“Lo que antes representaba Dios ahora lo hace el Estado-nación”

La guerra es una cosa extraña. La guerra está llena de contradicciones. Para nosotros, en Europa, la guerra es siempre algo abstracto, lejano. Al menos para la generación actual. Sin embargo, Europa es el centro de la guerra. En lugar de la guerra que se libraba en el siglo XX y los siglos anteriores, ahora se desarrolla en Oriente Medio y otras regiones del mundo. Me refiero a la guerra física. En términos de guerra contra su propia sociedad, Europa está en proceso de diezmarse a sí misma. En ninguna parte se han deteriorado tanto la moral y los valores sociales que rodean y mantienen unida a la sociedad como vínculo protector.

El liberalismo está arrollando a la sociedad europea como un cáncer, llevando a cabo un genocidio cultural y moral. Podemos considerar el liberalismo como la ideología del capitalismo. Su objetivo es llevar a la sociedad hasta el último rincón según el lema “cada uno es el arquitecto de su propia fortuna”. La sociedad se disuelve en favor del egoísmo. Se pierde toda la moral, toda la santidad, todo el respeto a la vida, al hombre y a la naturaleza. La existencia se rebaja a una existencia animal. El ser humano vuelve a convertirse en un animal.

Todos los éxitos, todos los progresos que la humanidad ha aportado, desde los inventos hasta el sistema de valores, los ha aportado como sociedad. La singularidad, la fuerza, la belleza de la humanidad reside en la sociedad. Disolver este vínculo social, que protege y hace avanzar a los seres humanos, es extinguir la sociedad. ¿Por qué? Bajo el capitalismo, a través de la ideología del liberalismo, a través de mentiras como el sueño americano, a través de una filosofía de “ojo por ojo, diente por diente”, la sociedad se está desintegrando hasta llegar al individuo como nunca antes en la historia. Cuanto más dividida esté una sociedad, más fácil es de controlar.

En ningún lugar del mundo está el complejo de poder militar tan firmemente ensamblado e interiorizado como en la sociedad europea. El Estado penetra hasta los niveles más profundos de la sociedad. No hay casi nada en lo que no tenga sus manos puestas. Cualquiera que consulte un libro de derecho alemán sabe de lo que estoy hablando. Donde el Estado y sus leyes tienen una fuerte presencia, la sociedad y su moral son débiles, y viceversa. El hecho de que la sociedad lo acepte en absoluto cuando el Estado se entromete en todas partes es una señal de que la sociedad es débil allí.

Una sociedad ética no necesita un Estado y decenas de miles de leyes para regular sus asuntos. Tampoco acepta una injerencia tan profunda en la vida. En Europa, el nacionalismo y el racismo, que se han convertido en la nueva religión, han hecho del Estado-nación una autoridad sagrada. Lo que antes representaba Dios lo representa ahora el Estado-nación. Su palabra es ley. Está por encima de todo lo demás. Nada ni nadie puede cuestionar su autoridad. Cualquiera que se oponga a él es un “impío” o “terrorista” y debe ser encerrado o exterminado. La “guerra santa” emprendida en el siglo XX en nombre del nuevo Dios, el Estado-nación, supera las crueldades y crímenes de toda la historia de la humanidad: ¡Dios lo quiere! La guerra hoy es más sutil y se manifiesta en la miseria moral, en la desaparición de la cultura de los pueblos. La gente está rota de tal manera que ni siquiera es necesaria la fuerza militar y bruta a la escala del pasado.

FUENTE: Lecwan Dogan (internacionalista de las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG) – Beritan Afsin / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.