Los estudiantes continúan protestando contra la imposición de un rector universitario

Los estudiantes de la Universidad Boğaziçi de Estambul están decididos a continuar su resistencia contra el nombramiento de un político del AKP como rector.

Con el nombramiento de cinco rectores universitarios, Recep Tayyip Erdogan desencadenó violentas protestas en las universidades turcas. La injerencia del presidente en el nombramiento de rectores es un acto autoritario que tiene un efecto generalizado. En particular, el nombramiento de Melih Bulu, miembro del AKP, como rector de la Universidad Boğaziçi de Estambul ha desencadenado una protesta que no se veía en las universidades turcas desde hacía mucho tiempo. A pesar de la violencia policial y las oleadas de detenciones, las protestas continúan.

El objetivo de las universidades tras el intento de golpe de Estado de 2016

El 12 de septiembre de 1982, dos años después del golpe militar, se creó el Consejo Universitario (YÖK), el órgano central de control estatal de las universidades, en base al artículo 131 de la Constitución turca, convirtiéndose en algo crucial para la elección de los rectores universitarios. Tras el fin de la Junta Militar, las universidades ganaron un cierto grado de autonomía, aunque esto nunca supuso una libertad de expresión absoluta ni un derecho real de voto para el nombramiento de los rectores. Pero esa autonomía relativa se borró con el cambio al sistema presidencial, a través del cual Erdogan también se aseguró el acceso a las universidades. Durante el estado de emergencia que siguió al intento de golpe de Estado de julio de 2016, las universidades se vieron privadas del derecho a elegir ellas mismas a sus directores. La situación de emergencia impidió que se organizara una fuerte oposición. Desde que entró en vigor el régimen unipersonal, Erdogan está autorizado a nombrar rectores en las universidades.

Las provincias kurdas conocen este régimen fiduciario desde hace tiempo

Las protestas en la Universidad de Boğaziçi representan un nuevo comienzo para las universidades y no sólo tienen lugar en el campus, sino también en las calles. El personal docente también ha protestado desde el día en que Bulu fue nombrado rector. El 21 de enero tuvo lugar una gran protesta en el barrio de Kadiköy de Estambul. Los estudiantes declararon: “Conocemos esta mentalidad de administración fiduciaria por el despojo de la voluntad democrática de los kurdos. En las ciudades kurdas, la administración forzosa roba el derecho de voto activo y pasivo de los ciudadanos. Esta mentalidad reclama los cuerpos de las mujeres e incita a los ataques contra la comunidad LGBTI+, por ejemplo”.

Los estudiantes enumeraron sus reivindicaciones: dimisión de los administradores de las universidades, elección democrática de los rectores por parte de los profesores, los estudiantes y el personal de las universidades.

El gobierno intenta controlar las protestas

ANF habló con algunos de los participantes en las protestas estudiantiles, que, por razones de seguridad, prefieren evitar dar sus nombres. Una persona del grupo dijo: “El nombramiento de síndicos en los municipios y las universidades es el resultado de la búsqueda del control total por parte de Erdoğan. Por supuesto, no creemos que el nombramiento del rector de la Universidad de Boğaziçi sea un caso especial”.

En cuanto a los ataques a la universidad, otra persona señaló: “Erdoğan tiene un odio especial hacia esta universidad porque no es conservadora. Intenta tenerla bajo su control. Esto ya ha ocurrido antes. También queremos decir que no estamos en contra de este hombre como persona, estamos en contra de un rector impuesto. Por supuesto, la candidatura de Melih Bulus por el AKP y el hecho de que venga de fuera de la universidad son factores importantes en nuestra protesta. Las declaraciones que hizo al ser nombrado rector fueron pésimas. Quiere transformar la Universidad de Boğaziçi en una empresa. Esta universidad, con sus valores liberales, va a ser transformada en una corporación que corresponde a la política neoliberal del AKP”.

La protesta debe extenderse a todas las universidades

Para impedirlo y defender los últimos bastiones de la libertad científica y académica, los estudiantes están dispuestos a mantener su resistencia. Graduados, estudiantes y personal docente acuden a las barricadas, pero se organizan por separado. “En 2016 la presión de la policía fue muy alta. Lo mismo ocurrió con la protesta contra la ocupación de Afrin. La represión continúa. La universidad está rodeada y los estudiantes son reclutados como informadores”, dice uno de los estudiantes. “El Estado no consigue marginar la resistencia mediante la manipulación y la difamación como propaganda del terror. Como estudiantes, intentamos romper el bloqueo policial en Hisarüstü y Boğaziçi y extender nuestras protestas más allá de las universidades. Con este objetivo, protestamos en Kadıköy el 21 de enero. Estamos trabajando para incluir a las demás universidades, a la de Estambul, a los estudiantes de Dicle, Ege y Ankara, porque hay un régimen de administración forzada en todas partes”.

ANF- RONI ARAM ESTAMBUL

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.