Los crímenes de guerra de Turquía en Afrin siguen aumentando

Cebrail Mustefa, integrante de la Organización de Derechos Humanos de Afrin (ODHA), demandó la creación de una comisión independiente para investigar los crímenes cometidos por Turquía y sus aliados en el cantón kurdo del norte de Siria. Mustefa aseveró que esos hechos se pueden calificar como “crímenes de guerra”.

Afrin fue ocupada por el Estado turco y sus mercenarios el 18 de marzo de 2018. Desde entonces, los ataques contra la población civil, la naturaleza y los lugares históricos aumentan día a día.

Ante este panorama, Mustefa declaró que “las organizaciones legales internacionales y las comisiones de investigación han mostrado en sus informes la situación en Siria, y han expuesto los crímenes cometidos por el Estado invasor turco y sus mercenarios en Afrin como crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Pero, por desgracia, estos crímenes siguen aumentando”.

El integrante de la ODHA informó que “desde principios de año, 25 mujeres y 200 civiles, incluyendo niños y ancianos, han sido secuestrados. Los asesinatos son tristemente frecuentes en la región, donde ya no hay seguridad vital. Durante este tiempo, 20 personas fueron asesinadas”.

A esta situación, se agregan los ataques de artillería lanzados por Turquía contra el cantón de Shehba, al norte de Alepo. “Como resultado de estos bombardeos, han muerto mujeres y niños, mientras que los edificios de las instituciones de la región sufrieron graves daños”, alertó.

Mustefa remarcó que “el Estado turco invasor y sus mercenarios cortaron 3.200 olivos en unos tres meses. Se apoderaron de más de 11.000 olivos en las provincias de Bilbil, Raco, Sheera y Meydankê”.

El miembro de la ODHA también destacó que Turquía está tratando de cambiar la estructura demográfica de la región a través de las bases establecidas en la montaña Hec Heseno, en Jindirês, uno de los distritos de Afrin.

“El 20% de los crímenes documentados tuvieron lugar en el Afrin ocupado. Secuestros, saqueos y robos son sólo algunos de los delitos que hemos documentado. El público tiene miedo de contar sobre los crímenes cometidos porque la inteligencia y los mercenarios turcos han impuesto un estado de terror”, advirtió.

Mustefa llamó a la comunidad internacional a que detenga al gobierno turco, ya que con la ocupación Afrin se convirtió en un centro de entrenamiento de mercenarios que luego fueron enviados a Libia, Yemen y Azerbaiyán.

El domingo pasado se conoció que una mina colocada previamente por las fuerzas invasoras turcas en la aldea de Mezin, en el distrito de Sherawa, explotó y mató a dos niños. El artefacto también hirió a otros dos menores de edad.

La víctimas fatales son Azad Îbrahîm Hisên (12) y Dilyar Hemo Hisên (11), mientras que Hisên Îbrahîm Hisên (10) y Nesrîn Mihemed Hisên (16) resultaron gravemente heridos.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *