualquiera que mire de cerca la arena política de Turquía podría decir que ambos frentes también están representados dentro del Estado.

El gobierno del AKP-MHP ha invertido en la guerra contra los kurdos para mantener unidas a todas las camarillas y garantizar su mano, utilizando la guerra como una especie de pegamento. Sin embargo, después de la derrota de Gare, el líder opositor de derecha del partido Buen Partido (İYİP) y ex ministro del Interior, Meral Akşener, dijo que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, era responsable, ya que la voluntad política que dio la orden muestra cuán delicado es ese equilibrio.

Turquía ha comenzado otro período de campaña electoral antes de las elecciones de 2023. Y una vez más, un ataque total al movimiento kurdo está en la agenda. Erdogan está poniendo todo su empeño en lograr una guerra para obtener resultados y la victoria que necesita.

La idea de Erdogan de usar una victoria para compensar sus numerosas derrotas, en realidad habla del nivel de desesperación. A cambio de retirar el veto contra la oferta de Finlandia y Suecia para unirse a la OTAN, el presidente quiere luz verde para una operación a gran escala contra Rojava.

Tal asentimiento llevaría a todas las partes en Turquía a un terreno común y abriría una brecha entre los kurdos y la Alianza Nacional.

Según el presidente, la principal forma en que podría ganar las elecciones es eliminando a los kurdos de la carrera. O, en un lenguaje más claro, quiere dirigir la frustración de los votantes kurdos hacia la oposición para fortalecer aún más cualquier apoyo frágil que exista.

El encarcelamiento de los cuadros más progresistas y mejor equipados dentro de la política kurda, y permitir que los nacionalistas primitivos y los reclutados para unirse a su lado, que actúan en conjunto con el gobierno, llenen el vacío resultante, son esfuerzos para crear idiotas útiles para las políticas del gobierno; esto debe ser reconocido como tal.

La contrapropaganda que podría emboscar la inteligencia, la estrategia y la acción serena del movimiento kurdo solo es posible a través de aquellos que parecen ser del movimiento, pero no lo son.

Este gobierno está jugando su última mano, y el resultado del juego afectará el futuro tanto del movimiento político kurdo como del panorama político de Turquía en su conjunto.

En última instancia, si hay algo que decir sobre el segundo siglo de Turquía, después de su centenario el próximo año, no puede divorciarse de los kurdos. A pesar de lo posible que será frustrar los planes atrasados ​​y chovinistas de aquellos que desean alejar a los kurdos de la política democrática y su papel en la región, la política kurda logrará avances en el segundo siglo.

FUENTE: Akın Olgun / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.